Ir al contenido principal

"Natalia Sedova In memoriam”, por Raya Dunayevskaya

 “Natalia Sedova In memoriam”, por Raya Dunayevskaya



En homenaje a Natalia Sedova, fuerte militante marxista revolucionaria y compañera en la vida de León Trotski, Comunistas republica el siguiente texto que recientemente publicó nuestra revista hermana, Estación Finlandia.

Durante el exilio mexicano, donde sería finalmente asesinado por el agente stalinista Ramón Mercader en 1940, la revolucionaria y filósofa Raya Dunayevskaya se desempeñó como secretaria de Trotsky y trabó amistad con su compañera Natalia. Nacida en Ucrania como el propio Trotsky, un 5 de abril (17 de abril en nuestro calendario gregoriano) de 1882, hace 140 años, el recuerdo de Natalia a menudo resulta injustamente desplazado por el de Frida Kahlo, con quien Trotsky mantuvo apenas una relación ocasional. Aquí, entonces, este texto publicado originalmente en el periódico estadounidense News and Letters de febrero de 1962, al mes de la muerte de la compañera de León Trotsky, como homenaje a la gran revolucionaria bolchevique que compartió con Trotsky las alegrías y las glorias de la revolución victoriosa, y la tragedia del destierro y la masacre stalinista de sus hijos.

Por Raya Dunayevskaya/

Natalia Sedova- Trotsky entró en contacto por primera vez con el movimiento revolucionario en la Rusia zarista cuando solo tenía quince años. Todavía era una adolescente cuando emigró a Europa para estudiar; fue allí donde se unió al pequeño grupo de emigrantes rusos que se reunieron en torno al periódico Iskra. Esta modesta jovencita, voluntariamente retraída, recibió el encargo de encontrar habitación para un joven teórico prometedor, que acababa de escapar de Siberia y cuyo nombre no le habían dicho. Resultó ser Lev Davidovich Trotsky; se le pidió que se asegurara de que no estaba perdiendo el tiempo sino que se estaba preparando bien para su primera conferencia en París.

Este es el único incidente de su vida personal que Natalia me contó durante los años que viví en la Ciudad de México como secretaria de Trotsky. Agregó que no lograba decidirse a entrar a la habitación de Trotsky y transmitirle el mensaje: la necesidad de concentrarse en su conferencia. Así que informó a los compañeros mayores que pensaba que se estaba preparando porque lo había oído silbar. Sin embargo, su forma de interpretar el silbido no fue aceptada y se le mandó a llamar de nuevo a la puerta y hablar con el joven compañero. Caminaba lentamente hacia el dormitorio, toda sonrojada, cuando Lev Davidovitch salió corriendo, casi derribándola. A primera vista, fue amor. Tenía entonces casi veintiún años.

Toda su vida fue su compañera, a través del exilio bajo el zarismo, las prisiones zaristas, la marea creciente de la revolución, el poder, el exilio impuesto por Stalin, hasta que el trágico asesinato vino a separarlos.

Nunca olvidaré la única vez que vi llorar a Natalia. Se había anunciado en París la muerte de su hijo Leon Sedov. Fui la primera en escuchar la trágica noticia al contestar el teléfono mientras todos estábamos en la mesa almorzando. No me atrevía a mirar a nadie a la cara después de esta noticia. Stalin había perseguido a su otro hijo; no sabíamos qué le pasó. Había perseguido a las hijas que Trotsky había tenido con su primera esposa, así como a esta misma mujer: la muerte, el suicidio, la deportación eran su destino.

¡Y ahora esto! Solo pude sentarme a la mesa diciendo que era un número equivocado y, al final de la comida, la secretaría se reunió para decidir quién le llevaría la noticia a León Trotsky, quién se la llevaría a Natalia. De mutuo acuerdo, decidimos que solo León Trotsky podría comunicarle a Natalia tal desgracia. Se retiraron a su habitación y un momento después se escuchó su grito. No los vimos durante ocho días. Este golpe fue el más duro, no sólo porque Leon Sedov era su único hijo vivo, sino también porque había sido el colaborador más cercano de Trotsky, tanto en la literatura como en la política. Cuando Trotsky había sido confinado en Noruega, reducido al silencio, imposibilitado de responder a los monstruosos cargos que se le imputaban en el primero de los juicios de Moscú (agosto de 1936), Sedov había escrito El Libro Rojo1 que, al denunciar contundentemente las falsificaciones de Moscú, asestó un golpe irreparable al prestigio de la GPU*.

Durante los días oscuros que siguieron a la trágica noticia, esos días en que Trotsky y Natalia permanecieron encerrados en su habitación, Trotsky escribió la historia de la breve existencia de su hijo. Era la primera vez desde la época prerrevolucionaria que Trotsky escribía de su puño y letra. El octavo día, León Trotsky salió de la habitación. Me quedé petrificado cuando lo vi. El pulcro y meticuloso León Trotsky no se había afeitado en toda la semana. Sus rasgos estaban profundamente hundidos, sus ojos hinchados por el llanto. Sin otra palabra, me entregó el manuscrito: León Sedov, hijo, amigo, luchador, que contiene algunas de sus páginas más conmovedoras.

Mis ojos se posaron por primera vez en este pasaje: «Informé a Natalia de la muerte de nuestro hijo, en ese mismo mes de febrero cuando, hace treinta y dos años, me había traído a la cárcel la noticia de su nacimiento. Así terminó para nosotros este 16 de febrero, el día más oscuro de nuestra vida privada… Con nuestro hijo murió todo lo que aún era joven en nosotros.» El folleto estaba dedicado «a la juventud proletaria».

A la mañana siguiente los periódicos traían noticias del Tercer Juicio de Moscú (marzo de 1938), que estaba programado para abrir solo dos semanas después de la muerte de Leon Sedov. Unos días después, Natalia vino a dar un paseo conmigo por el bosque y allí se puso a llorar en voz baja y me pidió que no le dijera a León Trotsky

Porque, más que nadie, necesitaba todas sus fuerzas y toda nuestra ayuda para responder a las calumniosas acusaciones del hombre del Kremlin, decidido a asesinar al único ser (Trotsky) que aún podía liderar una revolución contra la burocracia y traer de vuelta al movimiento ruso, y por ende al movimiento internacional, al camino marxista hacia la liberación.

Con el inicio del tercer juicio en Moscú, tuvimos que olvidarnos de todo lo demás y concentrarnos en combatir estas locas acusaciones. Stalin, respaldado por el poder estatal y militar ruso, había preparado durante toda una década el escenario para estas monstruosas maquinaciones. León Trotsky sólo tuvo dos horas para responder, y esto sólo porque la prensa mexicana tuvo la amabilidad de Dos años después de que los juicios fueran denunciados, no sólo por el propio Trotsky sino por la Comisión de Investigación presidida por John Dewey, como la mayor conspiración de la historia, un agente de la GPU clavó su piolet en la cabeza de León Trotsky. (1) Publicado por primera vez en ruso, como número especial, del Boletín de la Oposición (Órgano de los bolcheviques-leninistas rusos), editado por León Sedov en París. * La GPU era el órgano de lucha «contra la contrarrevolución», antecedente de la KGB, y usado para reprimir a la Oposición de Izquierda dentro y fuera de la URSS. Fue el organismo que planificó y ejecutó el asesinato de Trotsky.


Comentarios

  1. Los estalinistas tienen la costumbre de separar a los niños de sus padres. ¡Liberen a los jóvenes cubanos encarcelados por manifestarse contra la pobreza y la indiferencia del gobierno el 11J!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reclamo por la libertad de los detenidos en Cuba

En la manifestaciones de esta tarde en La Habana fue detenido Frank García Hernández, entre otros miembros de la izquierda cubana. Nota : no todos los miembros del colectivo editorial de Comunistas Blog suscriben esta comunicación. En la tarde de hoy el pueblo cubano salió a las calles. Un pueblo que no estaba convocado por ninguna organización que no fuera la aguda crisis económica que enfrenta Cuba y la discapacidad del gobierno para manejar la situación. Cuba salió a las calles con la consigna equivocada "Patria y vida", pero salió a las calles más allá de una consigna, salió para exigir al gobierno un socialismo verdadero. Los que estaban en las calles no eran artistas e intelectuales solamente, esta vez era el pueblo en su más amplia heterogeneidad. Esta nota de Comunistas blog no busca analizar la situación de Cuba. Busca denunciar la detención con violencia de los manifestantes, denunciar que esta vez la fuerzas represivas del Estado se pusieron en el lugar contrario,

Acerca de las protestas en Cuba del 11 de julio

Memoria - Rene Magritte (1948) A seis días de los acontecimientos y tras un profundo análisis, Comunistas da a conocer su posición oficial acerca de las protestas que tuvieron lugar en Cuba el pasado domingo, 11 de julio.  De manera casi simultánea y con mayor o menor intensidad, el domingo 11 de julio Cuba vivió una serie de estallidos sociales que abarcaron al menos a 6 de las 14 provincias que conforman el país. En los 62 años transcurridos desde el triunfo de la Revolución dirigida por el comandante Fidel Castro, Cuba no había enfrentado una situación como ésta.  A pesar de que inicialmente, las primeras protestas comenzaron de manera pacífica, casi la totalidad de las manifestaciones terminaron marcadas por la violencia, la cual fue ejercida por ambos bandos. Esta serie de simultáneas manifestaciones antigubernamentales son un hecho nunca antes visto en Cuba socialista. He aquí un factor necesario a tener en cuenta para poder comprender los hechos.  Cabe recordar que en Cuba, las

Trotski y la crisis política cubana

Además del triunfo de la Revolución bolchevique, este 7 de noviembre se conmemoró el natalicio de León Trotski. Sus análisis sobre la degeneración de la burocracia soviética son un instrumento imprescindible para entender la crisis política que vive Cuba. Por Frank García Hernández. A Alejandro Esteve, Alexander Hall y Dalton Liebknecht. Similar a la burocracia soviética, el Gobierno cubano se ha ido alejando de la realidad que vive la clase trabajadora. El ejemplo más rotundo de esto lo constituye el hecho mismo de que acontecieran las protestas del 11 de julio. A ello, se le suma, como otra muestra de desconexión, la manera en que desde el discurso oficial han sido manejadas las protestas, criminalizándolas y reduciéndolas a supuestamente haber sido funcionales a la contrarrevolución.    Tras las manifestaciones del 11 de julio, el Gobierno cubano no se percató de la urgente necesidad de crear nuevos mecanismos de participación ciudadana. La forma que entendió el Gobierno para acerca