Ir al contenido principal

A propósito del último show anticubano, la respuesta del MINREX, y de una opinión que no me publicó Cubadebate.

 

El héroe cubano René González, exmiembro de la Red Avispa, habla sobre la periodista cubana a quien nuestro Gobierno le prohibió entrar al país: “y si quiere venir a Cuba, pues no le niego su derecho”.

René González Sehwerert (tomado de su página oficial en Facebook)

El pasado 18 de marzo, a la periodista cubana Karla Pérez, quien regresaba a La Habana desde Costa Rica vía Panamá, las autoridades de La Habana le negaron la entrada al país. La cancillería argumentó que le prohibían regresar a Cuba porque ella formaba parte de una campaña contrarrevolucionaria. Karla había sido expulsada de la Universidad Central de Las Villas, Santa Clara en 2017 por ser miembro de una organización derechista. La criticable decisión gubernamental ha generado un gran debate nacional. Entre ellas la de René González. 

Tenemos toda la razón del mundo. Somos víctimas por más de 60 años. Se nos han aplicado todos los esquemas criminales que puede concebir el imperio más perverso de la historia; y luego de todo eso me temo que a veces les permitimos, con el apoyo de toda su maquinaria hegemónica, convertir a las víctimas en victimarios y viceversa.

Queda en el aire la respuesta a la línea de mensaje que persigue proyectar hacia el mundo todo este show: “El gobierno cubano impide a una ciudadana ingresar a su propio país, violando el derecho humano a la libertad de movimiento”.

La explicación de que “esta ciudadana emigrada cubana, con varios años fuera del país, son conocidos los estrechos vínculos con su mentor Eliécer Ávila y con otros. Ella es un instrumento. No es la primera vez que utilizan este tipo de manejos y tácticas para acciones fuera de la ley y desestabilizantes contra Cuba”, y de que “No fue casual su estancia en Costa Rica donde hay elementos y grupos, incluso un diputado que mantiene relaciones con grupos violentos de Miami”; no reúne el criterio legal para que evitemos los propósitos maliciosos de todo este montaje. Ante los ojos de los medios que hoy controlan lo que la gente cree, piensa y dice, ávidos de absorber y amplificar cualquier patraña que se teja contra Cuba, la señora de marras será proyectada como una víctima del gobierno cubano. Estos shows se convertirán en costumbre si no salimos del círculo vicioso en que hemos caído en relación a estas estratagemas de la contrarrevolución.

Tenemos todo el derecho de defendernos, de legislar y aplicar las leyes resultado de esa legislación. Tenemos todo el derecho a tipificar las conductas de quienes a conciencia trabajan como agentes de la política criminal de los Estados Unidos contra Cuba, y de aplicar las leyes que emanen de esa tipificación. Es el mismo derecho que habrán tenido Inglaterra o la Unión Soviética de juzgar y sancionar a un nacional que sirviera de vocero, bajo el ministerio de propaganda de Goebbels, a las políticas de la Alemania nazi durante la II Guerra Mundial.

En estos mismos momentos, en España hay músicos cumpliendo cárcel por mucho menos. En los Estados Unidos, la palabra dicha en el momento equivocado por un borracho en cualquier parte puede servir para encarcelarle por conspiración para cometer magnicidio o incitación al terrorismo.

Tipifiquemos las conductas constituyentes de delito que tenemos derecho a considerar como parte de la política criminal de los Estados Unidos contra Cuba. Si usted usa los medios para incitar a la violencia, apoyar el genocidio contra su pueblo que constituye el bloqueo, calumniar al país para justificar a los victimarios o apoyar el terrorismo, ese pueblo tiene todo el derecho de defenderse decretando las leyes pertinentes, más aún si ese medio recibe dinero del gobierno criminal que nos agrede. Si usted se convierte en instrumento de cabildeo para justificar las agresiones del segmento fascista contra su pueblo en un parlamento extranjero, ese pueblo tiene derecho a defenderse. Si usa la mentira o la calumnia ese pueblo tiene derecho a considerarlo una agravante. Es perfectamente posible hacerlo, aun trazando con precisión y claridad la fina línea entre el legítimo derecho a la opinión, sea cual sea, y la conducta criminal que aquellos hechos implican. Esos últimos, a diferencia de la opinión, persiguen un resultado concreto, que daña al pueblo escogido como víctima.

Y si quiere venir a Cuba, pues no le niego su derecho. Sólo le advierto que en los tribunales le espera un merecido proceso, con apego a las leyes y como resultado de su conducta criminal, y un juicio abierto, público y transparente.

No podemos seguir cuidando a la gente en sus casas, o negándoles la entrada a su país, para alimentar una maquinaria de propaganda criminal que rueda sobre una ola de revanchismo reaccionario cuyo fin nadie ve venir. Estamos tratando de construir un estado socialista de derecho en medio de un mundo de capitalismo arbitrario. Hagámoslo de una vez.


Entradas populares de este blog

Trotski y la crisis política cubana

Además del triunfo de la Revolución bolchevique, este 7 de noviembre se conmemoró el natalicio de León Trotski. Sus análisis sobre la degeneración de la burocracia soviética son un instrumento imprescindible para entender la crisis política que vive Cuba. Por Frank García Hernández. A Alejandro Esteve, Alexander Hall y Dalton Liebknecht. Similar a la burocracia soviética, el Gobierno cubano se ha ido alejando de la realidad que vive la clase trabajadora. El ejemplo más rotundo de esto lo constituye el hecho mismo de que acontecieran las protestas del 11 de julio. A ello, se le suma, como otra muestra de desconexión, la manera en que desde el discurso oficial han sido manejadas las protestas, criminalizándolas y reduciéndolas a supuestamente haber sido funcionales a la contrarrevolución.    Tras las manifestaciones del 11 de julio, el Gobierno cubano no se percató de la urgente necesidad de crear nuevos mecanismos de participación ciudadana. La forma que entendió el Gobierno para acerca

La izquierda no oficial cubana ante el 20 de noviembre: opciones y dilemas

  ¿Debe marchar la izquierda no oficial cubana el 20 de noviembre? ¿Debiera manifestarse, pero no el 20 de noviembre? Si lo hiciera ¿Qué demandas debiera llevar? por Frank García Hernández   El llamamiento a la manifestación del 20 de noviembre, convocada por el colectivo Archipiélago, provocó que la izquierda no oficial cubana tenga la urgente disyuntiva de si participar o no en esta marcha. Lo cierto es que, en la convocatoria de Archipiélago no se hacen explícitas las  necesidades  inmediatas  de las amplias mayorías que conforman la clase trabajadora cubana. Las masas que salieron a protestar el pasado 11 de julio fueron impulsadas básicamente por la grave carencia de los alimentos, los medicamentos y en contra de la desproporcionada cantidad de tiendas en moneda libremente convertibles; lo cual impacta de manera negativa en el acceso inmediato de las mayorías a productos básicos. No pocas familias cubanas se ven en la disyuntiva de almorzar o cenar; muchas veces, esta sola c

La burocracia cubana destituye a joven director de medio de prensa gubernamental

   Hace unas horas Armando Franco Senén, director de la revista Alma Mater fue destituido de su puesto por el Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas sin más explicaciones . La destitución del joven director que conduce a un medio de prensa gubernamental por un camino ligeramente crítico ya es un hecho normalizado. El periodista Darío Alejandro Escobar fue destituido en 2018 por causas similares: la revista Somos Jóvenes -medio de prensa dirigido por Escobar- se había convertido en una publicación gubernamental ligeramente crítica. A Darío Alejandro Escobar se le construyó un falso cargo político y fue removido: sucesivamente ha sido relegado de cualquier puesto. En el caso de Armando Franco Senén la burocracia ha reprimido más “eficazmente”: el Buró Nacional no solo destituyó a este rebelde funcionario, sino que también eliminó el cargo de director de la revista Alma Mater. Es evidente que la burocracia cubana no quiere volver a tener la experiencia de un joven funcionario r