Ir al contenido principal

Celia Hart: “el peligro [en Cuba] de una restauración capitalista (…) sí existe”

 


Celia María Hart Santamaría fue la hija trotskista que la Revolución cubana nunca quiso tener. Nacida en 1962 con padres dirigentes y fundadores de la Revolución cubana Haydee Santamaría y Armando Hart

Celia tuvo más que la claridad, la valentía, de decir abiertamente en Cuba que China había caído en el capitalismo. Pero no era un comentario que ella hacía en los pasillos, sino que lo decía en las tribunas internacionales. Si esa verdad hoy puede parecer algo nimio, en Cuba, donde la propaganda política oficial presenta a China como socialista -y bajo la rigidez del momento-, el planteo de Celia más que herético, era revolucionario. 

Desgraciadamente, en Cuba, el acceso a internet en la primera década del siglo XXI era una fantasía casi imposible de cumplir y los artículos críticos de Celia Hart quedaban exclusivamente para la militancia trotskista internacional; o en los últimos militantes del Partido Obrero Revolucionario (trotskista) de Cuba, disuelto en 1973 -Idalberto Ferrera y Juan León Ferrera-.

Este fue otro de los méritos de Celia Hart: rescató del silencio a los últimos militantes del POR(t). Es un deber de cada militante marxista -se considere trotskista o no, pero aún más para quienes se asumen camaradas de Trotski- ser solidarios y dar su merecido lugar a Juan León Ferrera: el último miembro de aquel partido trotskista represaliado por el estalinismo durante los años 60 y 70.

Aunque Celia Hart creía que la Revolución Bolivariana podía terminar siendo socialista -practicando una especie de entrismo individual, similar al que orgánicamente hicieran importantes tendencias trotskistas-, su compromiso con los intereses de la clase trabajadora la llevaron a enfrentarse a la dirección burocratizada del chavismo; llegando a exigir la liberación del sindicalista Orlando Chirino. Era muy fácil tener diferencias políticas con Celia, pero el antidogmatismo de Celia hacía que las diferencias entre marxistas fueran revolucionarias.

Las revoluciones no las hacen los líderes, pero la muerte de altas figuras socialistas, en determinados momentos significan un golpe irreparable para los procesos políticos. La muerte de Celia Hart es uno de esos tristes ejemplos.

Cuando Celia comenzó a tener una fuerte presencia tanto en el movimiento trotskista internacional como en la esfera pública cubana, en Cuba el ala pro china era prácticamente insignificante y Fidel Castro había detenido todo intento de expansión del sector de la economía privada; reduciéndolo considerablemente. Sin embargo, para cuando en 2007 nadie se atrevía en Cuba a anunciar la posibilidad de que la burocracia cubana podía realizar una transición capitalista empleando el modelo chino, ya Celia Hart lo alertaba enfáticamente.

Al fallecer en 2008 con solo 46 años, Celia no pudo ver el inicio de las reformas económicas dengxiaponistas que llevó adelante Raúl Castro. Cuando se presencian hechos como el intento fracasado de retirar de la Constitución cubana al comunismo como meta final; o lo que es peor, la aplicación de la antiobrera Tarea Ordenamiento; más las actuales medidas económicas que implican más recortes en políticas sociales; junto al abandono incluso simbólico de Marx y Lenin -como la ausencia de sus imágenes en los dos últimos congresos del PCC- se tiene el pleno convencimiento de que Celia Hart estaría liderando una oposición comunista y avergonzada de quienes se han convertido en colaboracionistas de estas medidas antiobreras. Con Celia Hart viva, las protestas del 11 de Julio hubieran sido guiadas por banderas rojas.

Este 26 de julio, Comunistas ha decido honrarlo republicando extractos de una entrevista que la organización trotskista El Militante le hiciera a Celia durante una visita a Argentina. Sirva esta publicación no solo como homenaje a la chispa inicial de la Revolución cubana o a la misma Celia Hart, sino como un intento de recuperar, multiplicar y divulgar las ideas de esta peligrosa trotskista temida desde entonces por la burocracia del PCC.  

¡La alerta de la restauración capitalista en Cuba por la vía china la hacía en 2007!

 

El Militante: Tras la enfermedad de Fidel, se habló mucho de qué va a pasar en Cuba cuando él ya no esté físicamente presente. Algunos hablan de la necesidad de una transición siguiendo el modelo de China ¿Qué pensás de todo esto?

 

Celia Hart: A partir del 31 de julio del año pasado [2006], cuando se anunció el cese temporal en las funciones de Fidel, se nos vino momentáneamente el mundo encima. Por vez primera comprendimos que Fidel se moriría alguna vez. A quien nos acusa de culto a la personalidad, etcétera, siempre le respondo que los líderes juegan un papel crucial en la historia de los acontecimientos.

Precisamente por ser revolucionarios y vivir eternamente en lucha, son en general los primeros que mueren, el punto de mira del fusil enemigo: Rosa, Lenin, Mella, el Che, etcétera, Fidel es el hombre en la historia que más atentados ha sufrido...más de 600. Por lo tanto sería absurdo para los revolucionarios no valorar el milagro de que esté vivo sin haberse perdido un solo momento de la revolución en todas partes del mundo.

Esos meses primeros fueron dolorosos (yo los reflejé en mi artículo Fidel desde mi Balcón). Fueron meses bien difíciles para los revolucionarios. Aunque no fue difícil para la administración del gobierno de mi país, que contra todo vaticinio marchó como relojería. La administración de Cuba no corre el menor peligro: la economía subió el año pasado [2006] el 12,5%, la mortalidad infantil se redujo al 5,3 por mil, se desarrolló normalmente la Cumbre de los Países No Alienados, se están atendiendo problemas centrales en la economía, incluso viejos problemas, el parlamento funciona sin tropiezos y muchos ejemplos más.

Ese no es el problema. En casa hay buenos administradores y gente talentosa. Tampoco existe el peligro de que vengan los Estados Unidos a invadirnos. Eso lo pueden descartar. Y si lo hacen será peor para ellos esta vez. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias están más preparadas que nunca y hasta los niños saben qué hacer. Imagina lo que es un Iraq multiplicado por un millón, con una unidad de convicciones inmejorable. Los Estados Unidos no podrán pagar ese precio.

La dificultad está en que lo que hacía Fidel, su voz, su palabra hablada formaba parte de las armas más eficaces de la revolución. Fidel significó mucho con la palabra hablada y con la batalla de ideas, desde que nacimos. Él mismo se ha dado cuenta (pienso yo) y nos arrulla con sus Reflexiones[1] diarias, no cesa de estar en la lucha. Obviamente no puede mantener la misma presencia pública que antes. Ya es algo, pero no sustituye su voz, su acento, su mirada. Los periodistas que le leen no lo pueden imitar.

Es verdad que en Cuba hay personas y sectores que puedan pensar, que podemos hacer una transición al estilo chino hacia el capitalismo. Sobre todo porque todavía no logramos acá caracterizar a China como un modelo capitalista centralizado y en algunos sectores le llaman “socialista[2]”. Aunque cuando preguntaron a compañeros como Ricardo Alarcón (Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular) o al Ministro de Finanzas sobre esto, ellos respondieron que no habría este tipo de transición, no porque China, como pienso yo, se haya convertido en un país capitalista (lo que está provocando allá problemas sociales graves), sino porque son dos países con idiosincrasias diferentes.

Pero sí pienso que existe un sector Cuba que ahora defiende esta perspectiva con más tranquilidad y confianza. Eso sí es un peligro, no reconocerlo sería infantilismo político. Si bien en Cuba no existe un Stalin, el peligro de que pueda haber una tendencia hacia la restauración capitalista, aunque sea lenta, sí existe. De hecho lo expresó[3] Fidel poco antes de enfermarse, en noviembre del 2005.

También es verdad que hay síntomas que expresan una tendencia diferente, por ejemplo se centralizó el mercado de cambios de monedas, ya no circula el dólar en Cuba. Pero, afortunadamente, el contrapeso fundamental a una versión china de mi revolución es la existencia del proceso revolucionario venezolano, que cada vez se va radicalizando más a la izquierda, y eso jalonea al proceso cubano de cierta forma, porque muchos de los revolucionarios que en Cuba dejaron de hablar de socialismo, por sustituirlo con los términos ecuménicos de “justicia social”, “un mundo mejor”, todo proveniente del “altermundismo”, ahora ven que en Venezuela se habla de socialismo con gran naturalidad, y ahora ellos también quieren hablar de socialismo, más allá de los epítetos extraños que algunos le quieren poner al socialismo: del Siglo XXI, aquel que es posible hacer sin expropiar a los capitalistas locales, etcétera.

Aquella frase del Che que “al imperialismo...ni un tantico así” es extensible a las burguesías autóctonas que nos ofrecen, desde que Rosa Luxemburgo tuvo que combatir a Eduard Bernstein hasta el actual senado brasileño que se opone a Chávez en el MERCOSUR. (…).

David [se refiere al entrevistador], Cuba no es indiferente para ningún revolucionario del mundo. La Revolución cubana ha tenido mejor suerte que otras revoluciones, como la rusa. No sólo porque Fidel está vivo todavía, que sería el equivalente a Lenin, con todas las oscilaciones propias de un Jefe de Estado en circunstancias de stress internacional sin precedentes, sino porque la izquierda en sus diferentes variantes, con los mejores intelectuales del país, están en Cuba luchando por el socialismo, que no fue el caso de la URSS cuando triunfó el estalinismo o cuando cayó el Muro de Berlín... Eso es una ventaja que tenemos. Otra, que 70 años de experiencia en Europa del Este, los problemas de China, la muerte de la revolución nicaragüense en los 90, etcétera, nos sirven de experiencia....que es oro; pero más que nada por lo inédito de ver cómo pueden desarrollarse una comunión de revoluciones (no traicionadas) y pueden aliarse. La relación con la joven revolución bolivariana nos expande el horizonte y nos obliga a profundizarnos más y más.

Es una comunión que, a pesar de lo lenta que va la revolución en Venezuela Bolivariana a diferencia de cómo se dio la cubana hace casi 50 años, ya expresa de manera irrefutable, sus vínculos, sus contradicciones. Nunca habíamos visto un proceso semejante.

Ahora vuelven a aparecer términos y debates que hace mucho tiempo no existían, como el de “revolución socialista o caricatura de revolución”, etcétera, pese a que cuando yo publiqué mis primeros escritos, mucha gente se quedaba extrañada diciéndome de qué socialismo hablaba, o qué era eso de la revolución permanente, Trotsky, y todo lo demás.

Ahora vuelve a abrirse una discusión, sobre todo en determinados foros (como el de los economistas, o el que tuvo lugar recientemente y se llamó “de Marx a ahora”), muy vinculados a la intelectualidad de Venezuela, y yo pienso que hay una oportunidad para que la izquierda mundial y la intelectualidad radical vengan a Cuba y Venezuela, que participen en estos debates y se comprometan con la realidad de nuestros países.

Cuando me preguntan por el futuro de Cuba, como imagen digo... “el Futuro de Cuba pasa también por las calles de Caracas, y los camaradas venezolanos están defendiendo también la permanencia de la Revolución Cubana”. Tienen una responsabilidad enorme.

Es por eso que el apoyo a ellos, el apoyo irrestricto (siempre crítico) a los avances prodigiosos del discurso de Chávez es ahora nuestra principal trinchera....Sin abandonar lo que tenemos en casa...Es pues ver cómo las tesis de la Revolución Permanente de aquel ruso en 1905 se manifiesta un siglo después.

Por eso, a una transición estilo China, que es mi terror, se le contrapone de manera desafiante la Venezuela cada vez más radical. ¿Quién ganará? A los revolucionarios no nos gustan las apuestas. Mientras otros piensan entre lo uno y lo otro nosotros lucharemos sin descanso para que venza la única opción que merece la escandalosamente bella y coherente revolución de Fidel Castro.



[1] Desde que Fidel Castro saliera del gobierno en 2006 hasta días antes de su muerte, mantuvo una columna en el periódico del Partido Comunista de Cuba, llamadas Reflexiones.

[2] Las cursivas son de Comunistas.

[3] Sin embargo, Fidel no especificó el cómo la burocracia podía restaurar el capitalismo en Cuba, quedándose solo en una advertencia abierta a interpretaciones.


Celia María Hart Santamaría 
4 de enero, 1962 - 7 de septiembre, 2008

Entradas populares de este blog

Trotski y la crisis política cubana

Además del triunfo de la Revolución bolchevique, este 7 de noviembre se conmemoró el natalicio de León Trotski. Sus análisis sobre la degeneración de la burocracia soviética son un instrumento imprescindible para entender la crisis política que vive Cuba. Por Frank García Hernández. A Alejandro Esteve, Alexander Hall y Dalton Liebknecht. Similar a la burocracia soviética, el Gobierno cubano se ha ido alejando de la realidad que vive la clase trabajadora. El ejemplo más rotundo de esto lo constituye el hecho mismo de que acontecieran las protestas del 11 de julio. A ello, se le suma, como otra muestra de desconexión, la manera en que desde el discurso oficial han sido manejadas las protestas, criminalizándolas y reduciéndolas a supuestamente haber sido funcionales a la contrarrevolución.    Tras las manifestaciones del 11 de julio, el Gobierno cubano no se percató de la urgente necesidad de crear nuevos mecanismos de participación ciudadana. La forma que entendió el Gobierno para acerca

La izquierda no oficial cubana ante el 20 de noviembre: opciones y dilemas

  ¿Debe marchar la izquierda no oficial cubana el 20 de noviembre? ¿Debiera manifestarse, pero no el 20 de noviembre? Si lo hiciera ¿Qué demandas debiera llevar? por Frank García Hernández   El llamamiento a la manifestación del 20 de noviembre, convocada por el colectivo Archipiélago, provocó que la izquierda no oficial cubana tenga la urgente disyuntiva de si participar o no en esta marcha. Lo cierto es que, en la convocatoria de Archipiélago no se hacen explícitas las  necesidades  inmediatas  de las amplias mayorías que conforman la clase trabajadora cubana. Las masas que salieron a protestar el pasado 11 de julio fueron impulsadas básicamente por la grave carencia de los alimentos, los medicamentos y en contra de la desproporcionada cantidad de tiendas en moneda libremente convertibles; lo cual impacta de manera negativa en el acceso inmediato de las mayorías a productos básicos. No pocas familias cubanas se ven en la disyuntiva de almorzar o cenar; muchas veces, esta sola c

La burocracia cubana destituye a joven director de medio de prensa gubernamental

   Hace unas horas Armando Franco Senén, director de la revista Alma Mater fue destituido de su puesto por el Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas sin más explicaciones . La destitución del joven director que conduce a un medio de prensa gubernamental por un camino ligeramente crítico ya es un hecho normalizado. El periodista Darío Alejandro Escobar fue destituido en 2018 por causas similares: la revista Somos Jóvenes -medio de prensa dirigido por Escobar- se había convertido en una publicación gubernamental ligeramente crítica. A Darío Alejandro Escobar se le construyó un falso cargo político y fue removido: sucesivamente ha sido relegado de cualquier puesto. En el caso de Armando Franco Senén la burocracia ha reprimido más “eficazmente”: el Buró Nacional no solo destituyó a este rebelde funcionario, sino que también eliminó el cargo de director de la revista Alma Mater. Es evidente que la burocracia cubana no quiere volver a tener la experiencia de un joven funcionario r