Ir al contenido principal

Réplica a "Jóvenes oportunistas vs. Cuba socialista"

 

Hemos recibido un grupo de opiniones sobre el artículo "Jóvenes oportunistas vs. Cuba socialista". En esta réplica, el autor aporta otras lamentables características de ese sector de la juventud que tristemente gana espacio en la esfera pública. 

por Yosvani Malagón Crespo (yosvaniJ11@gmail.com) 

Frank García Hernández hace un trabajo magistral al caracterizar la naturaleza de los jóvenes burócratas que se hacen con el control del PCC en la actualidad. Frank ofrece un perfil psicológico preciso del verdadero enemigo del proyecto socialista cubano. Estos jóvenes oportunistas son diferentes a sus mayores. No tienen ninguna conexión con las masas de cubanos que sufren, ni estos jóvenes burócratas tienen ninguna experiencia en la lucha o la construcción de instituciones o el fortalecimiento de las fuentes de producción. Los jóvenes oportunistas no tienen ninguna base o conocimiento del marxismo clásico y su inherente democracia, humanismo e internacionalismo. Como tal, el joven oportunista es sordo a las demandas de la juventud normal por la libertad de ideas y de expresión, por la igualdad de las mujeres, por la liberación de las personas LGBTQ y la dignidad de los negros. Al joven oportunista no le importan las necesidades de los trabajadores pobres que mantienen la economía ni sus vidas miserables, que no tienen voz para mejorar.

Frank no da nombres concretos de los jóvenes oportunistas porque son la mayoría del PCC. Son un batallón de cuidadores que intentan subir a la cima de un PCC degenerado. Al llegar a la cima, su sed de enriquecimiento personal les impedirá sentir simpatía por los que están por debajo de ellos, por muy grave que sea la situación de los de abajo. Se vuelven inmunes al dolor de los demás y creen que su mandato es aplastar brutalmente las voces disidentes. Con mucho gusto darán órdenes de arrestar, encarcelar e incluso matar para preservar su dominio y su control sobre las masas, la base de sus privilegios y los medios para satisfacer su avaricia.

Lo que Frank describe ha ocurrido repetidamente. Me vienen a la mente Rusia, China y Vietnam. Los jóvenes oportunistas de esas naciones cambiaron los bienes colectivos del pueblo por coches de lujo, casas, gestiones rentables y puestos de propiedad. Pero en estos tres ejemplos, las condiciones de los trabajadores han empeorado, las libertades civiles apenas existen, y en cada país, las mujeres y las personas LGBTQ sufren mucho.

Frank se pregunta qué pasaría si "cientos de jóvenes salieran a manifestarse con banderas rojas, exigiendo la construcción del socialismo en libertad". Hay muchas posibilidades de que entre las filas de la juventud del PCC, algunos se unieran a sus compañeros. Muchos jóvenes cubanos normales levantarán la bandera roja del socialismo y la libertad cuando se produzca una manifestación de este tipo. Los socialistas que creen en la libertad y la democracia deben preparar y dirigir una batalla para restaurar el marxismo. Al hacerlo, podemos exponer la naturaleza antisocialista del PCC y reunir a los cubanos que tienen la convicción de que el pueblo debe controlar su destino en lugar de una élite parasitaria despiadada.

Es hora de que los humanistas marxistas se unan y salven las conquistas de la revolución, antes de que los jóvenes oportunistas vendan nuestros bienes colectivos a sus homólogos de Miami, a cambio de convertirse en nuestros nuevos amos de la esclavitud bajo una estructura capitalista colonial.

Comunistas solo se responsabiliza por los artículos publicados a nombre de su Comité Editorial.

Comunicado de Comunistas por el 48 aniversario de la muerte de Salvador Allende y el golpe militar contra el Gobierno de Unidad Popular

Este 11 de septiembre se cumplen 48 años del golpe militar neofascista contra el Gobierno del compañero presidente, Salvador Allende. Terminaba así el fin de la experiencia chilena de construir el socialismo por la vía pacífica (1970-1973). Durante el mandato de Allende, el máximo líder del Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR), Miguel Enríquez, llamaba a “impulsar el poder popular como gobierno local, autónomo de los poderes del Estado”. El encartonado Partido Comunista de Chile (PCCh) orientado por Moscú calificaba las posturas políticas del MIR como “irresponsables”, “dañinas y “aventureras”. Sin embargo, fue el MIR quien desgraciadamente tuvo la razón: confiar en las instituciones burguesas para construir el socialismo es un sinsentido. La caída del Gobierno de Unidad Popular vino por el ejército “leal” al presidente Allende y no por los “aventureros” miristas, quienes -a diferencia del PCCh- fueron los primeros en organizar la resistencia armada contra la Junta Militar de Pinochet. El Che decía que no se puede construir el socialismo con las “armas melladas del capitalismo”. Cuba, de cierta manera, vive hoy una situación similar: se intenta construir el socialismo con instituciones melladas por el capitalismo y la degeneración burocrática. Hace dos meses exactos estallaron las inevitables protestas del 11 de julio: fue triste ver que el descontento popular lo canalizaran consignas construidas desde la derecha. La caída del Gobierno cubano provocaría la llegada del más neoliberal de los capitalismos y no los Estados de bienestar nórdicos. Cada vez se hace más evidente que existe una grave desconexión entre un importante sector de la dirección del país y la clase trabajadora cubana. Los más claros ejemplos son cuando nuestros dirigentes no se percatan que están cometiendo graves errores y cuando se molestan por señalarles los errores. Desgraciada y peligrosamente se ha convertido en algo común. Esto puede costar muy caro al proyecto de construcción del socialismo cubano y sobre todo, a la clase trabajadora que es la primera en ser afectada por cada error que comete la dirección del país. Cada vez es más urgente la constitución de un MIR cubano: un frente de izquierdas democráticas, emancipadas y libres. Como mismo no fue el MIR quien derrocó a Allende y sí el ejército burgués, como mismo en Cuba no será la izquierda crítica quien traicione al socialismo y sí el sector más oportunista de la burocracia; sector que con el apoyo de sus jóvenes censores kautskistas ataca a la izquierda crítica marxista. Ya lo vimos con la Tarea Ordenamiento: no faltaron jóvenes aspirantes a burócratas que apoyaron a grito pelado los crudos recortes que después el mismo Gobierno retirara. Prefirieron estar con los errores de la burocracia que con las necesidades de la clase trabajadora. La izquierda crítica sí estuvo con la clase trabajadora cubana porque viene de los sectores más desvalidos de ella, vive en barrios obreros y no es hija de dirigentes con negocios privados.

¡Trabajadoras y trabajadores: al poder!

Algún lugar de Cuba

Comité Editorial de Comunistas











Comentarios

  1. Interesante documento, me gustaría que lo debatieran: https://drive.google.com/file/d/1FUM-coKsA-ZnkTOIxCwpv5TM_6MGcSlC/view?usp=drivesdk

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reclamo por la libertad de los detenidos en Cuba

En la manifestaciones de esta tarde en La Habana fue detenido Frank García Hernández, entre otros miembros de la izquierda cubana. Nota : no todos los miembros del colectivo editorial de Comunistas Blog suscriben esta comunicación. En la tarde de hoy el pueblo cubano salió a las calles. Un pueblo que no estaba convocado por ninguna organización que no fuera la aguda crisis económica que enfrenta Cuba y la discapacidad del gobierno para manejar la situación. Cuba salió a las calles con la consigna equivocada "Patria y vida", pero salió a las calles más allá de una consigna, salió para exigir al gobierno un socialismo verdadero. Los que estaban en las calles no eran artistas e intelectuales solamente, esta vez era el pueblo en su más amplia heterogeneidad. Esta nota de Comunistas blog no busca analizar la situación de Cuba. Busca denunciar la detención con violencia de los manifestantes, denunciar que esta vez la fuerzas represivas del Estado se pusieron en el lugar contrario,

Acerca de las protestas en Cuba del 11 de julio

Memoria - Rene Magritte (1948) A seis días de los acontecimientos y tras un profundo análisis, Comunistas da a conocer su posición oficial acerca de las protestas que tuvieron lugar en Cuba el pasado domingo, 11 de julio.  De manera casi simultánea y con mayor o menor intensidad, el domingo 11 de julio Cuba vivió una serie de estallidos sociales que abarcaron al menos a 6 de las 14 provincias que conforman el país. En los 62 años transcurridos desde el triunfo de la Revolución dirigida por el comandante Fidel Castro, Cuba no había enfrentado una situación como ésta.  A pesar de que inicialmente, las primeras protestas comenzaron de manera pacífica, casi la totalidad de las manifestaciones terminaron marcadas por la violencia, la cual fue ejercida por ambos bandos. Esta serie de simultáneas manifestaciones antigubernamentales son un hecho nunca antes visto en Cuba socialista. He aquí un factor necesario a tener en cuenta para poder comprender los hechos.  Cabe recordar que en Cuba, las

DECLARACIÓN SOBRE ALGO MÁS QUE LOS SUCESOS DE SAN ISIDRO

  DECLARACIÓN SOBRE ALGO MÁS QUE LOS SUCESOS DE SAN ISIDRO Cuba vive hoy un escenario político completamente novedoso. Por primera vez, sectores de la sociedad civil, principalmente vinculados a la cultura, e importantes figuras de las artes y la intelectualidad cubana –los cuales nunca han guardado vínculo alguno con la llamada disidencia-, defendieron públicamente los derechos civiles de un grupo opositor. Una organización que, por demás, pide la caída del Gobierno “dictatorial” y, uno de sus principales líderes apoya abiertamente a Trump. La lógica reduccionista traduciría que, si los mencionados sectores de la sociedad civil, la intelectualidad y las artes están bregando por la liberación de importantes voceros de esa agrupación, autodenominada Movimiento San Isidro, entonces ellas y ellos también quieren derribar al “régimen”. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja que ese pensamiento unidimensional.      Los hechos han sucedido atropelladamente. El silencio que gua