Ir al contenido principal

La guerra de Rusia contra Ucrania y el cerco imperialista a la OTAN

 La guerra ruso-ucraniana es un complejo escenario político que no cabe en la lógica binaria “bueno-malo”. Aunque consideramos que Rusia es imperialista, el presente ensayo publicado por la organización brasileña Reagrupamiento Revolucionario es un texto muy útil para comprender un conflicto donde lo único que puede ganar la clase trabajadora es la oportunidad de (re) iniciar una Revolución en Europa.

Agregamos el enlace al capítulo 1, segunda temporada de nuestro podcast Estación Habana Buenos Aires; un episodio dónde realizamos un análisis marxista de la guerra ruso-ucraniana

El 24 de febrero finalmente estalló la tensión que se había acumulado entre Rusia y Ucrania en los últimos meses. Tras la larga insistencia de Estados Unidos y otros miembros de la OTAN para que Ucrania se sume a esta alianza militar de los imperialistas, contra la que Rusia se ha quejado en repetidas ocasiones, Vladimir Putin está llevando a cabo una invasión con el argumento de defender las provincias orientales de Ucrania, que se declararon desde 2014. como las “Repúblicas Populares” independientes de Donetsk y Lugansk. Además, lanzó un asalto en varios frentes en territorio ucraniano, con la supuesta intención de “desarmar y desnazificar” el país, teniendo como objetivo los principales depósitos de armas y baterías antiaéreas.

Los trabajadores conscientes y los marxistas necesitamos tener una posición clara para que no seamos víctimas de la poderosa propaganda antirrusa y proimperialista que se está produciendo en este momento. Al mismo tiempo, no puede hacerse ilusiones ni expectativas en el reaccionario que hoy está al frente del Kremlin. Rusia no es la Unión Soviética, que, incluso con toda la degeneración provocada por el estalinismo, seguía siendo un estado obrero hasta 1991. La posición de los marxistas debe ser facilitar la revolución socialista en la región, deshacerse de los trabajadores enemigos y comenzar un nuevo capítulo en la historia europea y mundial.

Euromaidán y los fascistas “pro-occidentales”

En 2014, el entonces gobierno ucraniano, encabezado por Viktor Yanukovych, fue derrocado en un golpe orquestado por liberales y fascistas, cuya sede fue la plaza Maidan de Kiev, movimiento que pasó a conocerse como Euromaidan. Este conflicto se debió a que Yanukovych jugó un peligroso doble juego mientras negociaba el ingreso de Ucrania a la Unión Europea. En el último minuto, se retractó del trato, negociando en cambio algunas ventajas comerciales con Rusia.

El enfado de los sectores políticos liberales prooccidentales, por sus intereses económicos, y de los fascistas antirrusos, suscitó la frustración masiva contra el gobierno de Yanukovich, envuelto también en escándalos de corrupción, que llevaron a la eventual huida y caída del presidente y del gobierno. otoño. Varios grupos fascistas y simpatizantes participaron en esta caída, realizando acciones armadas. Utilizaron como símbolo al colaborador de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, Stepan Bandera. Estados Unidos aprobó tales actos y el entonces senador republicano John McCain visitó personalmente la ocupación de Maidan Square y saludó a los activistas. Vergonzosamente, en ese momento varios sectores de izquierda que se decían trotskistas apoyaron este movimiento derechista y proimperialista como si fuera algo progresista o incluso una “Revolución”. El resultado del Euromaidán fue un producto tremendamente reaccionario, una Ucrania para ser utilizada como punta de lanza y vasallo de la OTAN y de los imperialistas estadounidenses en los márgenes del territorio ruso. Siguieron numerosas persecuciones y ataques fascistas contra miembros de partidos de izquierda, comunistas y sindicatos, así como ataques contra hablantes de ruso (que constituyen la mayoría de la población en el este de Ucrania). Se prohibió el uso del ruso en las escuelas y otras instituciones públicas, a pesar de que Ucrania es un país multinacional.

Luego, Rusia se movió rápidamente para apoderarse de Crimea, entonces una península del sur que Rusia había transferido a Ucrania en el período soviético y que contiene una importante base militar utilizada por la armada rusa. En Oriente, frente a las reiteradas agresiones apoyadas por el gobierno de la capital Kiev, se inició una guerra civil contra el poder central. En estas regiones donde la mayoría de la población es de habla rusa, comenzaron los enfrentamientos contra el gobierno por el establecimiento de regiones independientes, que mostraba simpatías por Rusia y quería en gran medida confederarse con ella. Ese fue el origen de las Repúblicas de Donetsk y Lugansk, en la región denominada Donbass.

Estos territorios siguieron siendo parte de Ucrania hasta el momento actual, aunque su poder efectivo había pasado a los rebeldes en una parte importante de las provincias. No habían obtenido el reconocimiento formal, pero venían recibiendo ayuda material rusa tras el escenario de destrucción dejado por la guerra civil y las sanciones internacionales. Putin reconoció la independencia de las repúblicas solo en vísperas de su ataque, diciendo que este reconocimiento "llega muy tarde", ya que durante todos estos años ha negado tener la intención de anexionarlas.

Las repetidas provocaciones de la OTAN llevaron al conflicto

El conflicto actual tiene su explicación directa en las negociaciones para el ingreso de Ucrania a la Organización del Tratado del Atlántico Norte, impulsadas entre los líderes de la organización y el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky. Esto supondría la posibilidad de instalar lanzamisiles, bases y tropas hostiles a Rusia en sus fronteras. La OTAN fue creada para la destrucción de la entonces Unión Soviética y sus aliados, y siguió existiendo como una coalición de tropas para imponer los intereses imperialistas contra las naciones más débiles que no aceptaban sus dictados.

Contrariamente a lo que predican los medios proimperialistas de Occidente, el Kremlin ha realizado a lo largo de meses varios intentos de abrir negociaciones para frenar esta intención de que Ucrania ingrese en la OTAN. Sin ningún éxito, en enero se iniciaron movimientos de tropas rusas hacia sus fronteras, como una clara señal de disposición defensiva y de presión para revertir la intención. Durante todo este tiempo, no hubo la menor voluntad por parte de los imperialistas o de Ucrania de retractarse de esta decisión de unirse a la coalición militar.

Rusia, a pesar de sus apetitos expansionistas, está mayormente motivada defensivamente en el conflicto actual. Los estados miembros de la Unión Europea han burlado repetidamente las garantías de que la OTAN no se expandiría hacia el este, a pesar de las quejas rusas. La OTAN tiene batallones en cada uno de los países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania), en Polonia, una brigada en Rumania, y los imperialistas están armando fuertemente a Ucrania y a los países vecinos que son sus aliados, enviando municiones, armas y combate. Rusia, al igual que el estado obrero burocratizado chino, está literalmente rodeada por todos lados por bases militares de la OTAN.

El conflicto actual es resultado, más que nada, de la política bélica y expansionista de Biden, tanto cuando formó parte de la administración Obama en 2014 como ahora. No es una “libre elección” ni un “derecho nacional” que Ucrania se una a la OTAN, como defienden algunos sinvergüenzas, que utilizan la cuestión de la autonomía nacional para justificar la promoción de guerras y golpes de Estado en interés de los imperialistas. ¿Tiene Rusia la opción de tener decenas de miles de tropas hostiles estacionadas en sus fronteras?

Imagínese si el escenario fuera al revés y México, por ejemplo, se uniera a una alianza militar antiestadounidense con Rusia, que planeaba estacionar tropas, aviones y lanzamisiles justo en la frontera sur de los Estados Unidos. Imagínese el frenesí que esto no causaría entre los “demócratas” proimperialistas. Sin embargo, cuando se trata de lo contrario y el coloso estadounidense en descomposición quiere hacer esto contra sus enemigos, se presenta como perfectamente natural y justificable.

¿Es Rusia imperialista?

La Rusia postsoviética se formó entre movimientos políticos neoliberales proimperialistas que llevaron a cabo la “terapia de choque” de su reintegración al mercado mundial, destruyendo las condiciones de vida de las masas trabajadoras, y un renovado nacionalismo ruso “pan-eslavista”. Pero, hasta ahora, no se ha convertido en una potencia imperialista global. Es una potencia en Europa del Este y Asia, con un poderoso legado militar y arsenal atómico del estado soviético, destruido en 1991. Sin embargo, Rusia no exporta acciones de capital para explotar a los trabajadores y recursos de otros países que son comparables a los de las potencias globales como EE.UU., Alemania, Reino Unido, Francia, Países Bajos, Japón. Ni siquiera de potencias imperialistas secundarias como Canadá, Bélgica, Irlanda, España e Italia.

En nuestro manifiesto programático, escribimos:” En su sentido moderno, el imperialismo es una relación que se establece entre países en cuanto uno de ellos es capaz de exportar capital (en forma de inversiones) a otro en un nivel significativo, basado en el oligopolio (dominación por un puñado de grandes empresas) y la fusión del capital industrial y bancario, generando capital financiero y configurando el Estado para tales tareas. Pero estas características económicas del imperialismo, que a principios del siglo XX eran exclusivas de las grandes potencias, ahora están presentes en gran parte del mundo. Esto lleva a naciones que no son potencias imperialistas globales a establecer relaciones de tipo imperialista con otras naciones subalternas. […] Rusia, aunque tiene una posición predatoria en relación con algunos países del antiguo bloque soviético y de Oriente Medio, tampoco es una potencia mundial imperialista, aunque sus oligarcas ciertamente tienen ese deseo. Es una potencia regional que, en términos relativos, está cercada y presionada por los grandes imperialistas”.

La falsa caracterización de Rusia como una potencia imperialista cualitativamente comparable a los países líderes de la OTAN, hecha por algunas corrientes de izquierda, solo sirve para dividir equitativamente la responsabilidad de la crisis actual. Como marxistas, estamos en contra de todas las sanciones de las potencias imperialistas contra Rusia, que tienden a recaer más sobre su pueblo. Hasta el momento, los aliados imperialistas de Ucrania no han impuesto las sanciones más duras, que podrían incluir sacar la moneda de los ciudadanos rusos al exterior e imponer bloqueos comerciales a las importaciones o exportaciones. Parte del cálculo de guerra de Putin era llevar a cabo las acciones en pleno invierno en el hemisferio norte, cuando muchos países de la Unión Europea dependen particularmente del gas ruso para la calefacción o la generación de energía. De todas las formas,

El discurso nacionalista y anticomunista de Putin y el derecho a la autodeterminación de Donetsk y Lugansk

Rusia lleva una opresión nacional histórica contra los ucranianos, quienes durante el Imperio de los Zares se mantuvieron bajo el dominio de los grandes rusos. El atrasado imperialismo ruso de esa época fue destruido en la revolución de octubre de 1917 y luego en la guerra civil rusa que siguió. Lenin y el Partido Bolchevique hicieron grandes esfuerzos para destruir las cadenas de opresión nacional que había construido el zarismo. El período del estalinismo vio un resurgimiento de los chovinismos contra las otras nacionalidades minoritarias de la URSS, pero nunca a los mismos niveles deprimentes que antes. Al menos, cabe decir, las demás nacionalidades fueron reconocidas como repúblicas con derechos propios y uso de sus lenguas y costumbres.

En su discurso de reconocimiento de la independencia de Donetsk y Lugansk, Putin dijo que “Ucrania fue un invento de la política bolchevique” y que fue un error permitir su constitución como república autónoma (dentro de la URSS). Refiriéndose a la destrucción de las estatuas soviéticas en Ucrania después de 2014, dijo: “¿Quieren la descomunización? Es genial para nosotros. No hay necesidad de detenerse a mitad de camino. Estamos listos para mostrarles lo que significa la descomunización para Ucrania”. Si bien en el mismo discurso Putin afirmó querer librar a los ucranianos de un gobierno fascista, revivió elementos discursivos dignos de los zaristas y oficiales contrarrevolucionarios del Ejército Blanco.

Esta fue solo la última de una serie de posturas anticomunistas que el nacionalista conservador Putin ha adoptado a lo largo de su largo gobierno. Es enemigo de los trabajadores rusos y de otras nacionalidades, y sirviente de los oligarcas parásitos que se apoderaron del país tras la destrucción de la URSS. Es vergonzoso que algunos en la izquierda, como es el caso de varios artículos que aparecen en la web del PCB, se entusiasmen con esta figura archirreaccionaria, como si fuera una especie de representante metafísico de la URSS.

Los medios proimperialistas afirman que “Putin quiere recuperar la Unión Soviética” no podría estar más lejos de la realidad. Sus simpatías están más cerca del Imperio Romanov.

Los marxistas defienden el derecho de las naciones a la autodeterminación, el derecho de los pueblos a independizarse de un Estado si así lo desean, como los bolcheviques de Lenin y Trotsky. Por eso también apoyamos el derecho de las regiones de Donbass, las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, a separarse de Ucrania y unirse a Rusia si así lo desean.

En encuestas realizadas en 2019 que ofrecían múltiples escenarios como opción, el 51% de los habitantes de la región apoyaba una anexión por parte de Rusia, y el 13,4% deseaba ser parte de Rusia pero con un estatus autónomo especial. Solo el 20% consideró que las regiones eran parte de Ucrania. Tras la información de que se habían producido nuevos ataques ucranianos contra estas repúblicas del Donbas, algo que viene ocurriendo desde hace años, el parlamento ruso exigió su reconocimiento por parte de Rusia, una medida planeada y luego seguida por Putin.

Sin embargo, advertimos a los trabajadores que la entrada de las pequeñas repúblicas de Donbas en Rusia no resolverá los males del desempleo, la pobreza, los bajos salarios y la explotación, como también los experimentan los trabajadores rusos. A pesar de su derecho a la separación y unión con Rusia, es el movimiento obrero ruso y ucraniano en el que deben tratar de apoyarse contra las hordas fascistas y el gobierno ucraniano, así como contra el reaccionario Putin.

Contra una ocupación rusa de Ucrania

No está claro cuáles son los límites de la intención de Putin con los bombardeos contra varias ciudades ucranianas y los ataques por tierra y mar. Tal vez solo esté llevando a cabo ataques preventivos para frustrar cualquier posibilidad de una represalia ucraniana, forzando una llamada de alto el fuego que obligue al gobierno de Zelensky a dar marcha atrás en su plan de membresía en la OTAN. Putin se ha caracterizado hasta ahora por una extrema cautela en sus movimientos. Sabe que tiene la sartén por el mango en este momento y no quiere dar pasos más largos que sus piernas.

Sin embargo, es posible que la guerra actual progrese hacia el derrocamiento del gobierno ucraniano, con el establecimiento de un gobierno títere prorruso en su lugar, o incluso una ocupación a largo plazo de Ucrania más allá de las repúblicas de Donbass.

Fue el propio movimiento obrero el que debería haber detenido los planes de adhesión a la OTAN, no la Rusia de Putin. Ahora que ha tenido lugar la invasión, los marxistas deben pronunciarse claramente contra la ocupación por parte de las tropas rusas. Estacionados en Ucrania, estos actuarían menos contra los aliados liberales y fascistas del gobierno actual, siempre y cuando se dobleguen a la voluntad rusa, y más contra los trabajadores ucranianos, sus movimientos políticos organizados y sus intereses. Tal ocupación, si ocurriera, alimentaría más odio nacionalista en la región, alejando a los trabajadores de la necesaria unidad de clase por encima de las divisiones nacionales.

Los trabajadores rusos y ucranianos deben poner fin a esta guerra

La guerra actual solo traerá daño y muerte a los trabajadores de Ucrania y las regiones fronterizas. Como explicábamos, es consecuencia, en primer lugar, de la política agresiva de la OTAN contra Rusia y, en segundo lugar, de las pretensiones expansionistas de Putin. Pero el método de los trabajadores no es el del inútil clamor pacifista.

El gobierno ucraniano está llamando a los reservistas y armando significativamente a la población con la esperanza de detener el ataque ruso. Dice que fue “abandonado” por sus aliados imperialistas. Mientras tanto, son los trabajadores los que están siendo puestos en primera línea para morir por una situación que ellos no crearon. Pero tal escenario es propicio para que los trabajadores tomen su destino en sus propias manos y se deshagan del gobierno proimperialista de Zelensky, volviendo sus armas contra los políticos títeres que tienen la culpa de crear esta guerra. Deben hacerlo con total independencia y sin confianza en Putin.

Los trabajadores rusos, por su parte, no aceptarán pasivamente la conducción de una guerra prolongada. Putin espera una victoria rápida para evitar sanciones más duras y el desgaste económico que erosiona su popularidad. Las protestas ya están comenzando a tener lugar en Rusia contra la guerra, lo que lleva a miles de arrestos. Los trabajadores rusos deben estar en contra de la continuación de la guerra o la ocupación, y es crucial que su lucha contra Putin sea igualmente independiente de los intereses y cualquier ilusión con los falsos "demócratas" occidentales de la OTAN, que anhelan ver las condiciones de vida de los trabajadores en todo el mundo. Europa empeoró en beneficio de sus inversiones.

En cada país miembro de la OTAN, el movimiento obrero debe emprender acciones que denuncien las provocaciones y amenazas de esta coalición de los mayores enemigos de la humanidad: ¡los imperialistas! Que renuncien a la expansión de sus fuerzas hacia Europa del Este y por la expulsión de todas las tropas imperialistas de los países de la región.


Entradas populares de este blog

Trotski y la crisis política cubana

Además del triunfo de la Revolución bolchevique, este 7 de noviembre se conmemoró el natalicio de León Trotski. Sus análisis sobre la degeneración de la burocracia soviética son un instrumento imprescindible para entender la crisis política que vive Cuba. Por Frank García Hernández. A Alejandro Esteve, Alexander Hall y Dalton Liebknecht. Similar a la burocracia soviética, el Gobierno cubano se ha ido alejando de la realidad que vive la clase trabajadora. El ejemplo más rotundo de esto lo constituye el hecho mismo de que acontecieran las protestas del 11 de julio. A ello, se le suma, como otra muestra de desconexión, la manera en que desde el discurso oficial han sido manejadas las protestas, criminalizándolas y reduciéndolas a supuestamente haber sido funcionales a la contrarrevolución.    Tras las manifestaciones del 11 de julio, el Gobierno cubano no se percató de la urgente necesidad de crear nuevos mecanismos de participación ciudadana. La forma que entendió el Gobierno para acerca

La izquierda no oficial cubana ante el 20 de noviembre: opciones y dilemas

  ¿Debe marchar la izquierda no oficial cubana el 20 de noviembre? ¿Debiera manifestarse, pero no el 20 de noviembre? Si lo hiciera ¿Qué demandas debiera llevar? por Frank García Hernández   El llamamiento a la manifestación del 20 de noviembre, convocada por el colectivo Archipiélago, provocó que la izquierda no oficial cubana tenga la urgente disyuntiva de si participar o no en esta marcha. Lo cierto es que, en la convocatoria de Archipiélago no se hacen explícitas las  necesidades  inmediatas  de las amplias mayorías que conforman la clase trabajadora cubana. Las masas que salieron a protestar el pasado 11 de julio fueron impulsadas básicamente por la grave carencia de los alimentos, los medicamentos y en contra de la desproporcionada cantidad de tiendas en moneda libremente convertibles; lo cual impacta de manera negativa en el acceso inmediato de las mayorías a productos básicos. No pocas familias cubanas se ven en la disyuntiva de almorzar o cenar; muchas veces, esta sola c

Reclamo por la libertad de los detenidos en Cuba

En la manifestaciones de esta tarde en La Habana fue detenido Frank García Hernández, entre otros miembros de la izquierda cubana. Nota : no todos los miembros del colectivo editorial de Comunistas Blog suscriben esta comunicación. En la tarde de hoy el pueblo cubano salió a las calles. Un pueblo que no estaba convocado por ninguna organización que no fuera la aguda crisis económica que enfrenta Cuba y la discapacidad del gobierno para manejar la situación. Cuba salió a las calles con la consigna equivocada "Patria y vida", pero salió a las calles más allá de una consigna, salió para exigir al gobierno un socialismo verdadero. Los que estaban en las calles no eran artistas e intelectuales solamente, esta vez era el pueblo en su más amplia heterogeneidad. Esta nota de Comunistas blog no busca analizar la situación de Cuba. Busca denunciar la detención con violencia de los manifestantes, denunciar que esta vez la fuerzas represivas del Estado se pusieron en el lugar contrario,