Ir al contenido principal

Fidel Castro y las protestas del 11 de Julio

 

“Con Fidel el 11 de Julio hubiera sido diferente” es una frase que se ha hecho común en Cuba. Con este artículo Comunistas rinde homenaje a Fidel Castro por el 95 aniversario de su natalicio.

por Q.R.S.


La mayoría de los manifestantes que el 11 de julio pasado participaron en las protestas de La Habana, vivían en los barrios donde tuvieron lugar las manifestaciones. Por el contrario, la casi totalidad de quienes en los primeros momentos salieron a las calles de la capital cubana defendiendo al Gobierno, eran personas que el Partido Comunista y otros organismos oficiales transportaron desde otros lugares de la ciudad hacia donde sucedían las protestas.

Frente al Museo de la Revolución -cuando desembarcaron de sus ómnibus-, los grupos organizados por el Partido Comunista coreaban consignas como Esta  calle es de Fidel y Yo soy Fidel. Ante ello, un joven que participaba en las protestas, quien visiblemente vivía en uno de los barrios obreros donde estallaron las manifestaciones, les gritó: Fidel es mi ídolo, Díaz-Canel es un …y de inmediato ofendió al presidente cubano.

Aunque durante la manifestación no se corearon consignas laudatorias a Fidel -en contraste con las continuas ofensas al actual mandatario cubano-, la respuesta del joven manifestante a los grupos oficialistas es una postura política expandida entre la clase trabajadora cubana. En el imaginario de las mayorías, principalmente en los barrios populares y el campesinado –incluso entre las nuevas generaciones-, Fidel ha terminado siendo el líder histórico al cual se le perdonan todos los errores, en contraste con una gran obra construida.

Esta idea se ha reforzado con el fallecimiento de Fidel y, en buena medida, se consolidó debido a que su muerte tuvo lugar diez años después de abandonar el poder. Quienes nacieron a fines de los noventa, todavía eran niños cuando Carlos Valenciaga anunció el 31 de julio de 2006 que Fidel Castro se retiraba del Gobierno provisionalmente –para nunca volver-. De este modo, al menos dos generaciones no vivieron como adultos, ni siquiera como adolescentes, el mandato de Fidel, contribuyendo esto a su mitificación. Los jóvenes que hoy tienen entre 15 a 25 años crecieron en una sociedad donde las medidas gubernamentales cada vez más contrastaban con las de Fidel. Llegó el momento en que buena parte de los errores cometidos por el Gobierno eran recibidos por parte de las mayorías con la frase “con Fidel esto no hubiera pasado”.

Uno de los argumentos más socorridos por quienes piensan así –y en buena medida tienen razón- es que Fidel se personaba en la mayor parte de los momentos críticos vividos en Cuba. De tal manera, muchos creen que Fidel habría aparecido durante la noche del 27 de noviembre frente al Ministerio de Cultura, conversado con los presentes y disuelto la manifestación con su sola presencia. Lo más probable es que días después, buena parte de quienes se marcharon a casa felices por haber conversado con Fidel se dieran cuenta que las respuestas dadas no satisfacían lo demandado; pero ya el Gobierno había hecho la suficiente cantidad de movidas políticas como para salir de aquella crisis. A pesar de tener una alta carga especulativa, cabe preguntarse hoy qué hubiera sucedido si Díaz-Canel habría aparecido la noche del 27 de Noviembre acompañando al director de cine Fernando Pérez y al actor Jorge Perugorría.

Este razonamiento se ha hecho extensivo a las manifestaciones del 11 de Julio. A pesar de que entre todos sus méritos Fidel nunca alcanzó el don de la ubicuidad y por tanto no hubiese podido estar en todas las protestas que estremecieron a Cuba, existe la idea de que el Comandante en Jefe hubiera solucionado de otra manera las protestas.

Cuando revisamos el guión aplicado por el Gobierno el 11 de Julio, vemos que en realidad se ajusta muy bien a como Fidel manejó las protestas del 5 de agosto de 1994 -bautizado posteriormente Maleconazo-. Sin embargo, el resultado fue todo lo contrario: la alocución de Díaz-Canel emitida el domingo 11 de Julio a las 4 de la tarde fue el motivo por el cual no pocas personas se unieron a las manifestaciones. Por diversas causas, las palabras del presidente cubano irritaron a no pocos de sus oyentes, provocando que estos salieran a unirse a las protestas.

Esto arroja una conclusión evidente: es imposible convertir a Díaz-Canel en Fidel Castro –como tristemente se ha tratado hacer, algo que ni siquiera intentó Raúl, quien por el contrario, marcó una línea propia-, y además, habla de una profunda crisis de legitimidad política. 

Hoy, al igual que Mao en China y Ho Chi Minh en Vietnam, Fidel Castro va quedando relegado cada vez más a la propaganda política. La burocracia ha desarrollado un proceso de esterilización del ideario fidelista, borrando el Fidel que abogaba por marxismos sin dogmas, opuesto a la expansión del sector privado, crítico con la restauración de toda simbología burguesa –como su negativa al retorno del parlamento al Capitolio-, impulsor de políticas públicas de alto impacto social por encima de supuestas prioridades económicas y dando un alto valor a la cultura como instrumento fundamental en la construcción del socialismo.

Todo esto contrasta abiertamente con el paquete de medidas económicas instrumentado el pasado 1 de enero. La (mal) llamada Tarea Ordenamiento aplicó un considerable recorte de subvenciones al sector público, el cual alcanzó desde el alza del transporte, pasando por el grave aumento de los productos alimenticios y de aseo normados por el Estado, hasta causar una terrible inflación, contribuyendo de sobremanera a la crisis de la economía familiar. 

Las actuales políticas culturales estimulan la gentrificación: en La Habana de los 15 municipios que conforman la provincia, solo 3 tienen salas de proyección cinematográficas funcionando y en algunas provincias no hay ningún cine. Desde mucho antes de la crisis actual, las salas deportivas de las escuelas, los centros de promoción cultural, los teatros están, en el mejor de los casos, desatendidos: la mayor parte de las veces han sido clausurados. Solo en la Ciudad Escolar Libertad fundada en 1959 por el mismo Fidel Castro en el antiguo cuartel militar Columbia, uno de los centros educacionales más importantes de Cuba, ninguna de las piscinas están funcionando, el teatro está en ruinas y los centros deportivos cerrados. Durante la crisis económica de los años noventa del pasado siglo, mucho más fuerte que la actual, todas estas instalaciones funcionaban, había al menos dos cines en cada municipio de La Habana y uno en las capitales provinciales. Solo es cuestión de prioridades. 

“Esto no hubiera pasado con Fidel” es un murmullo que crece entre la clase trabajadora cubana cuando este 13 de agosto el Comandante en Jefe cumpliera 95 años. 

Salvo los artículos firmados por el Comité Editorial, el resto de los trabajos publicados representa exclusivamente la opinión de su autora, autore u autor.

 


Entradas populares de este blog

Entrevista de Myriam Bregman: exclusiva para Comunistas

  “Protestar ante el deterioro de las condiciones de vida no es ser contrarrevolucionario sino ejercer un derecho elemental ante las consecuencias del despotismo burocrático”, nos dice Myriam Bregman en esta entrevista exclusiva para Comunistas refiriéndose tanto a las manifestaciones del 11J, como a las ya frecuentes protestas [1] que tienen lugar en Cuba ¿Qué piensa La Rusa -como le dicen sus cercanos camaradas- sobre Fidel, el pluripartidismo en el socialismo o la vía electoral para la construcción del socialismo? La diputada nacional por el trotskista Partido de los Trabajadores Socialistas en el Frente de Izquierda de los Trabajadores – Unidad responde a estas y otras preguntas en nuestra nueva sección de entrevistas “Exclusiva para Comunistas”. Nos convertimos así en ser el primer medio de prensa cubano para el que Myriam Bregman ofrece una entrevista. Es que ese es uno de los principales deberes de Comunistas: que la clase trabajadora cubana, en especial la juventud, sepa que e

La burocracia cubana destituye a joven director de medio de prensa gubernamental

   Hace unas horas Armando Franco Senén, director de la revista Alma Mater fue destituido de su puesto por el Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas sin más explicaciones . La destitución del joven director que conduce a un medio de prensa gubernamental por un camino ligeramente crítico ya es un hecho normalizado. El periodista Darío Alejandro Escobar fue destituido en 2018 por causas similares: la revista Somos Jóvenes -medio de prensa dirigido por Escobar- se había convertido en una publicación gubernamental ligeramente crítica. A Darío Alejandro Escobar se le construyó un falso cargo político y fue removido: sucesivamente ha sido relegado de cualquier puesto. En el caso de Armando Franco Senén la burocracia ha reprimido más “eficazmente”: el Buró Nacional no solo destituyó a este rebelde funcionario, sino que también eliminó el cargo de director de la revista Alma Mater. Es evidente que la burocracia cubana no quiere volver a tener la experiencia de un joven funcionario r

Marx y los dueños de la Revolución cubana

  Frank García Hernández Los censores cubanos censuran a quienes dicen que hay censura; pero con la destitución del director de Alma Mater, Armando Senén Franco, la burocracia cubana comienza a normalizar el típico automutilamiento que caracteriza al estalinismo. Armando Franco Senén no era ni de lejos un periodista que hiciera públicas declaraciones contra el gobierno. Justo tres semanas atrás del estalinista hecho, Alma Mater había publicado una complaciente entrevista a la Secretaria general de la Unión de Jóvenes Comunistas, Aylin Álvarez: la misma funcionaria que dirige el Buró Nacional de la UJC y por tanto, permitió y sutilmente justificó la destitución de Senén Franco. Por si fuera poco, recién a la remoción de Armando Senén, Alma Mater había entrevistado al canciller cubano, Bruno Rodríguez. Como se ve, la ligera crítica de Alma Mater se establecía completamente dentro de las reglas del Partido. Sin embargo, esto no bastó: la destitución maquillada con la excusa “próximamente