Ir al contenido principal

Los caciques de la lipocracia

Cuba ha terminado siendo una lipocracia: grasientos dirigentes en el poder mientras que las masas populares se malnutren -largas colas mediantes-.

Tano Nariño II



Han corrido ríos de tinta académica y nos hemos pasado la vida escuchando a otros hablar sobre la relación entre Ética y Política. Es un tema muy antiguo en la Historia de la filosofía. Para el Carlos Marx más determinista, esto es, el del Manifiesto Comunista, no tiene sentido hablar de Ética, el comunismo no sería resultado de la lucha política en pro de una sociedad más justa, libre, etc, sino que sería el destino inexorable de la humanidad. El capitalismo crea sus propios sepultureros, y más temprano que tarde terminarían enterrándolo, profetizó. Maquiavelo, en cambio, pensaba que la política no tiene nada que ver con la moral, para él la política era premoral, no hay moral posible sin política. En última instancia, lo que existe realmente es una lucha por conservar el poder, sin poder no hay civilización y por lo tanto no hay discusión ética posible. Aun aceptando lo anterior, es necesario aquí hacer una matización, aunque la política sea un campo a parte de la Ética, con sus propias reglas, tiene que tener en cuenta a la Ética, y esto por motivos políticos. En una sociedad donde la corrupción es extremadamente escandalosa, donde los lideres políticos se comportan de una manera descaradamente desvergonzada y donde no existe ningún reparo en mostrar toda esta impudicia a la población, esas elites corren un riesgo mayor que en una situación en la que se hicieran pasar por santos y austeros dirigentes, entregados en cuerpo y alma a su digna labor. Esto lo tenía bien claro el propio Maquiavelo quien da consejos en su famoso Príncipe para escapar del odio y el desprecio, y de lo que conviene al Príncipe para ser estimado. La hipocresía y las apariencias, aun todos sabiendo que son falsas, nos sirven como pretexto para la no acción, pero cuando la verdad se muestra de forma transparente y no hay excusa posible, la no acción se hace evidentemente vergonzosa y humillante para todos.

Lo ideal sería que la Ética forme parte integral del pensamiento y acción de los líderes, pero, aunque no fuese así, siempre conviene, por lo menos, mantener la imagen. Y de imagen precisamente quería hablar, pues no es menos cierto que nuestros dirigentes actuales sufren de una condición que es en principio desafortunada: el sobrepeso. Y digo que es desafortunada porque no es saludable tener sobrepeso, pero diría que hay dos tipos de sobrepeso, está el de los ricos y el de los pobres, el de los ricos ya sabemos a qué se debe, el de los pobres es por el consumo de alimentos en su mayoría de muy mala calidad. El pobre gordo, lo es por comer grasas saturadas, mucha harina, manteca y alimentos cuya capacidad nutritiva no es adecuada.

 Como decíamos, nuestros líderes padecen de este estado. Se ha convertido en normal ver un dirigente burócrata de rango alto cuyo rasgo distintivo primero es la gordura, tanto es así que si nos preguntaran quien es el jefe de entre un grupo de trabajadores de una empresa X, después de observar a todo el personal señalaríamos al más obeso. Dicho esto, es justo decir que el sistema cubano ha escrito una nueva página en la historia de las organizaciones políticas al crear lo que he denominado Lipocracia, del griego lipos que significa grasa y cracia, que significa poder. El poder de la grasa, o de los que tienen grasa.

Los caciques tainos, como es bien conocido por los relatos de fray Ramón Pané, Las Casas y Fernández Oviedo, quienes convivieron con ellos, eran de los individuos más delgados del grupo, tanto es así que muchas veces se les veían las costillas, como queda registrado también en pruebas arqueológicas

De ahí que en algunos se exageran detalles como las costillas y las vértebras, lo que al parecer guarda relación con los ayunos prolongados y los vómitos (ritos purificatorios) que solían efectuar caciques y behiques. (Huellas vivas del Indocubano, Editorial Ciencias Sociales 2007 pagina116)

Nuestros lipócratas deberían aprender de los primeros líderes de la Isla, quienes, sin dejar de tener ciertos privilegios, como comer pan casabe más finos, carne de iguana en ocasiones especiales, más usar vestidos distinguidos para ceremonias religiosas, realizaban sacrificios visibles en su cuerpo como muestra de su entrega ética hacia el grupo en cumplimento riguroso de su deber.

El cuerpo es también parte inherente de la política, eso no lo acaban de entender, lo cual es extraño porque solo hay que mirar las fotografías de la épica de los 60 para darse cuenta del poder de la estética humana a la hora de lograr mayor simpatía, apoyo y adición. Aquellos rostros cuasi homéricos que llegaron de la Sierra Maestra han ido desapareciendo, y hoy nos queda una triste sombra de antaño, cuyo contenido desilusiona y cuya imagen avergüenza.


El próximo presidente

Un parámetro evaluable 

Para ser un dirigente

Es un vientre prominente 

De un diámetro abominable

Es un ser desagradable

Que come hasta la fatiga

Lemas llenan su barriga

Represor con sobrepeso

Que engulle nuestro progreso

Y no deja ni una miga 

Arístides







Comentarios

  1. Genial el artículo asere!

    ResponderEliminar
  2. Nuestros señores cenan a diario carne de vacuno, langosta, gambas, caviar y vino, mientras las masas hacen cola todo el día por un trozo de pan duro y, si tienen suerte, un perrito caliente. ¡BASTA!

    ResponderEliminar
  3. El asunto no es que nos percatemos de la realidad, porque es un tema que nos atañe a todos, el asunto es iniciar una revolución que los despoje de sus asientos acomodados y logre iniciar una equiparación de situaciones

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reclamo por la libertad de los detenidos en Cuba

En la manifestaciones de esta tarde en La Habana fue detenido Frank García Hernández, entre otros miembros de la izquierda cubana. Nota : no todos los miembros del colectivo editorial de Comunistas Blog suscriben esta comunicación. En la tarde de hoy el pueblo cubano salió a las calles. Un pueblo que no estaba convocado por ninguna organización que no fuera la aguda crisis económica que enfrenta Cuba y la discapacidad del gobierno para manejar la situación. Cuba salió a las calles con la consigna equivocada "Patria y vida", pero salió a las calles más allá de una consigna, salió para exigir al gobierno un socialismo verdadero. Los que estaban en las calles no eran artistas e intelectuales solamente, esta vez era el pueblo en su más amplia heterogeneidad. Esta nota de Comunistas blog no busca analizar la situación de Cuba. Busca denunciar la detención con violencia de los manifestantes, denunciar que esta vez la fuerzas represivas del Estado se pusieron en el lugar contrario,

Acerca de las protestas en Cuba del 11 de julio

Memoria - Rene Magritte (1948) A seis días de los acontecimientos y tras un profundo análisis, Comunistas da a conocer su posición oficial acerca de las protestas que tuvieron lugar en Cuba el pasado domingo, 11 de julio.  De manera casi simultánea y con mayor o menor intensidad, el domingo 11 de julio Cuba vivió una serie de estallidos sociales que abarcaron al menos a 6 de las 14 provincias que conforman el país. En los 62 años transcurridos desde el triunfo de la Revolución dirigida por el comandante Fidel Castro, Cuba no había enfrentado una situación como ésta.  A pesar de que inicialmente, las primeras protestas comenzaron de manera pacífica, casi la totalidad de las manifestaciones terminaron marcadas por la violencia, la cual fue ejercida por ambos bandos. Esta serie de simultáneas manifestaciones antigubernamentales son un hecho nunca antes visto en Cuba socialista. He aquí un factor necesario a tener en cuenta para poder comprender los hechos.  Cabe recordar que en Cuba, las

Trotski y la crisis política cubana

Además del triunfo de la Revolución bolchevique, este 7 de noviembre se conmemoró el natalicio de León Trotski. Sus análisis sobre la degeneración de la burocracia soviética son un instrumento imprescindible para entender la crisis política que vive Cuba. Por Frank García Hernández. A Alejandro Esteve, Alexander Hall y Dalton Liebknecht. Similar a la burocracia soviética, el Gobierno cubano se ha ido alejando de la realidad que vive la clase trabajadora. El ejemplo más rotundo de esto lo constituye el hecho mismo de que acontecieran las protestas del 11 de julio. A ello, se le suma, como otra muestra de desconexión, la manera en que desde el discurso oficial han sido manejadas las protestas, criminalizándolas y reduciéndolas a supuestamente haber sido funcionales a la contrarrevolución.    Tras las manifestaciones del 11 de julio, el Gobierno cubano no se percató de la urgente necesidad de crear nuevos mecanismos de participación ciudadana. La forma que entendió el Gobierno para acerca