Ir al contenido principal

Paula no ha muerto

 


Por: Lisbeth Moya González 

Ha muerto de Covid-19 mi amiga Paula Monteverde, compañera en la lucha y en el corazón. Murió porque no había más oxígeno para ella en Toro Valle, el pueblito rural de la zona colombiana del Cauca - de gran presencia cocalera y consecuentemente violenta- a la que dedicó toda su vida. Se contagió en una manifestación a cara descubierta por los derechos humanos, la paz en Colombia y por una sanción fuerte contra Uribe.
En mi última conversación con Paula, le pedí que no fuera a la manifestación, que se quedara en casa. Su respuesta fue:
"Cómo no voy a hacer nada. En Cuba es fácil no hacer nada. Que hay que cuidarse, es claro. Pero cómplice de asesinos, jamás". Una hora después volvió a escribirme:
"Daniel está preocupado por si te respondí mal. Pero como a veces no sé hablar, te lo diré como nos lo dijo el sacerdote en la misa por Elisa: "Elisa vive en dos padres que están comprometidos por la paz. Solo morirá si nos convencen de que debemos quedarnos callados o que hay que responder la violencia con más violencia". Espero me entiendas. Te quiero, pero tengo a mucha gente a quien querer también".



Paula y Daniel son los padres de Elisita, una niña de siete años que fue asesinada por el grupo paramilitar "Águilas Negras". Era el segundo atentado contra la madre, por ser una lideresa campesina, militante de la organización "Católicas por el derecho a decidir" que lucha por reivindicaciones de la mujer como optar por el aborto, y apuesta por un socialismo humano.
El primer atentado contra Paula la llevó a Chile a estudiar Educación Intercultural. Allí conoció a su pareja y tuvo a su Elisita: una hija de todo el Pacífico Sur, como diría su padre. Cuando la pequeña cumplió cuatro años regresaron a Colombia con la esperanza de que los "Diálogos de Paz"  hicieran la diferencia . Fue por un par de meses, pero se quedaron, porque a Paula le habían dado trabajo en la "Coordinadora Campesina del Valle del Cauca" y su militancia no le permitió rechazarlo.
Tras los "Acuerdos de Paz" siguieron matando a todos a su alrededor y en algún momento, una de esas balas le mató a la niña de siete años en los brazos. 




Paula Monteverde no se rindió. Creó junto a Daniel la campaña "Colombia vive" y dedicó todo su tiempo a luchar por la paz en su país. Ambos decidieron no presentarse al juicio contra los asesinos, "porque el asesino es Uribe" y no pidieron reparación económica: "porque Elisita no tiene precio".
Paula era de esas mujeres grandes que una admira y nunca se imagina llegar a conocer, de esas lideresas que estremecen en los libros y en las noticias. Paula es la revolucionaria que una quisiera tener el valor de sacar. De frente a los tiros y a los bombazos. Paula muerta y una en su casa delante de la computadora. Hay que luchar. Paula no puede morir, porque se muere Colombia.

Carta de Paula Monteverde al Encuentro Nacional de Mujeres de Argentina







Comentarios

Entradas populares de este blog

Reclamo por la libertad de los detenidos en Cuba

En la manifestaciones de esta tarde en La Habana fue detenido Frank García Hernández, entre otros miembros de la izquierda cubana. Nota : no todos los miembros del colectivo editorial de Comunistas Blog suscriben esta comunicación. En la tarde de hoy el pueblo cubano salió a las calles. Un pueblo que no estaba convocado por ninguna organización que no fuera la aguda crisis económica que enfrenta Cuba y la discapacidad del gobierno para manejar la situación. Cuba salió a las calles con la consigna equivocada "Patria y vida", pero salió a las calles más allá de una consigna, salió para exigir al gobierno un socialismo verdadero. Los que estaban en las calles no eran artistas e intelectuales solamente, esta vez era el pueblo en su más amplia heterogeneidad. Esta nota de Comunistas blog no busca analizar la situación de Cuba. Busca denunciar la detención con violencia de los manifestantes, denunciar que esta vez la fuerzas represivas del Estado se pusieron en el lugar contrario,

Acerca de las protestas en Cuba del 11 de julio

Memoria - Rene Magritte (1948) A seis días de los acontecimientos y tras un profundo análisis, Comunistas da a conocer su posición oficial acerca de las protestas que tuvieron lugar en Cuba el pasado domingo, 11 de julio.  De manera casi simultánea y con mayor o menor intensidad, el domingo 11 de julio Cuba vivió una serie de estallidos sociales que abarcaron al menos a 6 de las 14 provincias que conforman el país. En los 62 años transcurridos desde el triunfo de la Revolución dirigida por el comandante Fidel Castro, Cuba no había enfrentado una situación como ésta.  A pesar de que inicialmente, las primeras protestas comenzaron de manera pacífica, casi la totalidad de las manifestaciones terminaron marcadas por la violencia, la cual fue ejercida por ambos bandos. Esta serie de simultáneas manifestaciones antigubernamentales son un hecho nunca antes visto en Cuba socialista. He aquí un factor necesario a tener en cuenta para poder comprender los hechos.  Cabe recordar que en Cuba, las

DECLARACIÓN SOBRE ALGO MÁS QUE LOS SUCESOS DE SAN ISIDRO

  DECLARACIÓN SOBRE ALGO MÁS QUE LOS SUCESOS DE SAN ISIDRO Cuba vive hoy un escenario político completamente novedoso. Por primera vez, sectores de la sociedad civil, principalmente vinculados a la cultura, e importantes figuras de las artes y la intelectualidad cubana –los cuales nunca han guardado vínculo alguno con la llamada disidencia-, defendieron públicamente los derechos civiles de un grupo opositor. Una organización que, por demás, pide la caída del Gobierno “dictatorial” y, uno de sus principales líderes apoya abiertamente a Trump. La lógica reduccionista traduciría que, si los mencionados sectores de la sociedad civil, la intelectualidad y las artes están bregando por la liberación de importantes voceros de esa agrupación, autodenominada Movimiento San Isidro, entonces ellas y ellos también quieren derribar al “régimen”. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja que ese pensamiento unidimensional.      Los hechos han sucedido atropelladamente. El silencio que gua