Ir al contenido principal

Fidel Castro y las protestas del 11 de Julio

 

“Con Fidel el 11 de Julio hubiera sido diferente” es una frase que se ha hecho común en Cuba. Con este artículo Comunistas rinde homenaje a Fidel Castro por el 95 aniversario de su natalicio.

por Q.R.S.


La mayoría de los manifestantes que el 11 de julio pasado participaron en las protestas de La Habana, vivían en los barrios donde tuvieron lugar las manifestaciones. Por el contrario, la casi totalidad de quienes en los primeros momentos salieron a las calles de la capital cubana defendiendo al Gobierno, eran personas que el Partido Comunista y otros organismos oficiales transportaron desde otros lugares de la ciudad hacia donde sucedían las protestas.

Frente al Museo de la Revolución -cuando desembarcaron de sus ómnibus-, los grupos organizados por el Partido Comunista coreaban consignas como Esta  calle es de Fidel y Yo soy Fidel. Ante ello, un joven que participaba en las protestas, quien visiblemente vivía en uno de los barrios obreros donde estallaron las manifestaciones, les gritó: Fidel es mi ídolo, Díaz-Canel es un …y de inmediato ofendió al presidente cubano.

Aunque durante la manifestación no se corearon consignas laudatorias a Fidel -en contraste con las continuas ofensas al actual mandatario cubano-, la respuesta del joven manifestante a los grupos oficialistas es una postura política expandida entre la clase trabajadora cubana. En el imaginario de las mayorías, principalmente en los barrios populares y el campesinado –incluso entre las nuevas generaciones-, Fidel ha terminado siendo el líder histórico al cual se le perdonan todos los errores, en contraste con una gran obra construida.

Esta idea se ha reforzado con el fallecimiento de Fidel y, en buena medida, se consolidó debido a que su muerte tuvo lugar diez años después de abandonar el poder. Quienes nacieron a fines de los noventa, todavía eran niños cuando Carlos Valenciaga anunció el 31 de julio de 2006 que Fidel Castro se retiraba del Gobierno provisionalmente –para nunca volver-. De este modo, al menos dos generaciones no vivieron como adultos, ni siquiera como adolescentes, el mandato de Fidel, contribuyendo esto a su mitificación. Los jóvenes que hoy tienen entre 15 a 25 años crecieron en una sociedad donde las medidas gubernamentales cada vez más contrastaban con las de Fidel. Llegó el momento en que buena parte de los errores cometidos por el Gobierno eran recibidos por parte de las mayorías con la frase “con Fidel esto no hubiera pasado”.

Uno de los argumentos más socorridos por quienes piensan así –y en buena medida tienen razón- es que Fidel se personaba en la mayor parte de los momentos críticos vividos en Cuba. De tal manera, muchos creen que Fidel habría aparecido durante la noche del 27 de noviembre frente al Ministerio de Cultura, conversado con los presentes y disuelto la manifestación con su sola presencia. Lo más probable es que días después, buena parte de quienes se marcharon a casa felices por haber conversado con Fidel se dieran cuenta que las respuestas dadas no satisfacían lo demandado; pero ya el Gobierno había hecho la suficiente cantidad de movidas políticas como para salir de aquella crisis. A pesar de tener una alta carga especulativa, cabe preguntarse hoy qué hubiera sucedido si Díaz-Canel habría aparecido la noche del 27 de Noviembre acompañando al director de cine Fernando Pérez y al actor Jorge Perugorría.

Este razonamiento se ha hecho extensivo a las manifestaciones del 11 de Julio. A pesar de que entre todos sus méritos Fidel nunca alcanzó el don de la ubicuidad y por tanto no hubiese podido estar en todas las protestas que estremecieron a Cuba, existe la idea de que el Comandante en Jefe hubiera solucionado de otra manera las protestas.

Cuando revisamos el guión aplicado por el Gobierno el 11 de Julio, vemos que en realidad se ajusta muy bien a como Fidel manejó las protestas del 5 de agosto de 1994 -bautizado posteriormente Maleconazo-. Sin embargo, el resultado fue todo lo contrario: la alocución de Díaz-Canel emitida el domingo 11 de Julio a las 4 de la tarde fue el motivo por el cual no pocas personas se unieron a las manifestaciones. Por diversas causas, las palabras del presidente cubano irritaron a no pocos de sus oyentes, provocando que estos salieran a unirse a las protestas.

Esto arroja una conclusión evidente: es imposible convertir a Díaz-Canel en Fidel Castro –como tristemente se ha tratado hacer, algo que ni siquiera intentó Raúl, quien por el contrario, marcó una línea propia-, y además, habla de una profunda crisis de legitimidad política. 

Hoy, al igual que Mao en China y Ho Chi Minh en Vietnam, Fidel Castro va quedando relegado cada vez más a la propaganda política. La burocracia ha desarrollado un proceso de esterilización del ideario fidelista, borrando el Fidel que abogaba por marxismos sin dogmas, opuesto a la expansión del sector privado, crítico con la restauración de toda simbología burguesa –como su negativa al retorno del parlamento al Capitolio-, impulsor de políticas públicas de alto impacto social por encima de supuestas prioridades económicas y dando un alto valor a la cultura como instrumento fundamental en la construcción del socialismo.

Todo esto contrasta abiertamente con el paquete de medidas económicas instrumentado el pasado 1 de enero. La (mal) llamada Tarea Ordenamiento aplicó un considerable recorte de subvenciones al sector público, el cual alcanzó desde el alza del transporte, pasando por el grave aumento de los productos alimenticios y de aseo normados por el Estado, hasta causar una terrible inflación, contribuyendo de sobremanera a la crisis de la economía familiar. 

Las actuales políticas culturales estimulan la gentrificación: en La Habana de los 15 municipios que conforman la provincia, solo 3 tienen salas de proyección cinematográficas funcionando y en algunas provincias no hay ningún cine. Desde mucho antes de la crisis actual, las salas deportivas de las escuelas, los centros de promoción cultural, los teatros están, en el mejor de los casos, desatendidos: la mayor parte de las veces han sido clausurados. Solo en la Ciudad Escolar Libertad fundada en 1959 por el mismo Fidel Castro en el antiguo cuartel militar Columbia, uno de los centros educacionales más importantes de Cuba, ninguna de las piscinas están funcionando, el teatro está en ruinas y los centros deportivos cerrados. Durante la crisis económica de los años noventa del pasado siglo, mucho más fuerte que la actual, todas estas instalaciones funcionaban, había al menos dos cines en cada municipio de La Habana y uno en las capitales provinciales. Solo es cuestión de prioridades. 

“Esto no hubiera pasado con Fidel” es un murmullo que crece entre la clase trabajadora cubana cuando este 13 de agosto el Comandante en Jefe cumpliera 95 años. 

Salvo los artículos firmados por el Comité Editorial, el resto de los trabajos publicados representa exclusivamente la opinión de su autora, autore u autor.

 


Comentarios

  1. Buen intento el suyo de hacer zapa desde dentro.

    ResponderEliminar


  2. No sé qué clase de "comunistas" son los que conforman el colectivo de este blog. Se debe de entender que son comunistas los que siguen las teorías de Marx y Engels fundadores del Socialismo científico, dentro de la correcta definición de comunistas no caben ninguno de los dirigentes aquí mencionados, no fueron comunistas ni Lenin, ni Stalin, e incluso no lo fue Trotsky, tampoco pueden ser reconocidos por comunistas ni Mao, ni Ho Chi Min, ni Kim Il-sung, ni Enver Hoxha, y mucho menos Fidel Castro ni Raúl Castro, ni casi todos los dirigentes del PCC, el único dirigente con ideales comunistas en Cuba fue Alfredo Guevara, que en sus últimos años lucho por la socialización de la economía mediante la desestatización de las empresas industriales y empresas agropecuarias. Ernesto Guevara definió muy bien lo que entendía por Socialismo: la abolición del trabajo asalariado. El modelo estalinista aplicado en Cuba por Fidel Castro se basa en el Capitalismo Monopolista de Estado, de hecho Cuba nunca ha dejado de ser capitalista, porque tenemos un capitalismo de estado que ha seguido explotando el trabajo asalariado. Qué valor puede tener que un joven dijera que "Fidel es mi ídolo", si como reconoce el texto de este artículo ninguno de los jóvenes menores de 22 años vivió en los 46 años de gobierno de éste.
    Si son marxistas deben saber que el Socialismo es un modo de producción con relaciones de producción o de propiedad diferentes totalmente al modelo capitalista, porque desaparece la burguesía y son los obreros los que controlan los medios de producción, de esa manera el estado debe extinguirse al desaparecer las funciones represoras que le caracterizan como defensor de la clase gobernante, al haber desaparecido las diferencias de clases.
    Es un grave error seguir afirmando que Cuba es un país socialista. El principal enemigo del Socialismo es el Estalinismo, como lo reconocieron ustedes mismos en sus primeras publicaciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reclamo por la libertad de los detenidos en Cuba

En la manifestaciones de esta tarde en La Habana fue detenido Frank García Hernández, entre otros miembros de la izquierda cubana. Nota : no todos los miembros del colectivo editorial de Comunistas Blog suscriben esta comunicación. En la tarde de hoy el pueblo cubano salió a las calles. Un pueblo que no estaba convocado por ninguna organización que no fuera la aguda crisis económica que enfrenta Cuba y la discapacidad del gobierno para manejar la situación. Cuba salió a las calles con la consigna equivocada "Patria y vida", pero salió a las calles más allá de una consigna, salió para exigir al gobierno un socialismo verdadero. Los que estaban en las calles no eran artistas e intelectuales solamente, esta vez era el pueblo en su más amplia heterogeneidad. Esta nota de Comunistas blog no busca analizar la situación de Cuba. Busca denunciar la detención con violencia de los manifestantes, denunciar que esta vez la fuerzas represivas del Estado se pusieron en el lugar contrario,

Acerca de las protestas en Cuba del 11 de julio

Memoria - Rene Magritte (1948) A seis días de los acontecimientos y tras un profundo análisis, Comunistas da a conocer su posición oficial acerca de las protestas que tuvieron lugar en Cuba el pasado domingo, 11 de julio.  De manera casi simultánea y con mayor o menor intensidad, el domingo 11 de julio Cuba vivió una serie de estallidos sociales que abarcaron al menos a 6 de las 14 provincias que conforman el país. En los 62 años transcurridos desde el triunfo de la Revolución dirigida por el comandante Fidel Castro, Cuba no había enfrentado una situación como ésta.  A pesar de que inicialmente, las primeras protestas comenzaron de manera pacífica, casi la totalidad de las manifestaciones terminaron marcadas por la violencia, la cual fue ejercida por ambos bandos. Esta serie de simultáneas manifestaciones antigubernamentales son un hecho nunca antes visto en Cuba socialista. He aquí un factor necesario a tener en cuenta para poder comprender los hechos.  Cabe recordar que en Cuba, las

DECLARACIÓN SOBRE ALGO MÁS QUE LOS SUCESOS DE SAN ISIDRO

  DECLARACIÓN SOBRE ALGO MÁS QUE LOS SUCESOS DE SAN ISIDRO Cuba vive hoy un escenario político completamente novedoso. Por primera vez, sectores de la sociedad civil, principalmente vinculados a la cultura, e importantes figuras de las artes y la intelectualidad cubana –los cuales nunca han guardado vínculo alguno con la llamada disidencia-, defendieron públicamente los derechos civiles de un grupo opositor. Una organización que, por demás, pide la caída del Gobierno “dictatorial” y, uno de sus principales líderes apoya abiertamente a Trump. La lógica reduccionista traduciría que, si los mencionados sectores de la sociedad civil, la intelectualidad y las artes están bregando por la liberación de importantes voceros de esa agrupación, autodenominada Movimiento San Isidro, entonces ellas y ellos también quieren derribar al “régimen”. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja que ese pensamiento unidimensional.      Los hechos han sucedido atropelladamente. El silencio que gua