Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Unión Soviética

El modelo del año

  Alex Callinicos Contra el posmodernismo del intelectual trotskista inglés Alex Callinicos es un libro necesario para quien pretenda construirse una ideología marxista revolucionaria. Lo que pareciera una redundancia - marxismo revolucionario - desgraciadamente es una especificación necesaria: negar que el marxismo-leninismo no es marxismo solo habla de otro dogmatismo similar al propuesto por los manuales soviéticos . En su imprescindible libro Sociedad civil y hegemonía , el filósofo cubano Jorge Luis Acanda califica al marxismo de los manuales soviéticos y sus derivados como “marxismo positivista [1] ”. Al igual que el positivismo, el estalinismo construyó su discurso partiendo de lógicas binomiales donde todo era rojo o blanco, socialista o capitalista, marxista-leninista o revisionista. Por lo general, los autores marxistas a quienes el Kremlin excomulgaba descalificándolos como “revisionistas” eran precisamente quienes construían un marxismo revolucionario. Debido a ello,

Fragmentos del informe de Nikita Jrushchov al XX Congreso del PCUS denunciando los crímenes de Stalin

Tras fallecer Stalin (5 de marzo, 1953) y después de casi tres años de enfrentamientos en el Buró Político, Nikita Jrushchov logró imponerse al frente del Partido Comunista de la Unión Soviética. Desde un enfoque típico del alto dirigente soviético formado bajo el estalinismo, en el XX Congreso del PCUS celebrado en febrero de 1956 Nikita    Jrushchov  denunció los crímenes de Stalin, iniciando así lo que se llamó la "política de deshielo". Las tímidas reformas que se iniciaron entonces fueron demasiado lejos para el ala más estalinista del Buró Político quien terminó destituyendo a    Jrushchov en 1964. Más allá de las evidentes diferencias políticas que se pueden tener con Jrushchov, el discurso del XX Congreso del PCUS es un documento histórico imprescindible para comprender el estalinismo.  Camaradas: En el informe que presentó el Comité Central del Partido al XX Congreso, en numerosos discursos pronunciados por delegados a ese Congreso, y también durante la reciente sesi

Adiós, Bandera Roja nuestra

  Evgueni Evtushenko Descendiste del techo del Kremlin no tan orgullosa ni tan diestramente como hace muchos años te izaste sobre el destrozado Reichstag, humeante como la última bocanada de Hitler. Adiós, Bandera Roja nuestra. Fuiste nuestro hermano y nuestro enemigo. Fuiste el camarada del soldado en las trincheras, fuiste la esperanza de la Europa cautiva. Pero, como una cortina roja, tras de ti ocultabas al gulag repleto de cadáveres helados ¿Por qué lo hiciste, Bandera Roja nuestra? Adiós, Bandera Roja nuestra. Acuéstate. Reposa. Recordaremos a todas las víctimas engañadas por tu dulce susurro rojo que sedujo a millones a seguirte como corderos camino al matadero. Pero te recordaremos porque no fuiste tú menos engañada. Adiós, Bandera Roja nuestra. ¿Acaso fuiste sólo un trapo romántico? Estás ensangrentada y con nuestra sangre te arrancamos de nuestras almas. Por eso no podemos arrancarnos las lágrimas de los enrojecidos ojos, porque tú ferozmente golpeaste nuestras pupilas con tu

Ni Washington, ni Pekín: Cuba socialista. Una respuesta al artículo de Yunier Mena Cuba: el futuro a debate

Por Frank García Hernández Recientemente, el joven filólogo cubano  Yunier Mena publicó en Comunistas un polémico artículo pidiendo la introducción de profundas reformas capitalistas en Cuba, las cuales tendrían lugar bajo el control de una supuesta futura democracia obrera -que paradójicamente otorgaría “la máxima participación al capital privado nacional y extranjero en todos los sectores de la producción” -. El texto, que ha generado interesantes reacciones, en realidad solo presenta la actual política económica cubana, es decir, la aplicación del “socialismo de mercado” o “socialismo chino” -cuando en realidad hasta Cristina Fernández admiradora del, como ella lo nombra, “notable Xi Jinping” dice públicamente que China es capitalista -. Sin embargo, el texto de Mena es más coherente con el marxismo que la burocracia cubana -la cual tiene una dudosa relación con Marx-. En el citado artículo se habla de reformas capitalistas bajo la presencia de una fuerte democracia obrera con