Ir al contenido principal

Amor, igualdad LGTBIQ y socialismo. Una breve historia de la sangrienta lucha por el amor

Este 14 de febrero, Día del Amor, es una buena excusa para hablar del Código de las Familias y las luchas por la liberación LGTBIQ

por Yosvani Malagón Crespo, joven trabajador del turismo


Tenemos la suerte de vivir en Cuba, donde el 14 de febrero, Día del Amor y la Amistad, se celebra con gran pasión. Qué apropiado es hablar del amor y de la familia original durante los grandes debates sobre la propuesta de Código de la Familia. Una mayoría decisiva apoya el matrimonio igualitario y una mayor protección para las mujeres y los niños. La mayoría lo hace por amor y esperanza de un futuro mejor para sus hijos, amigos y vecinos.

El Código de la Familia es una victoria histórica para el amor. Al fin y al cabo, si consideramos la esencia del movimiento LGBTIQ, en última instancia se trata de la libertad de amar. El amor sin límites impuestos por el Estado o la religión.

Sin embargo, algunos cubanos tienen dudas sobre el matrimonio igualitario o la integridad de la “familia original”, definida erróneamente como padre-esposa-más-dos-hijos. Así que retrocedamos en el tiempo para analizar ambos temas. Son temas integralmente conectados.

 

El amor y la cooperación nos definen como humanos

El amor, separado del sexo por placer o reproducción, es profundamente innato en la biología humana. En 1876, Friedrich Engels, en su obra fundamental “El papel desempeñado por el trabajo en la transición del mono al hombre”, dijo que la mente y el cuerpo humanos evolucionaron explícitamente gracias al trabajo cooperativo. Sin el trabajo social colectivo, no existiríamos como especie única.

La ciencia biológica moderna y sus múltiples disciplinas de investigación amplían la teoría de Engels, revelando que el amor es una emoción primaria universal tan esencial como el miedo y la ira. Además, proponen que el amor en los humanos evolucionó como un pegamento alegre y estático para mejorar la cooperación y, por tanto, nuestra supervivencia común.

 

La familia original: el comunalismo matriarcal abrazaba y prosperaba la inclusión

Antes de la llegada del patriarcado, que convirtió a las mujeres, los niños y los esclavos en propiedad privada del padre, las familias se organizaban sobre la base de la igualdad entre mujeres y hombres. Las mujeres gozaban de un estatus elevado debido a su contribución al trabajo, a la innovación, al gobierno y a la procreación. Dentro de estas comunidades, las familias se extendían y el linaje se definía por líneas femeninas. El modelo matriarcal apareció independientemente en todos los continentes y fue la raíz de la civilización posterior.

Sin excepción, las lesbianas, los gays, los intersexuales y los transexuales de la familia eran iguales, a menudo estimados, y se les otorgaba un papel de honor en la cultura, la espiritualidad, la curación y como defensores de la tribu. Cada vida era apreciada, y cada individuo era valorado y respetado por su papel productivo en el clan. La larga evolución de nuestro milenio hacia la sapiencia no se caracterizó por los brutos hombres de las cavernas que blandían garrotes, sino por la colaboración en el trabajo y la organización guiada por las mujeres. Más que la supervivencia del más fuerte, nuestra razón de ser es la adaptación evolutiva de la cooperación.

 

La primera y más larga guerra mundial fue contra las mujeres

Los clanes matrilineales dejaron de ser sociedades de cazadores y recolectores cuando las mujeres descubrieron la agricultura, lo que llevó a la cría de animales. La agricultura permitió que se acumulara la riqueza colectiva, proporcionando un excedente que condujo a avances en la cultura y las técnicas productivas. Debido a su experiencia como cazadores, los hombres cuidaban del ganado recién domesticado, las cabras y otros animales escuchados. Esta división del trabajo en función del género permitió a los hombres controlar los rebaños. Los padres transmitían los rebaños a sus hijos.

Con el tiempo, se desarrolló el comercio de animales entre las tribus y el trueque como medio de intercambio. El exceso de riqueza generado por el trueque fue inicialmente del dominio y más tarde se convirtió en un derecho exclusivo de los hombres. Para que la riqueza pudiera transmitirse con seguridad de padres a hijos, fue necesario acabar con las tradiciones matrilineales.

 

La Familia Original fue aplastada y sustituida por microunidades económicas autoritarias

La guerra contra el matriarcado se desarrolló durante siglos de forma desigual antes de que el control patriarcal se impusiera. Grecia y Roma son dos ejemplos bien conocidos del ascenso del patriarcado, cuyas costumbres culturales y jurídicas nos afectan hoy en día. En Orígenes de la familia, la propiedad privada y el Estado, Friedrich Engels explica: “La palabra romana famulus significa esclavo doméstico, y familia es el número total de esclavos que pertenecen a un hombre... El término fue inventado por los romanos para denotar un nuevo organismo social cuyo jefe gobernaba sobre la esposa y los hijos y un número de esclavos, y estaba investido bajo el poder paternal romano con derechos de vida y muerte sobre todos ellos.”

Karl Marx añade: “La familia moderna contiene en germen no sólo la esclavitud (servitus), sino también la servidumbre, ya que desde el principio está relacionada con los servicios agrícolas. Contiene en miniatura todas las contradicciones que más tarde se extienden a toda la sociedad y a su Estado.”

 

Los monoteístas intensifican la guerra contra las mujeres y las personas LGBTIQ

Los primeros cristianos, que se desarrollaron en el seno del Imperio Romano, rechazaron las prácticas politeístas de su opresor, pero siguieron abrazando la subyugación y la esclavitud de las mujeres y añadieron a su nueva doctrina la heterosexualidad forzada y los rígidos roles de género.

Sólo 14 años antes de que Cristóbal Colón cruzara el Atlántico, España puso en marcha la Inquisición (1478-1834). Musulmanes, moros y judíos (desviados religiosos) tenían la opción de convertirse al cristianismo, el exilio o la ejecución. Las mujeres que se mostraban independientes, los homosexuales y las personas que no se ajustaban a las rígidas definiciones de género (herejes) eran quemados en la hoguera, destripados o desmembrados, o las tres cosas a la vez. La Inquisición española registró unas 32.000 víctimas. Además, sus leyes y prácticas se extendieron a sus colonias, entre ellas Cuba.

Los conquistadores actuaron como proveedores de la Inquisición en las Américas españolas. Su trato despiadado y la matanza al por mayor de los pueblos indígenas, además de la lujuria por el oro, se atribuyen a menudo a su “conmoción, horror y repulsión” por las prácticas indígenas del mismo sexo, el travestismo y los rituales y celebraciones públicas de todas las formas de sexualidad y sexo. La campaña colonial española para robar, esclavizar y aniquilar a los pueblos nativos no conformistas bajo la bandera del cristianismo se considera el primer acto de genocidio a gran escala de la era moderna. Sus víctimas fueron ocho millones.

 

Socialistas y comunistas: primeros defensores de las personas LGBTIQ

A finales del siglo XIX y principios del XX, los escritores, a menudo socialistas, homosexuales y feministas, comenzaron a argumentar en defensa del amor entre personas del mismo sexo y en contra de su criminalización. Autores conocidos cuyas obras siguen siendo vitales son Oscar Wilde, Edward Carpenter, Havelock Ellis, Magnus Hirschfeld, Radclyffe Hall, Vita Sackville-West y Emma Goldman. Estos y muchos más defensores ilustrados, junto con las obras feministas de Engels y Marx, tuvieron un impacto significativo en los partidos socialdemócratas y marxistas.

Sam Deaderick y Tamara Turner, en su libro Gay Resistance: The Hidden History, resumen los altibajos del experimento soviético:

“En Rusia, la revolución bolchevique de 1917 [liderada por Lenin y Trotsky] arrasó con normas de conducta sexual centenarias.

“Sólo dos meses después de la Revolución de Octubre, los bolcheviques anularon todas las leyes que regulaban la conducta sexual, excepto cuando estaba involucrada la fuerza.

“Estas reformas a favor de los homosexuales formaban parte de una amplia reforma legal para mejorar la situación de la mujer. Se legalizó el aborto y se facilitó su acceso; se liberalizaron las leyes de divorcio y matrimonio; y se eliminó de la ley el concepto de ilegitimidad.

“Durante varios años después de la revolución, los delegados de la URSS desempeñaron un papel destacado en el Congreso Mundial de la Reforma Sexual, una organización internacional que trabaja por la libertad sexual y está comprometida con los derechos de los homosexuales.

“Pero el movimiento por la igualdad de las mujeres y los homosexuales en la URSS se detuvo durante el ascenso del estalinismo, cuando, debido a la crisis económica y social, se inventó la doctrina espuria de la “familia revolucionaria”. La devastación de la agricultura, la industria y el transporte por la Primera Guerra Mundial, seguida de la guerra civil, creó una escasez y un caos generalizados. Los demagogos estalinistas redescubrieron la “pureza moral” de la heterosexualidad, el sexo sólo para la reproducción y los deberes impuestos por el Estado de ama de casa y maternidad para justificar la falta de servicios sociales necesarios para la verdadera igualdad. Esto hizo que las mujeres tuvieran que realizar dos trabajos: uno en la fuerza de trabajo y el otro, no remunerado, en el hogar. Se aprobaron leyes estrictas contra el aborto, la homosexualidad se convirtió en un delito castigado con hasta ocho años de prisión, y miles de homosexuales fueron arrestados.

 

Revolución cubana: La herencia ideológica mixta retrasa la justicia social para las personas LGBTIQ

La victoria de los guerrilleros y los revolucionarios urbanos en 1959 provocó ondas de choque en todo el planeta. La revolución cubana fue una inyección de adrenalina para millones y millones de trabajadores de todos los continentes, inspirando esperanza y optimismo tras décadas de degeneración en la Unión Soviética. En sus primeros actos de rebeldía contra la injusticia social, el joven y audaz gobierno proclamó la absoluta igualdad legal y social de las mujeres y los negros. Los líderes revolucionarios de la isla afirmaron sus aspiraciones políticas nacionalizando los recursos, la tierra, los servicios y la industria, sentando las bases del socialismo.

Sin embargo, a diferencia de los primeros bolcheviques, los revolucionarios cubanos se habían empapado de décadas de revisionismo estalinista y de siglos de adoctrinamiento católico, generando una hipermasculinidad que aborrecía cualquier variación en los roles de género. Consideraban que las personas LGBTIQ eran tanto una aberración del capitalismo como semillas de impureza. Al mismo tiempo, se hicieron eco del argumento estadounidense y británico de que las personas LGBTIQ eran especialmente débiles de mente y susceptibles a todas las formas de influencia extranjera y, por tanto, potenciales traidores de la revolución.

Todos conocemos demasiado bien las equivocadas acciones gubernamentales que provocaron un enorme y duradero sufrimiento. Se perdió una prodigiosa fuerza creativa y motriz para ayudar a impulsar rápidamente la revolución, ya que las lesbianas y los gays abandonaron el país o se escondieron en lo más profundo del armario, reprimiendo su justo deseo de igualdad y dignidad.

 

El irreprimible impulso humano de amor e igualdad florece en Cuba.

Los acontecimientos mundiales y la presión internacional, combinados con una nueva generación de intelectuales, feministas y radicales cubanos, presionaron finalmente al PCC para que despenalizara la homosexualidad en 1979. Una década después, se fundó el CENESEX. Estas aperturas permitieron un diálogo más amplio sobre la sexualidad en general. Aunque el ansiado deseo de que los LGBTIQ se reúnan y se organicen de forma independiente sigue siendo difícil de alcanzar, no obstante, lo hicimos y seguimos haciéndolo.

La apasionada escritura, la dinámica educación y la vigorosa defensa llevada a cabo por personas LGBTIQ, feministas y activistas de la izquierda crítica fueron el impulso para el Código de Familia. Refleja el extraordinario amor y compasión de la mayoría de los padres cubanos que abrazan incondicionalmente a sus hijos LGBTIQ y se alían con ellos en la marcha por la igualdad.

Ampliar la definición de familia, ofrecer alternativas legales y reconocidas al nanomodelo inspirado por los capitalistas, permitir el matrimonio igualitario y prohibir los delitos contra los niños que son ilegales para los adultos, es revolucionario.

Sin embargo, el Código de Familia tiene graves fallos que pueden remediarse si se ejerce presión ciudadana de aquí a mayo. Por ejemplo, es obligatorio proteger y reconocer a los niños intersexuales y a las personas trans. Seamos rigurosos a la hora de ampliar el código y promover el voto afirmativo.

Adelante con el amor y el socialismo. #YoVotoSí

 

__________





Entradas populares de este blog

Trotski y la crisis política cubana

Además del triunfo de la Revolución bolchevique, este 7 de noviembre se conmemoró el natalicio de León Trotski. Sus análisis sobre la degeneración de la burocracia soviética son un instrumento imprescindible para entender la crisis política que vive Cuba. Por Frank García Hernández. A Alejandro Esteve, Alexander Hall y Dalton Liebknecht. Similar a la burocracia soviética, el Gobierno cubano se ha ido alejando de la realidad que vive la clase trabajadora. El ejemplo más rotundo de esto lo constituye el hecho mismo de que acontecieran las protestas del 11 de julio. A ello, se le suma, como otra muestra de desconexión, la manera en que desde el discurso oficial han sido manejadas las protestas, criminalizándolas y reduciéndolas a supuestamente haber sido funcionales a la contrarrevolución.    Tras las manifestaciones del 11 de julio, el Gobierno cubano no se percató de la urgente necesidad de crear nuevos mecanismos de participación ciudadana. La forma que entendió el Gobierno para acerca

La izquierda no oficial cubana ante el 20 de noviembre: opciones y dilemas

  ¿Debe marchar la izquierda no oficial cubana el 20 de noviembre? ¿Debiera manifestarse, pero no el 20 de noviembre? Si lo hiciera ¿Qué demandas debiera llevar? por Frank García Hernández   El llamamiento a la manifestación del 20 de noviembre, convocada por el colectivo Archipiélago, provocó que la izquierda no oficial cubana tenga la urgente disyuntiva de si participar o no en esta marcha. Lo cierto es que, en la convocatoria de Archipiélago no se hacen explícitas las  necesidades  inmediatas  de las amplias mayorías que conforman la clase trabajadora cubana. Las masas que salieron a protestar el pasado 11 de julio fueron impulsadas básicamente por la grave carencia de los alimentos, los medicamentos y en contra de la desproporcionada cantidad de tiendas en moneda libremente convertibles; lo cual impacta de manera negativa en el acceso inmediato de las mayorías a productos básicos. No pocas familias cubanas se ven en la disyuntiva de almorzar o cenar; muchas veces, esta sola c

Reclamo por la libertad de los detenidos en Cuba

En la manifestaciones de esta tarde en La Habana fue detenido Frank García Hernández, entre otros miembros de la izquierda cubana. Nota : no todos los miembros del colectivo editorial de Comunistas Blog suscriben esta comunicación. En la tarde de hoy el pueblo cubano salió a las calles. Un pueblo que no estaba convocado por ninguna organización que no fuera la aguda crisis económica que enfrenta Cuba y la discapacidad del gobierno para manejar la situación. Cuba salió a las calles con la consigna equivocada "Patria y vida", pero salió a las calles más allá de una consigna, salió para exigir al gobierno un socialismo verdadero. Los que estaban en las calles no eran artistas e intelectuales solamente, esta vez era el pueblo en su más amplia heterogeneidad. Esta nota de Comunistas blog no busca analizar la situación de Cuba. Busca denunciar la detención con violencia de los manifestantes, denunciar que esta vez la fuerzas represivas del Estado se pusieron en el lugar contrario,