Ir al contenido principal

¿Por qué no apoyo a Rusia, ni defiendo a Ucrania?

 "Los obreros no tienen patria”

Karl Marx, El Manifiesto Comunista

Defender a Ucrania hoy es defender al Estado capitalista ucraniano. Defender a Rusia hoy es defender al imperialismo ruso. El único motivo por el cual la clase trabajadora ucraniana y rusa debe tomar las armas es para derrocar al Estado capitalista y reiniciar la Revolución socialista. Pero además ¿Cómo apoyar a la Ucrania que lucha con las armas y el sostén expreso de la OTAN? ¿Qué ganará la clase trabajadora ucraniana si derrota la invasión rusa? Nada. Habrán muerto miles de trabajadoras y trabajadores ucranianos para que cuando expulsen al ejército ruso, vivan bajo un Gobierno ultraderechista y la bota militarista de la OTAN: o sea, vivir bajo el imperialismo de la Unión Europea y Estados Unidos. Habrá sido luchar contra un imperialismo -el ruso- para caer en otro imperialismo: el clásico imperialismo yanki y ser casi una neocolonia de la Unión Europea. No es repetir como un rezo a Rosa Luxemburgo, Liebknecht, Trotski y Lenin: es ver los hechos en sí. 

Por otra parte, es triste que haya quienes se dejen confundir con la burda manipulación de los símbolos soviéticos realizada por Putin. La bandera roja de la hoz y el martillo está siendo presentada por el ejército ruso como un símbolo chovinista. La bandera roja de la hoz y el martillo es la enarbolada por los bolcheviques y no el trapo manipulado por el gobierno de los oligarcas rusos. No se debe olvidar que el ejército ruso ayudó a reprimir las protestas populares kazajas del pasado mes de enero. Para decepción de algunos ingenuos, Putin no pretende reconstruir la Unión Soviética y sí restaurar un moderno imperio ruso. Hoy Putin se comporta como el “Emperador y Autócrata de Todas las Rusias, Zar del Quersoneso Táurico, Príncipe de Georgia y así sucesivamente”.

¿Quién sabe qué puede suceder? Si la guerra se estanca ¿Será como sucedió en la Primera Guerra Mundial, que los soldados confraternicen y se lancen a realizar una segunda Revolución socialista en Ucrania y Rusia? De momento, es una situación idílica, pero que las organizaciones revolucionarias existentes en Ucrania y  Rusia aún no puedan dirigir una Revolución socialista en dichos países, no significa que desesperadamente debemos apoyar a uno de los dos ejércitos en conflicto. Seamos bolcheviques y no socialpatriotas.

Si Putin dos días antes de lanzar la invasión contra Ucrania descalificó públicamente a Lenin, mientras que los órganos represores rusos perseguían a militantes comunistas; el gobierno ultraderechista ucraniano llegado al poder en 2014 prohibió el Partido Comunista y a todo símbolo marxista. De esta manera, fue a parar a Manchester una desmontada estatua de Engels, manchada con los mismos colores nacionales ucranianos que hoy enarbolan algunas izquierdas. Si se apoya hoy a Ucrania será ser cómplices de un Gobierno que una vez derrotado el ejército neozarista de Putin, perseguirá a los comunistas ucranianos acusándolos de prorrusos. Si se apoya hoy a Rusia será ser cómplices de un Gobierno que una vez terminada la guerra, perseguirá a quienes no hayan apoyado la invasión y entre los perseguidos habrán organizaciones socialistas. 

Hoy más que nunca el deber de cada marxista es practicar el internacionalismo; oponernos a la guerra y no apoyar ninguna de las partes como hicieron Rosa Luxemburgo, Liebknecht, Trotski y Lenin. El único bando de las organizaciones revolucionarias es la clase trabajadora. La única guerra de la clase trabajadora es la guerra revolucionaria. Es obvio que la guerra ruso-ucraniana no es una guerra revolucionaria. Hoy, en Ucrania, más que nunca, el deber de cada organización revolucionaria es la construcción de soviets de obreros, campesinos y soldados.

Por Frank García Hernández 


Entradas populares de este blog

Trotski y la crisis política cubana

Además del triunfo de la Revolución bolchevique, este 7 de noviembre se conmemoró el natalicio de León Trotski. Sus análisis sobre la degeneración de la burocracia soviética son un instrumento imprescindible para entender la crisis política que vive Cuba. Por Frank García Hernández. A Alejandro Esteve, Alexander Hall y Dalton Liebknecht. Similar a la burocracia soviética, el Gobierno cubano se ha ido alejando de la realidad que vive la clase trabajadora. El ejemplo más rotundo de esto lo constituye el hecho mismo de que acontecieran las protestas del 11 de julio. A ello, se le suma, como otra muestra de desconexión, la manera en que desde el discurso oficial han sido manejadas las protestas, criminalizándolas y reduciéndolas a supuestamente haber sido funcionales a la contrarrevolución.    Tras las manifestaciones del 11 de julio, el Gobierno cubano no se percató de la urgente necesidad de crear nuevos mecanismos de participación ciudadana. La forma que entendió el Gobierno para acerca

La izquierda no oficial cubana ante el 20 de noviembre: opciones y dilemas

  ¿Debe marchar la izquierda no oficial cubana el 20 de noviembre? ¿Debiera manifestarse, pero no el 20 de noviembre? Si lo hiciera ¿Qué demandas debiera llevar? por Frank García Hernández   El llamamiento a la manifestación del 20 de noviembre, convocada por el colectivo Archipiélago, provocó que la izquierda no oficial cubana tenga la urgente disyuntiva de si participar o no en esta marcha. Lo cierto es que, en la convocatoria de Archipiélago no se hacen explícitas las  necesidades  inmediatas  de las amplias mayorías que conforman la clase trabajadora cubana. Las masas que salieron a protestar el pasado 11 de julio fueron impulsadas básicamente por la grave carencia de los alimentos, los medicamentos y en contra de la desproporcionada cantidad de tiendas en moneda libremente convertibles; lo cual impacta de manera negativa en el acceso inmediato de las mayorías a productos básicos. No pocas familias cubanas se ven en la disyuntiva de almorzar o cenar; muchas veces, esta sola c

Reclamo por la libertad de los detenidos en Cuba

En la manifestaciones de esta tarde en La Habana fue detenido Frank García Hernández, entre otros miembros de la izquierda cubana. Nota : no todos los miembros del colectivo editorial de Comunistas Blog suscriben esta comunicación. En la tarde de hoy el pueblo cubano salió a las calles. Un pueblo que no estaba convocado por ninguna organización que no fuera la aguda crisis económica que enfrenta Cuba y la discapacidad del gobierno para manejar la situación. Cuba salió a las calles con la consigna equivocada "Patria y vida", pero salió a las calles más allá de una consigna, salió para exigir al gobierno un socialismo verdadero. Los que estaban en las calles no eran artistas e intelectuales solamente, esta vez era el pueblo en su más amplia heterogeneidad. Esta nota de Comunistas blog no busca analizar la situación de Cuba. Busca denunciar la detención con violencia de los manifestantes, denunciar que esta vez la fuerzas represivas del Estado se pusieron en el lugar contrario,