Ir al contenido principal

Trotskistas en Brasil: ¿Apoyar u oponerse a Lula?

 


Tomado de la organización trotskista brasileña Reagrupamiento Revolucionario.





El nuevo gobierno de Lula y la izquierda socialista: dejar de ser “oposición de izquierda” solo fortalecerá a la extrema derecha

Un debate con el PSOL y otros simpatizantes de Lula

Marc, diciembre de 2022

A medida que se constituye el nuevo gobierno de Lula, se abre un importante debate entre la izquierda socialista: ¿debemos apoyar a este gobierno o construir una oposición clasista a él? El Partido Socialismo y Libertad (PSOL) , que surgió de una escisión en el Partido de los Trabajadores (PT) precisamente para construir una oposición de izquierda al primer gobierno de Lula, ha estado en el centro de atención en este debate. Hablaremos más directamente de él en este texto, pero el debate no se limita en modo alguno a los grupos internos del PSOL, ya que muchos militantes socialistas no organizados comparten las posiciones que aquí trataremos. Esperamos, por tanto, contribuir a que la militancia socialista encuentre la forma adecuada de enfrentar a la patronal ya la extrema derecha en el próximo período.

 

PSOL se niega a ser oposición a Lula

Después de una disputa interna, la Dirección Nacional del PSOL decidió (el 17/12) que el partido apoyará al gobierno de Lula . La decisión no fue exactamente lo que querían sectores dirigentes del PSOL, como Primavera Socialista (del presidente del partido, Juliano Medeiros ) y Revolución Solidaria (de Guilherme Boulos ), ya que este apoyo no implicará la integración formal al gobierno , como querían. Sin embargo, la decisión fue una amalgama entre lo que defendía este sector y el campo “PSOL Semente”, formado por grupos como Resistencia , Insurgencia , Subvierta y otros colectivos menores.

La diferencia central en las semanas posteriores a la victoria de Lula era si el PSOL debía apoyar al gobierno “desde adentro”, ocupando posiciones, o “desde afuera”, componiendo su base parlamentaria, pero sin ocupar posiciones. La decisión tomada es que los miembros del partido están autorizados a ocupar cargos en el gobierno, incluidos los ministerios (como el caso probable de Sônia Guajajara, citada para el Ministerio de los Pueblos Originarios), pero siempre que no estén, al mismo tiempo, en cargos ejecutivos en el partido y no “hablar en su nombre” mientras estén en el gobierno federal. La idea es apoyar al gobierno, pero manteniendo la “independencia” de él. Evidentemente, la decisión es más formal que práctica, pues trata de establecer una diferencia sin mucho sentido político, entre estar en el partido y estar en el gobierno y “hablar en nombre” del partido. Esta amalgama fue posible, apoyar políticamente al gobierno de Lula, rechazando estar en la oposición .

Cabe mencionar que el “gran debate” esta vez es muy similar al anterior, que se trataba de apoyar a Lula solo en la 2ª vuelta electoral, o desde la 1ª. Es decir, no es ahora que las divergencias centrales que atraviesan el PSOL se traten mucho más de elementos secundarios de una política de acercamiento con Lula y el PT que de adoptar o no este rumbo, a través del cual el partido se constituye cada vez más como tal. Un “ala izquierda del partido del orden”: en lugar de proponer la superación del capitalismo, busca una forma “menos peor” de gestionarlo, junto a sectores de la burguesía. Esto también se puede ver en el hecho de que solo sectores muy minoritarios se opusieron a la“semifusión” realizada a principios de 2022 con REDE, un partido burguésfinanciado por dueños de empresas como Itaú y Natura

Veamos cómo sectores del PSOL justificaron su apoyo a Lula. Poco antes de que se tomara la decisión de DN, Boulos declaró: “El bolsonarismo se va a oponer a Lula y nosotros no estaremos de su lado. El momento en el país es diferente. Nos enfrentamos a una oposición rabiosa. Y no puedes jugar con eso. Defiendo que el PSOL integre la base de apoyo de Lula. El gobierno va a tener un frente amplio, y tenemos que competir internamente por espacios para empujar la agenda del país hacia la izquierda”. 

De manera muy similar, Valerio Arcary , principal vocero dela Resistencia , expresó lo siguiente durante el debate previo a la decisióndel día 17: “La situación aún reaccionaria con la presencia de una poderosa extrema derecha, que ocupará todos el espacio de oposición, no admite ninguna pretensión. Turbulencias como el vandalismo neofascista en las calles de Brasilia el día de la diplomacia de Lula confirman, una vez más, que la táctica opositora de izquierda sería un error imperdonable. […] La disputa sobre el destino del gobierno de Lula se hará de abajo hacia arriba y de afuera hacia adentro. […] Definirlo como una oposición de izquierda condenaría al PSOL a la soledad en la marginalidad”.

Además de este texto de Arcary, el comunicado de la Resistencia sobre la decisión tomada por el PSOL, DN afirma lo siguiente: “Por todas estas razones, el PSOL se pondrá del lado de Lula contra el bolsonarismo y combatirá a la oposición a su gobierno. Nuestra relación estará basada en el compromiso con las agendas populares, no en la negociación de espacios ni condicionada a la composición de los ministerios. Mientras el centro negocia posiciones, el PSOL privilegiará la negociación de propuestas. Formulamos una plataforma elaborada por decenas de grupos programáticos y un brillante sondeo de la FLCMF [Fundación Lauro Campos / Marielle Franco] sobre qué medidas hay que revocar para dejar en el pasado la pesadilla bolsonarista. Así queremos disputar políticamente la agenda del Gobierno”.

Son pocos y pocos los grupos que defienden que el PSOL constituye una “oposición de izquierda”: Izquierda Marxista , Lucha Socialista , Comuna , CST (que tiene un pie fuera y otro dentro del partido) y algunos colectivos regionales. A los que se dicen revolucionarios, defendemos querompan con el PSOL, para no ser parte de un partido que sostendrá la dominacióndel capital para engañar y reprimir a los trabajadores, bajo la justificación de “buscar conquistas”. 

Es engañarse a sí mismo pensar que todavía es posible oponerse al gobierno de Lula desde dentro del PSOL, sin que sea un mero “pincho” esporádico para las acciones de la Junta.

Otros sectores importantes, como el MES, de Luciana Genro , están en la valla, al estilo de la fusión de la decisión de DN, sobre la cual la corriente declaró que fue una decisión que “preserva la naturaleza del PSOL” y que consistió en una “victoria del ala izquierda” del partido contra las fuerzas representadas por Medeiros y Boulos, considerados “adheridos” al PT. Para el MES , es necesario que el PSOL conserve su “independencia” frente al gobierno y se presente como una “alternativa antisistema de izquierda”, pero, al mismo tiempo, declara que, ante el gobierno de Lula, es necesario “apoyar medidas progresistas y bloquear intentos de golpe de la extrema derecha”. 

Algo muy difícil de hacer en la práctica, sobre todo teniendo en cuenta que los sectores mayoritarios del PSOL, a su vez, presentan esta misma resolución como una forma de dar apoyo político a Lula.

Al igual que Boulos/Revolución Solidaria y Arcary/Resistencia , la mayoría del PSOL justifica el apoyo político al gobierno como forma de confrontar a la extrema derecha– el mismo argumento utilizado en relación al apoyo electoral a la boleta Lula-Alckmin en octubre y también en relación a varias candidaturas burguesas en 2018 y 2020. Es decir, dada la presencia de la extrema derecha en el escenario político, se supone que no hay lugar para la oposición de la izquierda al gobierno, y de ahí que lo mejor sea “discutir” a ese gobierno, aunque sea “desde afuera”, presionándolo para que adopte medidas consideradas progresistas. En la práctica, esto significa actuar como un “ala izquierda” del gobierno, aunque sea un “ala externa” – o parcialmente externa, dados los malabares que se hacen para permitir que los miembros del partido estén incluso en el 1er escalón de gobierno, al frente de los ministerios.

 

¿Apoyar al gobierno es la mejor manera de luchar contra la extrema derecha?

Ante esta justificación central para apoyar a Lula, cabe preguntarse: ¿es apoyar al gobierno la mejor forma de combatir a la extrema derecha? Como hemos comentado en otros materiales, no consideramos que todo elbolsonarismo sea un movimiento fascista

Sin embargo, desde 2018, hemos afirmado que esta caracterización es secundaria a la delimitación de las tareas políticas centrales del momento, ya que el bolsonarismo, sea o no fascismo en su conjunto, la tarea central de los socialistas debe ser construir un frente de luchas de la clase obrera (“frente único”), tanto para combatir a la extrema derecha en las calles como para luchar por mejores condiciones de vida frente a patrones y gobiernos.

Siendo el bolsonarismo en su conjunto un movimiento fascista, lo que cambia en esta política es la máxima jerarquía que hay que darle a la lucha directa contra esta extrema derecha y a la construcción de políticas de autodefensa de los movimientos sociales en el ámbito laboral, de estudio y doméstico. .donde trabajan. Estas medidas, sin embargo, son necesarias de todos modos si el bolsonarismo en su conjunto no es fascismo, ya que parte de élinnegablemente lo es, y que los grupos fascistas han crecido a la sombra de esto y ganado apoyo institucional en varios aspectos (como blindar a la PRF y al Ejército de los actos de terror cometidos recientemente), volviéndose cada vez más audaces. La diferencia está en el énfasis, ya que creemos que no estamos ante un movimiento fascista de masas que ataca sistemáticamente a los sindicatos y otros movimientos sociales, sino a sectores fascistas todavía minoritarios dentro de una extrema derecha guiada por la demagogia reaccionaria y militarista. En cualquier caso, aplastar estos embriones de movimiento fascista es fundamental.

El tema central es que, para los revolucionarios, la lucha contra el fascismo no implica en modo alguno una política de “frente amplio” con la burguesía. Esto fue intentado en la década de 1930 por los Partidos Comunistas subordinados a la burocracia soviética estalinista, en la forma de los “Frentes Populares”, y no logró evitar que el fascismo llegara al poder en lugares como España y Francia; al contrario, en casos como España, colaboró ​​en esta llegada al poder, saboteando sangrientamente la revolución proletaria y campesina que estaba en marcha y que podía haber aplastado al franquismo, para mantener la alianza con los “aliados” liberales. Como defendió en su momento la naciente Cuarta Internacional “trotskista”, sólo el Frente Único Antifascista, una organización de frente único para la lucha construida desde los sindicatos y los movimientos sociales, podría derrotar al fascismo.

Por otro lado, la burguesía, incluso los sectores que algunos creían “progresistas”, o se confabularon con el levantamiento fascista, o lo ayudaron activamente porque temían mucho más al proletariado. Baste recordar que la burguesía brasileña en su conjunto cerró filas con el reaccionario Bolsonaro durante estos cuatro años, incluso en el punto álgido de la mala gestión durante la pandemia (e incluso con críticas aquí y allá), como él y Paulo Guedes siguieron defendiendo la política de “austeridad” exigida por el gran capital – mantenimiento de los derechos de la clase obrera, contracción de salarios y reducción de gastos públicos con medidas sociales. Por lo tanto, no es con el apoyo del gobierno que vamos a derrotar a la extrema derecha, especialmente a sus elementos más peligrosos, los fascistas.

Obviamente, las amenazas golpistas y terroristas de extrema derecha contra el gobierno de Lula deben ser combatidas, porque, de resultar victoriosas, inevitablemente tendrán consecuencias negativas para la clase trabajadora, como la reducción del derecho de expresión, organización y voto, además de una intensificación de de exploración. Esta lucha, sin embargo, no se lleva a cabo con apoyo político al gobierno. Se hace con los métodos de lucha propios de la clase obrera: huelgas y movilizaciones de masas. Una cosa es la necesaria unidad de acción con simpatizantes e incluso miembros del gobierno para realizar estas acciones de repeler y aplastar a la extrema derecha, cuando así sea. Otra muy diferente (y nada efectiva) es apoyar políticamente al gobierno o intentar “discutirlo”, “empujarlo” a la izquierda, etc.

 

Las expectativas de los trabajadores con Lula no se harán realidad: ¿dejaremos que la extrema derecha instrumentalice la inevitable decepción?

De hecho, en la esencia de la posición de no oponerse al gobierno de Lula y, en cambio, de “disputarlo” (ya sea “desde afuera” o “desde adentro”) yace una posición que va más allá de una lectura del carácter de Bolsonarismo y las tareas derivadas del mismo. Esta posición se basa en el reformismo, que niega el análisis marxista del Estado como instrumento de dominación de clase. Junto al reformismo siempre viene su hermana gemela, que es la negación de que la revolución socialista no es sólo una necesidad sino también una posibilidad concreta en el momento histórico que vivimos. Este momento, como el inicio de la era imperialista del capitalismo, sigue estando marcado, en sus rasgos fundamentales, por constantes crisis económicas, inestabilidades políticas de los regímenes burgueses, guerras internacionales y situaciones potencialmente revolucionarias (en las que las masas pierden confianza en las instituciones burguesas y se movilizan fuertemente por cambios profundos). Así, negando que la revolución sea una tarea de nuestra vida, relegándola a un futuro lejano e incierto, queda luchar por una vida “menos peor” bajo el capitalismo, y uno pretende hacerlo engañándose sobre la posibilidad de “ disputando” los gobiernos del estado burgués. Esta posición incluso ha sido ensayada durante años por sectores de la izquierda brasileña después de la redemocratización, bajo el nombre de “estrategia democrática y popular”: se elige un gobierno “progresista” y se intenta empujarlo más hacia la izquierda a través de la acción de movimientos sociales y parlamentarios de izquierda. Sectores que terminaron fundando el PSOL estuvieron años defendiendo esto dentro del PT, sin resultados. Otros se quedaron en el PT defendiendo esta lógica durante gobiernos anteriores, también sin resultados duraderos. No será diferente ahora.

Resulta que un capitalismo “menos peor” no es posible para quienes viven de su propio trabajo, excepto temporalmente, a raíz de movilizaciones tan grandes que hacen que la burguesía prefiera ceder parte de sus ganancias para calmar al proletariado en lugar de que perder su propiedad. Movilizaciones que impliquen fuertes huelgas generales y rebeliones populares, no la vaga “presión” sobre un determinado gobierno. Y, aunque estas concesiones se ganen, tienen fecha de caducidad: en cuanto se enfríen las movilizaciones y la burguesía logre reconstruir su hegemonía (es decir, su estabilidad política, en el sentido de confianza en el régimen), el desmantelamiento de las concesiones comienza, para devolver las inversiones a los bolsillos de los patrones.

Eso es exactamente lo que hemos visto en la historia reciente de nuestro país, con las fuertes huelgas de la década de 1980 que conquistaron un sufragio realmente amplio para votar, el SUS como sistema público universal de salud, la universalización de la educación básica de forma pública, la derechos humanos, aumentos de salarios, diversos programas sociales, etc., y, en años más recientes, el desmantelamiento de todo ello como una forma de que la burguesía retome los niveles de ganancias afectados por la crisis económica mundial de 2008. Europa Occidental, donde el miedo a la revolución socialista y la expansión soviética en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial llevaron a la burguesía a hacer concesiones aún más significativas, pero que comenzaron a desmantelarse a partir de los años 70-80 bajo la defensa del neoliberalismo,que se aceleró y profundizó mucho después de la contrarrevolución capitalista en la URSS y sus países satélites a fines de siglo y las crisis económicas que siguieron.

Apoyar al gobierno, de hecho, allanará un camino muy peligroso, que es dejar que la extrema derecha, incluidos los fascistas, capturen la decepción que inevitablemente se producirá entre los trabajadores con el incumplimiento de las promesas de una vida significativamente mejor. Que hizo Lula (y sus seguidores) durante la campaña electoral. Tenemos que tener claro la estructura social de nuestro país y también la situación económica mundial.

La burguesía mundial aún no ha logrado revertir los efectos de la crisis económica de 2008. A nivel mundial, las tasas de ganancia se mantienen por debajo de lo que los grandes capitalistas necesitan para mantener sus negocios. La principal forma en que han actuado para revertir esta situación es reducir el gasto en salarios y otros costos con los trabajadores que emplean, así como apropiarse de una mayor porción del fondo público (el conjunto de impuestos recaudados por los Estados). En otras palabras, “austeridad”, que ha sido el grito de guerra de los capitalistas en los últimos años en todos los rincones del planeta. En segundo lugar, las guerras también han servido para aquellos Estados con más recursos a su disposición para ayudar a su burguesía, redibujando el reparto del mercado mundial (de ahí la implicación de potencias imperialistas en países como Irak.

Además, cuando hablamos de la burguesía brasileña, debemos tener claro que se trata de una clase propietaria comprimida entre, por un lado, un numeroso proletariado de un país extremadamente desigual, con importantes niveles de pobreza y miseria, y, por otro Por un lado, las burguesías de las potencias imperialistas, que reclaman su parte justa de las inversiones realizadas en conjunto con la brasileña y que también compiten con ella por los recursos de nuestro país (materias primas, mano de obra, mercado de consumo).

Es decir, no hay espacio, tanto desde el punto de vista de la estructura social de un país de la periferia del sistema capitalista, como desde el punto de vista de la situación económica mundial actual, para mejoras significativas en las condiciones de vida de la clase obrera brasileña sin ruptura con el capitalismo . Ni siquiera hay espacio para las políticas de redistribución del ingreso y de inclusión social practicadas en los gobiernos anteriores del PT, que ya eran del todo insuficientes frente a la profunda desigualdad social de nuestro país y, aun así, comenzaron a desmantelarse durante el 2do gobierno Dilma, quien cedió a los reclamos de la burguesía por “austeridad” (y aun así fue destituido del poder por no implementar esta austeridad al ritmo y profundidad que deseaban los patrones).

Muchos votaron por Lula simplemente porque no era Bolsonaro. Pero la mayoría tiene cierta ilusión de que Lula podrá lograr mejoras en las condiciones de vida de la población. Esta ilusión se ve reforzada por aquellos socialistas que renuncian a una perspectiva revolucionaria y optan por “disputar” la máquina de dominación burguesa que es el Estado. Cuando estas ilusiones se hagan añicos, ¿a quién recurrirá esta masa de trabajadores? Obviamente, aquellos que ayudaron a difundir tales ilusiones serán rechazados junto con el gobierno. Por eso, para los socialistas, apoyar al gobierno de Lula es cavar su propia tumba. Peor aún, es desarmar a la clase obrera para enfrentar los desafíos que vendrán y echar agua en el molino de la extrema derecha, que, con mucha demagogia, intentará instrumentalizar esta inevitable decepción de sectores del proletariado.

 

El camino de la oposición de izquierda al nuevo gobierno

Por todas estas razones, no podemos dar ningún apoyo político al gobierno de Lula. Este será un gobierno al servicio del gran capital, aunque se guíe por una orientación a la reducción de las desigualdades sociales (es decir, un gobierno liberal-social) y lleve a cabo algunas reformas. Como tal, decepcionará a sus partidarios entre la clase trabajadora y, peor aún, lanzará muchos ataques contra esa clase para salvaguardar las ganancias de sus amos. La tarea de los socialistas ante este gobierno es construir instrumentos de unidad de acción (“frente único”) para luchar por mejores condiciones de vida frente a los patrones y gobernantes a su servicio (ya sean de derecha o de falsa izquierda). , así como para hacer frente y proteger a la extrema derecha. Ser socialista es defender la superación de esta sociedad de miseria y sufrimiento que es el capitalismo. No puedes hacer esto apoyando a un gobierno burgués. Al hacerlo, solo posponemos la victoria de la necesaria revolución socialista y prolongamos nuestro propio sufrimiento.

El único camino posible es que actuemos para convencer al pueblo de la necesidad y viabilidad de la revolución socialista, mientras construimos instrumentos en la primera línea de lucha, independientes de gobiernos y patrones, en torno a reivindicaciones cuya necesidad es sentida por todo trabajador, como como: ayuda de emergencia por un salario mínimo para todos los que lo necesiten, financiada por la confiscación de grandes ganancias; reajuste de emergencia de salarios de acuerdo a la inflación; reducción de la jornada laboral sin reducción del salario para garantizar el empleo para todos; nacionalización de las grandes empresas y de los grandes bancos, bajo control obrero; renacionalización de Petrobras y fin de la política internacional de precios de los combustibles; control social sobre la producción y exportación de alimentos para combatir el hambre. Es en la lucha por este tipo de reivindicaciones que nuestra clase se dará cuenta, en la práctica, de la necesidad del socialismo y adquirirá las experiencias necesarias para conquistar el poder. No hay alternativa: ¡o el socialismo o la barbarie capitalista!


Lea también de Reagrupamiento Revolucionario publicado en Comunistas: 

Manifestaciones en Cuba y los diversos riesgos de una restauración capitalista 

 

Entradas populares de este blog

Entrevista de Myriam Bregman: exclusiva para Comunistas

  “Protestar ante el deterioro de las condiciones de vida no es ser contrarrevolucionario sino ejercer un derecho elemental ante las consecuencias del despotismo burocrático”, nos dice Myriam Bregman en esta entrevista exclusiva para Comunistas refiriéndose tanto a las manifestaciones del 11J, como a las ya frecuentes protestas [1] que tienen lugar en Cuba ¿Qué piensa La Rusa -como le dicen sus cercanos camaradas- sobre Fidel, el pluripartidismo en el socialismo o la vía electoral para la construcción del socialismo? La diputada nacional por el trotskista Partido de los Trabajadores Socialistas en el Frente de Izquierda de los Trabajadores – Unidad responde a estas y otras preguntas en nuestra nueva sección de entrevistas “Exclusiva para Comunistas”. Nos convertimos así en ser el primer medio de prensa cubano para el que Myriam Bregman ofrece una entrevista. Es que ese es uno de los principales deberes de Comunistas: que la clase trabajadora cubana, en especial la juventud, sepa que e

La burocracia cubana destituye a joven director de medio de prensa gubernamental

   Hace unas horas Armando Franco Senén, director de la revista Alma Mater fue destituido de su puesto por el Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas sin más explicaciones . La destitución del joven director que conduce a un medio de prensa gubernamental por un camino ligeramente crítico ya es un hecho normalizado. El periodista Darío Alejandro Escobar fue destituido en 2018 por causas similares: la revista Somos Jóvenes -medio de prensa dirigido por Escobar- se había convertido en una publicación gubernamental ligeramente crítica. A Darío Alejandro Escobar se le construyó un falso cargo político y fue removido: sucesivamente ha sido relegado de cualquier puesto. En el caso de Armando Franco Senén la burocracia ha reprimido más “eficazmente”: el Buró Nacional no solo destituyó a este rebelde funcionario, sino que también eliminó el cargo de director de la revista Alma Mater. Es evidente que la burocracia cubana no quiere volver a tener la experiencia de un joven funcionario r

Marx y los dueños de la Revolución cubana

  Frank García Hernández Los censores cubanos censuran a quienes dicen que hay censura; pero con la destitución del director de Alma Mater, Armando Senén Franco, la burocracia cubana comienza a normalizar el típico automutilamiento que caracteriza al estalinismo. Armando Franco Senén no era ni de lejos un periodista que hiciera públicas declaraciones contra el gobierno. Justo tres semanas atrás del estalinista hecho, Alma Mater había publicado una complaciente entrevista a la Secretaria general de la Unión de Jóvenes Comunistas, Aylin Álvarez: la misma funcionaria que dirige el Buró Nacional de la UJC y por tanto, permitió y sutilmente justificó la destitución de Senén Franco. Por si fuera poco, recién a la remoción de Armando Senén, Alma Mater había entrevistado al canciller cubano, Bruno Rodríguez. Como se ve, la ligera crítica de Alma Mater se establecía completamente dentro de las reglas del Partido. Sin embargo, esto no bastó: la destitución maquillada con la excusa “próximamente