Ir al contenido principal

Revolución sí, zarpazo no

*Texto tomado del blog del autor con su consentimiento 


¿qué garantías puede haber de que las libertades públicas,

único objeto digno de lanzar un país a la lucha,

sean mejor respetadas mañana?

J.M.

Por Darío Alejandro Escobar



Lo increíble es que haya gente queriendo disfrazarlo, minimizarlo o justificarlo. Es un error grosero. Punto. No hubo saludo, no hubo palabra alguna, solo zas y ya. Esa fue su presentación. El Ministro de Cultura, Alpidio Alonso, que no accedió en todo un día y parte de la noche a conversar con los manifestantes el 27N, salió a agredir. Es verdad que antes, el viceministro Rojas — atinadísimo siempre — los invitó en varias ocasiones a pasar al ministerio y ellos no aceptaron. No sé si hubieran entrado alguna vez, no lo sé, es probable que no, pero salir a dar un manotazo inesperado a un joven que filmaba con un celular es una torpeza política mayúscula, además de una prepotencia. Un político de un gobierno revolucionario no puede responder a provocaciones ciudadanas con violencia, por mínima que sea. El argumento de que cualquier ser humano hubiera reaccionado así no es aceptable, porque en Cuba hay solo un Ministro de Cultura, y esa no puede ser la salida política ante criterios divergentes, incluso, cuando sean ofensivos.

Ahora hay gente que pide su dimisión. No se trata de sustituir un ministro por otro. No va de eso. Se trata de entender que el consenso político cubano se está reconfigurando. En este consenso hay de todo, liberales, anarquistas, socialdemócratas, estalinistas, anexionistas, nuevos y viejos ricos, comunistas y gente que vive al margen y solo quiere sobrevivir un día más en este archipiélago. Gente honesta, oportunista, politiquera y despistada a ambos lados del espectro social. Pero lo que no debe pasar es que se sigan reproduciendo esos gestos de intolerancia, gestos de sectarismo, gestos de represión. En ese manotazo se resumen varias de esas actitudes. La Revolución Cubana tiene que ser mejor que eso.

La política cultural ha sido, con sus muchos defectos, de las más accesibles y democráticas del continente. Hecha, como la Revolución misma, para los más débiles, para los más desfavorecidos, para los que nada o poco tienen, para todos. ¿Por qué no profundizar ese camino? ¿Por qué no se ha derogado el decreto 349? ¿Por qué han continuado las censuras a obras de jóvenes directores de cine en la Muestras del ICAIC desde hace varios años hacia acá? ¿Por qué los medios de comunicación no acaban de democratizar sus políticas informativas y de dirección? ¿Por qué no puedo fundar una revista de deportes, de excursionismo, o de videojuegos y tener mecanismos de financiamiento nacionales? ¿Por qué no se ordena mejor esta Tarea Ordenamiento si han tenido diez largos años para hacerlo? ¿Por qué no puedo crear una Asociación de Bailadores de Casino, o de Fanáticos de la Literatura Erótica y registrarla sin problemas? ¿Por qué no se han autorizado las PYMES? ¿Hasta cuándo seguirán los asesinatos de reputación y la burda manipulación mediática en Televisión Nacional que destrozan los elementos más básicos de la ética periodística? Como ya he dicho en redes sociales, la Revolución tiene el derecho y el deber de defenderse, yo soy el primero en reconocerlo, pero hay que hacerlo con creatividad, con ingenio, con política de altura, con conocimiento de comunicación estratégica y con mucho tino. No gritando, ni agrediendo, ni mintiendo. Me pregunto, junto a Silvio, dónde están los artistas e intelectuales que dirigían sus instituciones siendo ellos mismos, profesionales de altísimo nivel. ¿Dónde están?

Tenemos que encontrar una manera en que esa política cultural nos vuelva a agrupar en la diversidad de lo que somos y aprovechando lo que tenemos. Ese es el mejor legado de Fidel. Hay muchos que se van a excluir a priori, hay muchos que estarán para aprovechar cualquier desliz y gritar dictadura, así de gratis, como también habrá muchos que gritarán gusanos ante cualquier reclamo. Ese ruido es el que no deja avanzar ningún diálogo.

Yo sí creo que el proyecto político socialista puede todavía guiar a este país a un futuro mejor. Ahí está la gestión epidemiológica de la pandemia en un mundo donde, dolorosamente, los seres humanos, sobre todo los más pobres, se mueren como moscas ante el egoísmo, el miedo generalizado de los demás y la desidia de las élites nacionales. También creo que desde el exterior hay mucha gente trabajando para que regresemos al capitalismo, y hay gente aquí en Cuba a la que le pagan para desestabilizar, y creo que también hay algunos esperando cambiar de casaca a la más mínima señal de debilidad en el gobierno, pero tanto a guerras de cuarta generación como a reclamos artísticos y/o ciudadanos, no se responde con improvisaciones y pérdidas de composturas. Eso sucede porque a una buena parte de nuestros políticos — a los que se les olvida demasiadas veces que son servidores públicos — están entrenados en una cultura del ordeno y mando, en una política de campamento, y esta es una república cada vez más compleja y diversa en la que deberíamos lograr que quepamos la mayor cantidad de voces y en la que esas voces debieran decidir más democráticamente sobre sus destinos.

Ni soy ingenuo, ni soy neutral, ni soy un mercenario, ni estoy confundido. No quiero que se tambalee la Revolución, al contrario, quiero que se haga más profunda. Cuente la Revolución conmigo para defenderla desde la verdad y la justicia. Este texto es, aunque seguro algunos dirán que no, una defensa cerrada de ella.


Comentarios

  1. Aclaremos algunos puntos.
    "un joven que filmaba con un celular" , debío decir mejor: un provocador que desafiaba la autoridad y la institucionalidad como parte de una componenda para subvertir el orden politico del país.
    Usted considera "asesinatos de reputación y la burda manipulación mediática en Televisión Nacional" a denunciar la verdad con hechos. De asesinar su reputación se encargaron ellos mismos en las redes sociales antes de que el NTV los desenmascarara. En muchos casos delincuentes comunes, gente marginal, basta ver su proyección y lenguaje; para que hablar...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Usted “no es ingenuo ni es neutral. Este texto es, ..., una defensa cerrada de ella. De eso no le quepa duda a nadie.” Al parecer Ud. lo que es, es un desconocedor de que es la "revolución" en los momentos actuales. Desde 1976, con la primera Constitución, después de 17 años sin ninguna, Cuba no es un país Socialista, Cuba es un país estalinista, porque esa Constitución fue una copia de la Constitución estalinista de la Unión Soviética de 1936, no olvidar que quien dirigió al equipo que la redactó fue Blas Roca Calderío, ex-Secretario General del PSP, fundado en Cuba en 1925 bajo la orientación de Stalin, como en todos los países, pero, posiblemente Ud. no sabe que el estalinismo es un régimen totalitario, y precisamente de eso se trata, los jóvenes artistas luchan por su libertad de creación, su libertad de expresión, que en este tipo de tiranías están totalmente prohibidas. Hace Ud. algunas críticas y reclama algunos derechos, pierde Ud. su tiempo, no le harán ningún caso, porque ninguno de los pocos que controlan el poder se enterará de lo que Ud., y yo, si me publican este comentario, opinamos. Lamentablemente este régimen no tiene otra alternativa que el fracaso rotundo, porque no tiene la posibilidad de auto renovarse porque carece de autocrítica y porque el poder está limitado a muy pocas manos, muchas veces a solo dos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Reclamo por la libertad de los detenidos en Cuba

En la manifestaciones de esta tarde en La Habana fue detenido Frank García Hernández, entre otros miembros de la izquierda cubana. Nota : no todos los miembros del colectivo editorial de Comunistas Blog suscriben esta comunicación. En la tarde de hoy el pueblo cubano salió a las calles. Un pueblo que no estaba convocado por ninguna organización que no fuera la aguda crisis económica que enfrenta Cuba y la discapacidad del gobierno para manejar la situación. Cuba salió a las calles con la consigna equivocada "Patria y vida", pero salió a las calles más allá de una consigna, salió para exigir al gobierno un socialismo verdadero. Los que estaban en las calles no eran artistas e intelectuales solamente, esta vez era el pueblo en su más amplia heterogeneidad. Esta nota de Comunistas blog no busca analizar la situación de Cuba. Busca denunciar la detención con violencia de los manifestantes, denunciar que esta vez la fuerzas represivas del Estado se pusieron en el lugar contrario,

Acerca de las protestas en Cuba del 11 de julio

Memoria - Rene Magritte (1948) A seis días de los acontecimientos y tras un profundo análisis, Comunistas da a conocer su posición oficial acerca de las protestas que tuvieron lugar en Cuba el pasado domingo, 11 de julio.  De manera casi simultánea y con mayor o menor intensidad, el domingo 11 de julio Cuba vivió una serie de estallidos sociales que abarcaron al menos a 6 de las 14 provincias que conforman el país. En los 62 años transcurridos desde el triunfo de la Revolución dirigida por el comandante Fidel Castro, Cuba no había enfrentado una situación como ésta.  A pesar de que inicialmente, las primeras protestas comenzaron de manera pacífica, casi la totalidad de las manifestaciones terminaron marcadas por la violencia, la cual fue ejercida por ambos bandos. Esta serie de simultáneas manifestaciones antigubernamentales son un hecho nunca antes visto en Cuba socialista. He aquí un factor necesario a tener en cuenta para poder comprender los hechos.  Cabe recordar que en Cuba, las

Mensaje de Comunistas por año nuevo a la clase trabajadora cubana y mundial

  La crisis vivida en Cuba durante el recién concluido 2020 solo es el prólogo a una situación única en nuestro país. El giro económico calculado hasta el detalle por nuestros dirigentes –pero con no pocas consecuencias que escaparán a toda predicción- provocará un escenario en el cual la clase trabajadora cubana será la primera y gran afectada. Los primeros meses de 2021 tendrán un carácter decisivo para el futuro inmediato y mediato de Cuba. Las reacciones de la sociedad ante una realidad por completo diferente es algo a lo cual, quien se asuma comunista, debe estar atento.  Recordémoslo otra vez: este año asistiremos a la aplicación de un plan económico nunca visto en el periodo que transcurre desde 1959 hasta la actualidad. Este programa de Gobierno -el cual inició el 1ro. de enero, justo cuando se conmemoraba el 62 aniversario del triunfo de la Revolución- se apoya en cuatro factores fundamentales: 1. Recortes drásticos de subvenciones 2. Alza de precios 3. Devaluación de la mone