Ir al contenido principal

Cuba 2020, apartamento 11, entre San Isidro y Parque Trillo

 



Desde 1959 Cuba vive en continua transición. Una transición hacia varios modelos de sociedad socialista a los que, cada vez que se está llegando -e incluso, consolidando-,  desaparece y, en el mejor de los casos, se posterga.

La interrupción más brusca de uno de estos modelos fue la caída de la Unión Soviética. Durante ese cambio de modelo, de década, y según Eric Hobsbawn, también de siglo, Estados Unidos previó para Cuba diferentes posibilidades de “transición democrática” hacia la “democracia”.

Una de las estrategias preparadas por Washington fue el uso de intelectuales como motor de estos cambios. Pretendían aplicar el modelo de la Revolución de Terciopelo que tuvo lugar en Checoeslovaquia, donde el dramaturgo Vaclav Havel se puso al frente del derrocamiento del Partido Comunista. 

Revolución de Terciopelo



De tal modo, para 1992, se logró articular y manipular en Cuba la llamada Carta de los Intelectuales entre los cuales destacaban verdaderos poetas como Manuel Martínez. Generalmente, a estos procesos se le unían personas honestas que estaban, por varios motivos, en contra no solo del Gobierno, sino también del Estado socialista.

Para entonces, a pesar de las profundas transformaciones sociales, el término sociedad civil comenzaba a asimilarse en determinados círculos más como teoría que como práctica. Sin embargo, en la esfera intelectual se llegó a presenciar serios cambios en lo referente a la participación y diálogo. 

Quizá uno de los mejores exponentes fue la publicación íntegra de las cartas abiertas entre un Jesús Díaz quien ya estaba al frente de la revista Encuentro y un Fernando Martínez Heredia que todavía resultaba muy incómodo para determinadas esferas del Departamento Ideológico. 

Sin embargo, quizá uno de los más impactantes cambios en la participación política de la intelectualidad cubana fue la masificación del internet, cuando en diciembre de 2018 se permitía el uso de la red de redes en el celular. Un año más tarde, ya nadie recordaba cuándo fue que existió una polémica la cual no se reflejara en las redes sociales digitales.

El inmovilismo siempre temió perder el monopolio de la información y, lo que es más, el control de los espacios para el debate político. Esto le llevó a tenerle fobia a internet y sobre todo a sus chicos terribles: Facebook, Twitter y Whatsapp. La Primavera árabe, Ucrania, Serbia, y ahora Belarús, les confirmaban cada vez más el peligro de esas incontrolables redes sociales. De modo que, desde sus prácticas políticas analógicas le costó mucho trabajo –y aún lo hace de manera torpe- insertarse en el debate ideológico virtual.



La Crisis de Fin de Semana Largo vivida en La Habana entre el jueves 26 al domingo 30 de noviembre existió en buena medida gracias al uso de las redes sociales. El plantón ante el Ministerio de Cultura y su existencia ante millones de cubanas, cubanes y cubanos solo pudo ser porque se había masificado internet. Anteriormente, todo esto se hubiera conocido a través de confusas radioemisoras extranjeras, videos filtrados y exagerados rumores políticos de barberías, vecinos y bodegas que, acostumbrados a ellos, la sociedad cubana no les prestaba mucha atención. 

Pero, en esta ocasión, al romperse el monopolio del control de la información y los espacios de debate, el Gobierno se vio obligado a informar por la televisión -y en cadena nacional- el proceso que ya muchos creen conocer. Sin embargo, el público que no pudo contrastar la información oficial con otras fuentes, sigue sin entender cómo un grupúsculo contrarrevolucionario y sus manipulados seguidores terminaron siendo un grupo de compañeras y compañeros revolucionarios que mantuvieron un diálogo amable con las autoridades, incluso, dentro de las oficinas del Ministerio de Cultura.

Ese público mayoritario, tampoco entiende cómo esas compañeras y compañeros revolucionarios que se entrevistaron con las autoridades, jamás aparecieron en televisión, ni siquiera los emblemáticos Fernando Pérez y Jorge Perugorría -quienes formaron parte del grupo que se entrevistó con el viceministro-. 

Ese mismo público tampoco comprende cómo, incluso, al día siguiente, todo el proceso se convirtió en una sucesión de actos contrarrevolucionarios donde no aparecía por ningún lugar, ni siquiera uno de los dialogantes que, al fin y al cabo, fueron los que dieron punto final a la crisis y no los presentes en el parque Trillo.

Quizá por ello, desde las redes sociales, salvo excepciones lúcidas, se encuentran dos grandes posturas encontradas. Por un lado, los que defienden al entreguista Movimiento San Isidro y ven en él a la organización democrática que salvó los derechos civiles de la intelectualidad cubana; y por otro, los que ven en todos quienes estuvieron involucrados en el proceso, incluso en Fernando Pérez y Jorge Perugorría, un grupo de mercenarios pagados por el imperialismo.

Ambas partes han logrado que resulte desagradable entrar a Facebook. Muchas y muchos hemos terminado deprimiéndonos al ver cómo se pierde una excelente oportunidad de diálogo y debate, al imponerse la visión de que siempre debe existir un vencedor y un vencido, un bueno y un malo, un San Isidro y un parque Trillo.  

I.J.K.

Los artículos no firmados por el Comité Editorial, expresan únicamente la opinión de la autora, le autore o el autor.


 


Entradas populares de este blog

Trotski y la crisis política cubana

Además del triunfo de la Revolución bolchevique, este 7 de noviembre se conmemoró el natalicio de León Trotski. Sus análisis sobre la degeneración de la burocracia soviética son un instrumento imprescindible para entender la crisis política que vive Cuba. Por Frank García Hernández. A Alejandro Esteve, Alexander Hall y Dalton Liebknecht. Similar a la burocracia soviética, el Gobierno cubano se ha ido alejando de la realidad que vive la clase trabajadora. El ejemplo más rotundo de esto lo constituye el hecho mismo de que acontecieran las protestas del 11 de julio. A ello, se le suma, como otra muestra de desconexión, la manera en que desde el discurso oficial han sido manejadas las protestas, criminalizándolas y reduciéndolas a supuestamente haber sido funcionales a la contrarrevolución.    Tras las manifestaciones del 11 de julio, el Gobierno cubano no se percató de la urgente necesidad de crear nuevos mecanismos de participación ciudadana. La forma que entendió el Gobierno para acerca

La izquierda no oficial cubana ante el 20 de noviembre: opciones y dilemas

  ¿Debe marchar la izquierda no oficial cubana el 20 de noviembre? ¿Debiera manifestarse, pero no el 20 de noviembre? Si lo hiciera ¿Qué demandas debiera llevar? por Frank García Hernández   El llamamiento a la manifestación del 20 de noviembre, convocada por el colectivo Archipiélago, provocó que la izquierda no oficial cubana tenga la urgente disyuntiva de si participar o no en esta marcha. Lo cierto es que, en la convocatoria de Archipiélago no se hacen explícitas las  necesidades  inmediatas  de las amplias mayorías que conforman la clase trabajadora cubana. Las masas que salieron a protestar el pasado 11 de julio fueron impulsadas básicamente por la grave carencia de los alimentos, los medicamentos y en contra de la desproporcionada cantidad de tiendas en moneda libremente convertibles; lo cual impacta de manera negativa en el acceso inmediato de las mayorías a productos básicos. No pocas familias cubanas se ven en la disyuntiva de almorzar o cenar; muchas veces, esta sola c

La burocracia cubana destituye a joven director de medio de prensa gubernamental

   Hace unas horas Armando Franco Senén, director de la revista Alma Mater fue destituido de su puesto por el Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas sin más explicaciones . La destitución del joven director que conduce a un medio de prensa gubernamental por un camino ligeramente crítico ya es un hecho normalizado. El periodista Darío Alejandro Escobar fue destituido en 2018 por causas similares: la revista Somos Jóvenes -medio de prensa dirigido por Escobar- se había convertido en una publicación gubernamental ligeramente crítica. A Darío Alejandro Escobar se le construyó un falso cargo político y fue removido: sucesivamente ha sido relegado de cualquier puesto. En el caso de Armando Franco Senén la burocracia ha reprimido más “eficazmente”: el Buró Nacional no solo destituyó a este rebelde funcionario, sino que también eliminó el cargo de director de la revista Alma Mater. Es evidente que la burocracia cubana no quiere volver a tener la experiencia de un joven funcionario r