Ir al contenido principal

La isla en fuga. Respuesta a No country for Young men

Desde octubre pasado hasta abril, alrededor de 80 000 cubanos han entrado ilegalmente a Estados Unidos a través de la frontera con México. La cifra supera con creces al número de migrantes cubanos que llegaron a Estados Unidos durante la llamada Crisis de los Balseros acontecida en el primer quinquenio de los años noventa. Según estudios, la mayor parte de estos 80 000 cubanos que ilegalmente llegaron a Estados Unidos vía terrestre son jóvenes ¿Cuál es el principal factor que provoca esta crisis migratoria? ¿Falta de conciencia política y por tanto abandonar el proyecto de construir el socialismo o la inseguridad que resulta vivir en un país con una profunda crisis económica de la cual ni siquiera los gobernantes saben cuándo se podrá salir?



Por Tano Nariño II

He leído un artículo en Alma Mater que considero merece un comentario y una complementación. El texto, ¨No country for young men¨, de Iramis Rosique, reconoce que los problemas principales por los que se marcha la juventud cubana son problemas políticos, pues “los problemas económicos para los marxistas son problemas políticos”. La otra razón principal del éxodo, según este autor, es que los jóvenes se marchan de Cuba porque no participan ni tienen un fuerte protagonismo en la vida del país. En eso estamos de acuerdo.

Para terminar su propuesta, el autor hace hincapié en un aspecto comunicativo, “tenemos que encontrar el discurso que nos permita derribar los altos muros de la apatía y la indiferencia que nos separan de una parte importante de nuestros contemporáneos”. Parte importante parece ser un eufemismo para referirse a la inmensa mayoría de la población.

Comenzaré por el primer argumento: lo económico es político, de acuerdo, lo acepto, es más, lo expondré en toda su crudeza, muchos jóvenes se van por razones materiales, porque en Cuba hasta las personas que tienen una buena dieta (cosa que ya de por si es un privilegio), se quieren ir; en realidad están movidos porque tienen otras aspiraciones y porque consideran que Cuba no mejora, porque no se ve luz al final del túnel. Se van para mejorar sus condiciones de vida.

En Cuba la política económica parece estar hecha al servicio de una minoría. Las inversiones en hoteles en medio de una pandemia que redujo el turismo a mínimos históricos, la gran escasez de medicamentos, alimentos y de bienes de primera necesidad, configuran una situación alarmante y que no ofrece muchas esperanzas. Además, la población sabe y especula que lo poco que hay lo venden en tiendas en una moneda que no es en la que cobran los jóvenes cubanos que trabajan.  Eso es político, y los jóvenes lo ven.

¿Qué acciones económicas serias se han hecho para que los jóvenes consideren quedarse? ¿Se piensa en los jóvenes cuando se toman decisiones en el gobierno? Las respuestas a estas interrogantes ameritaría otro artículo de ese autor.

Por otra parte, la participación económica de los jóvenes es casi nula. ¿Dónde está el empoderamiento de los jóvenes trabajadores en los centros de trabajo estatales? ¿Dónde está su poder de iniciativa real  y su independencia de un sistema de órdenes verticales? El autor realiza algunos análisis válidos pero, a mi juicio, no llega al fondo del problema.

Es falso que los jóvenes que quieran participar puedan hacerlo. Muchos jóvenes quisieron participar en la vida política de su país el 11 de julio, quisieron manifestarse y pedir cambios radicales, o expresar su descontento por la penuria en la que viven y muchos de esos jóvenes que se manifestaron pacíficamente ahora están cumpliendo condenas de hasta 25 años de privación de libertad.

 Al poder no le interesa la participación de los jóvenes, solo la participación dirigida desde arriba, la que esté incluida en un esquema de disciplina y orden ajena al espíritu y la impetuosidad de la juventud.

El último argumento del texto de marras vale la pena revisarlo igualmente. Por muy bueno, fresco, cool, que sea el mensaje “revolucionario”, solo logrará calar en una minoría adormecida y en extremo manipulable. Un mensaje sin realidad que lo apoye no convence a nadie, y mucho menos después de décadas de mensaje sin acciones reales y profundas. Eso es puro idealismo y la muestra definitiva de que estos espadachines de la casta burocrática no son marxistas ni de lejos.  

Lea también de Tano Nariño II:

Los caciques de la lipocracia

Nota del Comité Editorial: El presente artículo fue publicado originalmente el pasado 12 de mayo; sin embargo, problemas técnicos presentados en la página web provocaron que a los pocos minutos fuera imposible acceder a la presente publicación. Pedimos disculpas al público lector y solicitamos su colaboración en la difusión del texto. Recuerde: lo único que gana Comunistas con publicar es la satisfacción de divulgar ideas revolucionarias. También de ti depende que el marxismo revolucionario se expanda por Cuba. Si quieres colaborar enviando un artículo a Comunistas no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de nuestras redes sociales.

Entradas populares de este blog

Trotski y la crisis política cubana

Además del triunfo de la Revolución bolchevique, este 7 de noviembre se conmemoró el natalicio de León Trotski. Sus análisis sobre la degeneración de la burocracia soviética son un instrumento imprescindible para entender la crisis política que vive Cuba. Por Frank García Hernández. A Alejandro Esteve, Alexander Hall y Dalton Liebknecht. Similar a la burocracia soviética, el Gobierno cubano se ha ido alejando de la realidad que vive la clase trabajadora. El ejemplo más rotundo de esto lo constituye el hecho mismo de que acontecieran las protestas del 11 de julio. A ello, se le suma, como otra muestra de desconexión, la manera en que desde el discurso oficial han sido manejadas las protestas, criminalizándolas y reduciéndolas a supuestamente haber sido funcionales a la contrarrevolución.    Tras las manifestaciones del 11 de julio, el Gobierno cubano no se percató de la urgente necesidad de crear nuevos mecanismos de participación ciudadana. La forma que entendió el Gobierno para acerca

La izquierda no oficial cubana ante el 20 de noviembre: opciones y dilemas

  ¿Debe marchar la izquierda no oficial cubana el 20 de noviembre? ¿Debiera manifestarse, pero no el 20 de noviembre? Si lo hiciera ¿Qué demandas debiera llevar? por Frank García Hernández   El llamamiento a la manifestación del 20 de noviembre, convocada por el colectivo Archipiélago, provocó que la izquierda no oficial cubana tenga la urgente disyuntiva de si participar o no en esta marcha. Lo cierto es que, en la convocatoria de Archipiélago no se hacen explícitas las  necesidades  inmediatas  de las amplias mayorías que conforman la clase trabajadora cubana. Las masas que salieron a protestar el pasado 11 de julio fueron impulsadas básicamente por la grave carencia de los alimentos, los medicamentos y en contra de la desproporcionada cantidad de tiendas en moneda libremente convertibles; lo cual impacta de manera negativa en el acceso inmediato de las mayorías a productos básicos. No pocas familias cubanas se ven en la disyuntiva de almorzar o cenar; muchas veces, esta sola c

La burocracia cubana destituye a joven director de medio de prensa gubernamental

   Hace unas horas Armando Franco Senén, director de la revista Alma Mater fue destituido de su puesto por el Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas sin más explicaciones . La destitución del joven director que conduce a un medio de prensa gubernamental por un camino ligeramente crítico ya es un hecho normalizado. El periodista Darío Alejandro Escobar fue destituido en 2018 por causas similares: la revista Somos Jóvenes -medio de prensa dirigido por Escobar- se había convertido en una publicación gubernamental ligeramente crítica. A Darío Alejandro Escobar se le construyó un falso cargo político y fue removido: sucesivamente ha sido relegado de cualquier puesto. En el caso de Armando Franco Senén la burocracia ha reprimido más “eficazmente”: el Buró Nacional no solo destituyó a este rebelde funcionario, sino que también eliminó el cargo de director de la revista Alma Mater. Es evidente que la burocracia cubana no quiere volver a tener la experiencia de un joven funcionario r