Ir al contenido principal

Curar el odio


Imagen utilizada como propaganda anticomunista

El Gobierno cometió un costoso error táctico: prohibir que la joven periodista cubana Karla Pérez entre al país. Las víctimas son comunicacionalmente efectivas para desacreditar al victimario. Las y los comunistas no podemos ser los villanos ante la clase trabajadora y el mundo.


















 

El problema es quién y bajo qué preceptos decide hoy en Cuba qué es o no contrarrevolucionario. El problema es cuando alguien se opone a las decisiones de los gobernantes (y no necesariamente al Estado socialista) es censurado y llamado contrarrevolucionario. 

El problema en el caso particular de la negación de la entrada a Cuba de Karla Pérez, más allá de su orientación política, es que le están negando a una cubana el derecho a entrar a su país, una cubana a la que además expulsaron de manera estruendosa de una Universidad cubana, por disentir. En aquel momento y ahora, con la misma persona, el Gobierno cubano cometió un error táctico que lo dejó mal parado ante la opinión pública nacional e internacional. 

Los revolucionarios tenemos el deber de señalar esos errores para cuidar nuestra revolución. El enemigo es real, pero el autoritarismo también es el enemigo. A los cubanos, la Revolución tiene que garantizarles sus derechos elementales. La salida sería encargarnos de convencer y demostrar aquí adentro que éste, nuestro proyecto, es la vía para la realización humana y material de un pueblo. La manera de lograrlo sería que nuestros intelectuales, basados en el correcto accionar y funcionamiento de nuestro sistema socialista, puedan debatir y derrotar en el terreno de los argumentos y el conocimiento a sus enemigos de clase. 

Tenemos los medios de comunicación, el sistema educacional que nos forma, tenemos todo para formar comunistas críticos y comprometidos, mujeres y hombres de este tiempo; intelectuales que puedan desarmar con argumentos a lo verdaderamente contrarrevolucionario, venga del norte o venga desde las altas esferas del PCC o el Gobierno. Si hace falta nos batimos a los tiros contra quien  intente atentar contra la vida o la propiedad socialista. En ese caso, caiga sobre esa persona la ley y se aplique como está establecido; mientras tanto; negar derechos de manera arbitraria a una cubana, piense como piense y milite donde milite, es realmente contrarrevolucionario. 

La disidencia tradicional no tiene un programa político sólido, no tiene prácticamente y como versa el argot popular, de dónde agarrarse. Si fuéramos buenos estrategas políticos, no crearíamos "víctimas", ni perseguiríamos a quienes quieren otro sistema. Las víctimas son comunicacionalmente efectivas para desacreditar al victimario. Las y los comunistas no podemos ser los villanos ante la clase trabajadora y el mundo. Debemos ser un ejemplo de diálogo y transparencia, debemos "cambiar todo lo que deba ser cambiado" y revolucionar desde la razón. Porque si decimos tener  razón, el problema es cómo convencemos de que tenemos la razón y cuán dispuestos estamos a que nuestra "razón" sea cuestionada. El miedo al cuestionamiento es signo de falta de solidez argumental y verdad débil. Es muy fácil autoescucharse y autoaplaudirse o dialogar con iguales (doy crédito a un amigo cercano por convencerme de este punto). 

En el caso de Cuba tenemos sólidas razones para mantener el socialismo y por demás, tenemos también el poder político. El problema es cuando abusamos de ese poder para imponer las acciones que creemos correctas. Hay que lograr una opinión pública que respalde esa razón, hay que descentralizar el poder. A fin de cuentas,   en el socialismo los de abajo mandan y el que dirige obedece. 

No me gusta la palabra dirigente, quienes toman decisiones en nombre de un pueblo, en nombre de un sistema socialista deberían verse a sí mismos como coordinadores, no como líderes encumbrados. Recordemos que los mandatarios son los que llevan a cabo el mandato del soberano: el pueblo.

Volviendo al tema de Karla Pérez, si creemos  estar seguros de que tenemos la razón, pues derrotemos a quienes disienten de manera opuesta, con hechos y no con represión. Que hablen, que se expresen. Quién sabe si sus críticas nos puedan hacer mejores revolucionarios, quién sabe si sus razones son el resultado de errores que pasamos por alto. A fin de cuentas, esas niñas y niños los crió este país, esas mentes piensan así por vivencias muy particulares en este suelo, porque no logramos convencerlos de lo contrario. Ya dijo Guevara que a las ideas contrarias se les debe combatir con argumentos sólidos, si no, hay que dejarlas expresarse libremente... porque eso sería frenar el desarrollo libre de la inteligencia. Tenemos que dejar de ser tan prepotentes y decir: "me equivoqué, pude dejarle a mis hijos un mejor país"; "mis hijos (que son todos los cubanos, piensen como piensen y estén donde estén) no tienen la formación crítica para entender mis razones, porque no supe llegar a ellos". Los cubanos tenemos que curarnos el odio y avanzar en nuestro proyecto socialista.


Comentarios

  1. Ustedes no me engañan. Son el mismo perro, con el mismo collar , pero vestidos de gato.
    Ya los enemigos de la Revolución no saben que inventar; ahora la cuña de la división tratan de meterla desde dentro.

    ResponderEliminar
  2. Incluso respetamos su criterio. Puede pensar lo que desee. Por acá seguiremos publicando. Saludos, cuídese el hígado

    ResponderEliminar
  3. No coincido con su reclamo sobre Karla Pérez. Para empezar, por qué la Srta Karla antes de hacer su show mediático no acudió a la representación diplomática cubana a indagar las causales sobre su inadmisión de entrada al país? Por qué no ha desmentido sus relaciones con la contrarrevolución, dentro de ésta su parte más extrema los terroristas? Por qué inmediatamente al regresar a Costa Rica fue recibida por Jose Miguel Vivanco el director para la región del HRW? Por qué acto seguido y en medio de 24 horas recibió la condición de asilada política y no la residencia que ya tenía? Sabe Ud que hay cubanos que llevan caso dos años bajo el proceso de solicitud de refugio y les dicen que los trámites están detenidos? No sé, son muchas incógnitas...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DECLARACIÓN SOBRE ALGO MÁS QUE LOS SUCESOS DE SAN ISIDRO

  DECLARACIÓN SOBRE ALGO MÁS QUE LOS SUCESOS DE SAN ISIDRO Cuba vive hoy un escenario político completamente novedoso. Por primera vez, sectores de la sociedad civil, principalmente vinculados a la cultura, e importantes figuras de las artes y la intelectualidad cubana –los cuales nunca han guardado vínculo alguno con la llamada disidencia-, defendieron públicamente los derechos civiles de un grupo opositor. Una organización que, por demás, pide la caída del Gobierno “dictatorial” y, uno de sus principales líderes apoya abiertamente a Trump. La lógica reduccionista traduciría que, si los mencionados sectores de la sociedad civil, la intelectualidad y las artes están bregando por la liberación de importantes voceros de esa agrupación, autodenominada Movimiento San Isidro, entonces ellas y ellos también quieren derribar al “régimen”. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja que ese pensamiento unidimensional.      Los hechos han sucedido atropelladamente. El silencio que gua

¿El problema de la economía cubana es el "papá Estado" y su "sobreprotección igualitarista"? Respuesta al compañero José Alejandro Rodríguez

  por Jorge Martín (editor de América Socialista ) jorge@marxist.com   Cuando lo vi por primera vez no daba crédito a mis ojos. Un compañero me pasó por WhatsApp una captura de pantalla del anuncio del artículo de Juventud Rebelde “Con lupa para llegar abajo” en el Facebook de la publicación de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba. Pensé que no era posible, debía ser un montaje para desacreditar a la publicación. Pero cuál fue mi sorpresa cuando al buscarlo, llegué al artículo del 15 de diciembre de José Alejandro Rodríguez.   Voy a reproducir íntegramente las dos primeras frases, para que no quede duda al lector:   “ Papá Estado* se convenció definitivamente de que la familia Cuba no puede prosperar con tanta sobreprotección igualitarista , al extremo de que sus hijos laboriosos y esforzados se desgasten trabajando y no progresen como desean, para que sus hermanos vagos y extraviados vivan muchas veces mejor, del invento y el engaño medrando con las dificultades. “El viej

Mensaje de Comunistas por año nuevo a la clase trabajadora cubana y mundial

  La crisis vivida en Cuba durante el recién concluido 2020 solo es el prólogo a una situación única en nuestro país. El giro económico calculado hasta el detalle por nuestros dirigentes –pero con no pocas consecuencias que escaparán a toda predicción- provocará un escenario en el cual la clase trabajadora cubana será la primera y gran afectada. Los primeros meses de 2021 tendrán un carácter decisivo para el futuro inmediato y mediato de Cuba. Las reacciones de la sociedad ante una realidad por completo diferente es algo a lo cual, quien se asuma comunista, debe estar atento.  Recordémoslo otra vez: este año asistiremos a la aplicación de un plan económico nunca visto en el periodo que transcurre desde 1959 hasta la actualidad. Este programa de Gobierno -el cual inició el 1ro. de enero, justo cuando se conmemoraba el 62 aniversario del triunfo de la Revolución- se apoya en cuatro factores fundamentales: 1. Recortes drásticos de subvenciones 2. Alza de precios 3. Devaluación de la mone