Ir al contenido principal

Stalin, Cuba y la libertad

 

Frank García Hernández

Hace solo dos días Iósif Visariónovich Dhuzgashvili, más conocido como Stalin, cumplió 148 años de nacido. En Cuba, la fecha fue completamente ignorada por los medios oficiales, pero, desgraciadamente, no pocos creen que nuestra prensa es esencialmente estalinista.

Sin embargo, mientras conversaba con Tariq Alí en su casa de Londres, este me decía que a su consideración en Cuba nunca hubo estalinismo, sino brezhnevismo. Algo similar escribiera el intelectual cubano, Desiderio Navarro en el prólogo al libro Políticas Culturales de la Revolución. Debate y reflexión.

Llegado a este punto, toca preguntarse cuál sería la diferencia entre estalinismo y brezhnevismo. En 1964, el entonces primer ministro soviético Leonid Ilich Brezhnev subió al poder tras organizar un golpe palaciego contra su mentor Nikita Jrushov. El depuesto líder soviético, tras el XX Congreso del Partido Comunista de la UniónSoviética celebrado en 1956 había iniciado la conocida “desestalinización” del país y el llamado “deshielo” de las políticas culturales.

Aunque Jrushov carga con la responsabilidad de la invasión a Hungría en 1956 y el bloqueo a Berlín occidental en 1959, lo cierto es que bajo su mandato los escritores y artistas soviéticos tuvieron una libertad de creación jamás imaginada bajo Stalin. Con el ascenso de Brezhnev, la censura totalitaria regresó, la crítica a los tiempos de Stalin desapareció y el rupturista XX Congreso del PCUS fue silenciado por completo.

La política conservadora del Kremlin se impuso incluso a sus aliados. En 1965, Brezhnev congeló las relaciones con Cuba. Castigaba así a un Fidel Castro que impulsaba la Revolución en América Latina, Asia y África. La línea de lucha armada promovida por La Habana chocaba contra la política de coexistencia pacífica de la Unión Soviética con Estados Unidos. Al mismo tiempo, los Partidos Comunistas latinoamericanos controlados por Moscú veían cómo sus juventudes salían de sus filas para integrarse a nuevas organizaciones marxistas orientadas hacia la vía cubana.

La existencia de otro Partido Comunista en el poder, sobre el cual Moscú no tuviera control, era algo que no se podía permitir la Unión Soviética, quien ya había perdido a China, Yugoslavia y Albania, a la vez que, contradictoriamente, Nicolae Ceacescu se alejaba cada vez más de su órbita. La nueva política de la Unión Soviética hacia La Habana fue reducir al máximo el envío de petróleo y el apoyo económico. Cuba vivió prácticamente un doble bloqueo, a la vez que la tan esperada revolución latinoamericana no triunfó. En 1970 la crisis se hizo casi insostenible y La Habana terminó capitulando ante Moscú. Las políticas culturales de Leonid Brezhnev llegaron a Cuba.

Sin embargo, a pesar de que el mandato de Brezhnev ha sido caracterizado por el inmovilismo, este no gobernó con el terror político de Stalin, ni realizó las grandes purgas dentro del PCUS, ni desterró por completo a pueblos dentro de la Unión Soviética, como tampoco desató una paranoide persecución masiva. A su vez, aunque el culto a la personalidad regresó, no llegó a alcanzar los niveles desproporcionados del caudillo georgiano.

De tal forma, la política que se expandió entre los Partidos Comunistas y los Gobiernos que pretendían construir el socialismo fue no mencionar, ni criticar, ni validar a Stalin, pero sí a sus políticas de coerción y por tanto, el control absoluto del Estado burocrático sobre los medios de comunicación.

El brezhnevismo perfeccionó el poder de la burocracia, a la vez que expandió y legitimó aún más la idea de que la censura es inherente a la construcción del socialismo. Millones de personas confirmaban su idea de que el comunismo se construye a partir de la represión de los derechos civiles.  

Pensar que la censura -y por tanto, limitar la libertad expresión-, es imprescindible en la construcción del socialismo es algo asumido todavía, tanto por miles de militantes comunistas, como por millones de trabajadoras y trabajadores que rechazan por completo la ideología comunista.   

Negar que esos miles de militantes comunistas quienes aún validan el pensamiento brezhneviano son comunistas, es un gravísimo error el cual solo conduce a la división de la clase trabajadora. Al mismo tiempo, negar ante las mayorías que Stalin fue comunista es ayudar a que, quienes no creen en el marxismo, sigan desconfiando de nuestra ideología.

Esas millones de personas que identifican a Marx y a Lenin con Stalin lo hacen porque durante décadas el estalinismo ha vindicado con fuerza a Marx y a Lenin. A causa del discurso liberal chino y la ausencia de referentes marxistas en sus productos comunicativos, hoy es mucho más fácil demostrar que el Partido Comunista de China abandonó la construcción del socialismo, que desmontar la idea del Stalin comunista. Paradójicamente, tanto la propaganda soviética como la anticomunista han ayudado a consolidar la visión de la historia, donde Stalin es el perfecto heredero de Lenin.

Precisamente por ello, para desmontar la idea de que la censura es inherente al socialismo, la labor ideológica de los marxistas revolucionarios es demostrar, en los hechos, que el estalinismo es una grotesca deformación del marxismo, tanto que, se hace irreconocible. He ahí uno de los más grandes crímenes de Stalin: haber cometido sus crímenes en nombre del comunismo.

El hecho de que el comunismo sea una sociedad sin Estado, ni mercado, ni clases sociales, solo se puede entender como una sociedad donde el individuo será plenamente libre. Es imposible ganarse a la clase trabajadora cuando se le promete una futura sociedad plenamente libre, mientras que en su construcción se impone la censura y se coarta la libertad de expresión.

Hoy, nuestro Gobierno -en vez de censurar a quienes denuncian la censura-, se libraría de casi la mitad de sus problemas si eliminara la censura. Los grupos contrarrevolucionarios perderían la casi totalidad de su discurso y se verían reducidos casi a la nada. Por si fuera poco, el Estado recibiría el completo apoyo de los artistas e intelectuales inconformes.

Es lógico que en el periódico del Partido Comunista se publique lo que el Partido quiere que se escriba. Cada medio responde a una línea editorial y en este caso, aún más cuando responde al partido gobernante. Sin embargo, lo que no es lógico es que se censure a otros medios los cuales, lo único que le deben al Estado, es la obediencia a la ley.

Los artículos no firmados por el Comité Editorial, expresan únicamente la opinión de la autora, le autore o el autor.


Entradas populares de este blog

Entrevista de Myriam Bregman: exclusiva para Comunistas

  “Protestar ante el deterioro de las condiciones de vida no es ser contrarrevolucionario sino ejercer un derecho elemental ante las consecuencias del despotismo burocrático”, nos dice Myriam Bregman en esta entrevista exclusiva para Comunistas refiriéndose tanto a las manifestaciones del 11J, como a las ya frecuentes protestas [1] que tienen lugar en Cuba ¿Qué piensa La Rusa -como le dicen sus cercanos camaradas- sobre Fidel, el pluripartidismo en el socialismo o la vía electoral para la construcción del socialismo? La diputada nacional por el trotskista Partido de los Trabajadores Socialistas en el Frente de Izquierda de los Trabajadores – Unidad responde a estas y otras preguntas en nuestra nueva sección de entrevistas “Exclusiva para Comunistas”. Nos convertimos así en ser el primer medio de prensa cubano para el que Myriam Bregman ofrece una entrevista. Es que ese es uno de los principales deberes de Comunistas: que la clase trabajadora cubana, en especial la juventud, sepa que e

La burocracia cubana destituye a joven director de medio de prensa gubernamental

   Hace unas horas Armando Franco Senén, director de la revista Alma Mater fue destituido de su puesto por el Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas sin más explicaciones . La destitución del joven director que conduce a un medio de prensa gubernamental por un camino ligeramente crítico ya es un hecho normalizado. El periodista Darío Alejandro Escobar fue destituido en 2018 por causas similares: la revista Somos Jóvenes -medio de prensa dirigido por Escobar- se había convertido en una publicación gubernamental ligeramente crítica. A Darío Alejandro Escobar se le construyó un falso cargo político y fue removido: sucesivamente ha sido relegado de cualquier puesto. En el caso de Armando Franco Senén la burocracia ha reprimido más “eficazmente”: el Buró Nacional no solo destituyó a este rebelde funcionario, sino que también eliminó el cargo de director de la revista Alma Mater. Es evidente que la burocracia cubana no quiere volver a tener la experiencia de un joven funcionario r

Comunicado de Comunistas ante las declaraciones del vicecanciller ruso

  El vicecanciller ruso Serguei Riabkov declaró este jueves que si aumenta la escalada de tensiones entre su país y Estados Unidos, Rusia pudiera desplegar "infraestructura militar" en Cuba. Actualmente, Cuba no se encuentra involucrada en ningún conflicto bélico. Con sus declaraciones, Riabkov intenta involucrar a Cuba en una escalada de tensión militar de la cual nuestro país no forma parte. El posible despliegue de "infraestructura militar" rusa solo conviene al Gobierno ruso. La clase trabajadora cubana ha sabido resistir décadas de bloqueo económico y no tiene miedo en enfrentar al imperialismo en caso de que este invadiese para destruir el socialismo cubano. Tampoco tiene miedo en cualquier circunstancia que Estados Unidos intervenga en Cuba. Pero esta vez, el recrudecimiento del bloqueo y una agresión militar solo estaría provocada porque Rusia intentó presionar a Estados Unidos. Rusia se encuentra a escasos kilómetros de Alaska ¿Por qué Rusia no coloca s