Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Marx

Marx y los dueños de la Revolución cubana

  Frank García Hernández Los censores cubanos censuran a quienes dicen que hay censura; pero con la destitución del director de Alma Mater, Armando Senén Franco, la burocracia cubana comienza a normalizar el típico automutilamiento que caracteriza al estalinismo. Armando Franco Senén no era ni de lejos un periodista que hiciera públicas declaraciones contra el gobierno. Justo tres semanas atrás del estalinista hecho, Alma Mater había publicado una complaciente entrevista a la Secretaria general de la Unión de Jóvenes Comunistas, Aylin Álvarez: la misma funcionaria que dirige el Buró Nacional de la UJC y por tanto, permitió y sutilmente justificó la destitución de Senén Franco. Por si fuera poco, recién a la remoción de Armando Senén, Alma Mater había entrevistado al canciller cubano, Bruno Rodríguez. Como se ve, la ligera crítica de Alma Mater se establecía completamente dentro de las reglas del Partido. Sin embargo, esto no bastó: la destitución maquillada con la excusa “próximamente

Los caciques de la lipocracia

Cuba ha terminado siendo una lipocracia: grasientos dirigentes en el poder mientras que las masas populares se malnutren -largas colas mediantes-. Tano Nariño II Han corrido ríos de tinta académica y nos hemos pasado la vida escuchando a otros hablar sobre la relación entre Ética y Política. Es un tema muy antiguo en la Historia de la filosofía. Para el Carlos Marx más determinista, esto es, el del Manifiesto Comunista, no tiene sentido hablar de Ética, el comunismo no sería resultado de la lucha política en pro de una sociedad más justa, libre, etc, sino que sería el destino inexorable de la humanidad. El capitalismo crea sus propios sepultureros, y más temprano que tarde terminarían enterrándolo, profetizó. Maquiavelo, en cambio, pensaba que la política no tiene nada que ver con la moral, para él la política era premoral, no hay moral posible sin política. En última instancia, lo que existe realmente es una lucha por conservar el poder, sin poder no hay civilización y por lo tanto no

El mito de la defensa de la patria y del pacifismo

Ya hemos visto que en una guerra imperialista ninguna de las grandes potencias "se defiende", sino que todas atacan. El espejo de la defensa nacional era simplemente un engaño que tenían los dirigentes para cubrir su traición. (…) En realidad, ¿Qué es la patria? ¿Qué se entiende bajo este término? ¿Una agrupación de hombres que hablan la misma lengua? ¿O una nación? Ninguna de las dos cosas. Tomemos a Rusia por ejemplo. Cuando la burguesía se jactaba de defender la patria no pensaba en un territorio poblado por una sola nación, no; pensaba en el territorio de toda Rusia, habitado por varios pueblos. ¿Qué se trataba entonces de defender? No otra cosa sino el poder estatal de la burguesía y de los latifundistas rusos. (…) Debemos, por tanto, preguntarnos si tiene verdaderamente la clase obrera una patria bajo el dominio del capital. En este asunto, Marx se expresó terminantemente en el  Manifiesto Comunista : “Los obreros no tienen patria”. ¿Por qué? Por la sencilla razón de qu