Ir al contenido principal

UNA RÁFAGA DE FUEGO CIUDADANO CONTRA PINOCHET

 

Foto tomada de la BBC

 La Constitución que eldictador Augusto Pinochet dejara clavada en Chile en 1980, ha recibido este domingo 25 de octubre una ráfaga de fuego ciudadano. Coincide la fecha, según el antiguo calendario de la Rusia zarista, con la víspera de la toma del Palacio de Invierno por los soldados bolcheviques.



Esta, la de hoy, es una victoria que no se puede celebrar sin dejar de pensar en todas las compañeras y compañeros combatientes de Chile, en todas las personas que sufrieron la dictadura militar, en las miles de exiliadas y exiliados, en todas las familias rotas, en las hijas e hijos que no pudieron ver nunca más a sus madres y padres, e incluso, en ocasiones, ni siquiera conocerlos; como mismo tampoco muchas madres y padres pudieron volver a encontrarse con sus hijas e hijos, nietas y nietos.  

Este es un triunfo que hay que celebrar cantando las canciones de Quilapayún, Inti Illamani, Illapu, el Himno del MIR y La Internacional, recordando a Miguel Enríquez, Bautista van Schouwen, Beatriz Allende, Víctor Jara, Gladys Marín, las y los combatientes miristas y rodriguistas, las compañeras y los y compañeros del MAPU revolucionario, las y los socialistas del compañero Salvador Allende.



Esta es una fiesta que es imposible celebrarla sino no nos abrazamos con el pueblo mapuche, nación que ha resistido la represión, el desprecio y el olvido, no solo del Estado chileno, sino también de cierta izquierda que en ocasiones lo ha ignorado. Hoy, una nueva Constitución sin todos los reclamos del pueblo mapuche, sería tan vieja como la que este domingo 25 de octubre ha empezado a morir.

Esta es una fiesta para los “pingüinos” quienes desde su estudiantado adolescente lanzaron aquella chispa de rebelión popular, la cual continuó expandiéndose en las protestas universitarias de 2008.

Esta es una fiesta que no hubiéramos podido celebrar sin el levantamiento popular del 18 de octubre de2019; rebelión que se extendió hasta hace solamente siete meses atrás y la cual, desde el pasado 11 de septiembre, resurgía todos los viernes en la Plaza Dignidad.

He aquí uno de los aspectos más valiosos de este proceso constituyente chileno: más que nacer desde la tranquilidad de debates intelectuales y decisiones partidistas, nació fruto de un levantamiento popular.



La nueva Constitución chilena la podrán firmar ministros burgueses, pero nació de los enfrentamientos contra el cuerpo policial Carabineros de Chile, nació en las barricadas de los subterráneos, en las miles de personas manifestándose durante días en la Plaza Dignidad y en las nuevas organizaciones que nacieron y crecieron durante ese proceso revolucionario.

Ahora, es el momento en que el enojo de la clase trabajadora se organice y se conduzca hacia el derrocamiento del Estado burgués. Es difícil y quizá no se logre, pero, tener como meta solamente redactar una Carta Magna para aliviar los sufrimientos del capitalismo es, de antemano, aceptar la derrota. Como dijera el joven dirigente del Partido de los Trabajadores Revolucionarios, Danue Tótoro: “no podemos dejar en pie ni un rastro de la herencia de la dictadura”.

Ahora comienza la etapa más compleja del proceso. Durante los debates constituyentes, la burguesía intentará ceder la menor cantidad de derechos a la clase trabajadora. Al mismo tiempo, la reacción pinochetista luchará porque permanezca en la nueva Carta Magna, la mayor cantidad posible de la vieja Constitución. 



Esta es una victoria de la ciudadanía chilena. Sin embargo, ciudadanos son los mineros que, por estar trabajando hoy bajo tierra, no pudieron votar, y, ciudadano también es el burgués cívico que dio su voto temprano a favor de una nueva Constitución liberal. Por tanto, aún no estamos asistiendo a un triunfo exclusivo de la clase trabajadora. Que la victoria momentánea no nos ciegue: esa es la realidad.

En el 2021, Chile asistirá a largos debates de donde nacerá una Carta Magna que será sometida a referendo, ese mismo año. Pero también, en 2021, serán las elecciones presidenciales. En ellas, al parecer, el compañero Daniel Jadue, candidato por el Partido Comunista tiene grandes posibilidades de avanzar.

Más allá de todas las críticas que se le pueda hacer al PC, por primera vez, desde 1970, una organización marxista tiene posibilidades de conducir el gobierno. Esto lo tiene bien claro la oligarquía chilena. Al poder burgués no le interesa de qué tendencia sea un comunista: simplemente lo es y, si se siente amenazada por este, se propondrá derrotarlo usando todas las vías posibles.

La clase trabajadora chilena no solo vive y vivirá un momento histórico y decisivo para su futuro, sino también para la clase trabajadora de América Latina, y el mundo.

¡Trabajadoras y trabajadores: al poder!

Comité Editorial de Comunistas, madrugada del 26 de octubre de 2020, desde algún lugar de Cuba

Entradas populares de este blog

Trotski y la crisis política cubana

Además del triunfo de la Revolución bolchevique, este 7 de noviembre se conmemoró el natalicio de León Trotski. Sus análisis sobre la degeneración de la burocracia soviética son un instrumento imprescindible para entender la crisis política que vive Cuba. Por Frank García Hernández. A Alejandro Esteve, Alexander Hall y Dalton Liebknecht. Similar a la burocracia soviética, el Gobierno cubano se ha ido alejando de la realidad que vive la clase trabajadora. El ejemplo más rotundo de esto lo constituye el hecho mismo de que acontecieran las protestas del 11 de julio. A ello, se le suma, como otra muestra de desconexión, la manera en que desde el discurso oficial han sido manejadas las protestas, criminalizándolas y reduciéndolas a supuestamente haber sido funcionales a la contrarrevolución.    Tras las manifestaciones del 11 de julio, el Gobierno cubano no se percató de la urgente necesidad de crear nuevos mecanismos de participación ciudadana. La forma que entendió el Gobierno para acerca

La izquierda no oficial cubana ante el 20 de noviembre: opciones y dilemas

  ¿Debe marchar la izquierda no oficial cubana el 20 de noviembre? ¿Debiera manifestarse, pero no el 20 de noviembre? Si lo hiciera ¿Qué demandas debiera llevar? por Frank García Hernández   El llamamiento a la manifestación del 20 de noviembre, convocada por el colectivo Archipiélago, provocó que la izquierda no oficial cubana tenga la urgente disyuntiva de si participar o no en esta marcha. Lo cierto es que, en la convocatoria de Archipiélago no se hacen explícitas las  necesidades  inmediatas  de las amplias mayorías que conforman la clase trabajadora cubana. Las masas que salieron a protestar el pasado 11 de julio fueron impulsadas básicamente por la grave carencia de los alimentos, los medicamentos y en contra de la desproporcionada cantidad de tiendas en moneda libremente convertibles; lo cual impacta de manera negativa en el acceso inmediato de las mayorías a productos básicos. No pocas familias cubanas se ven en la disyuntiva de almorzar o cenar; muchas veces, esta sola c

La burocracia cubana destituye a joven director de medio de prensa gubernamental

   Hace unas horas Armando Franco Senén, director de la revista Alma Mater fue destituido de su puesto por el Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas sin más explicaciones . La destitución del joven director que conduce a un medio de prensa gubernamental por un camino ligeramente crítico ya es un hecho normalizado. El periodista Darío Alejandro Escobar fue destituido en 2018 por causas similares: la revista Somos Jóvenes -medio de prensa dirigido por Escobar- se había convertido en una publicación gubernamental ligeramente crítica. A Darío Alejandro Escobar se le construyó un falso cargo político y fue removido: sucesivamente ha sido relegado de cualquier puesto. En el caso de Armando Franco Senén la burocracia ha reprimido más “eficazmente”: el Buró Nacional no solo destituyó a este rebelde funcionario, sino que también eliminó el cargo de director de la revista Alma Mater. Es evidente que la burocracia cubana no quiere volver a tener la experiencia de un joven funcionario r