Ir al contenido principal

¿Afrocubano o negro cubano?

La dicotomía de emplear los términos "negro" o "afrocubano" es aún un tema candente en la sociedad cubana. Este artículo pretende arrojar alguna luz al respecto.



Por Yasmani Castro, especialista en la cuestión racial

Muchas personas me preguntan cuál es el término correcto para referirse a las personas negras que viven en Cuba, debido a que existen, en ciertos momentos, resistencia con el término afrocubano por algunos académicos. Amén de que por lo contrario, se encuentra un gran grupo de personas con una determinada conciencia racial quienes adoptan el término como un elemento de identidad. Para tratar de escudriñar los detalles hay que ver la evolución histórica del término. Reconociendo también que en cuestiones de identidad no hay concesiones, ni formas cerradas.

El primero que usó el término afrocubano fue Don Fernando Ortiz, en 1940 en su libro capital Contrapunto del tabaco y la caña. El mismo surge como una necesidad que tenía el sabio cubano, para establecer una nomenclatura que le fuera factible para identificar al negro cubano, en los diferentes ensayos y reflexiones que hacía. Pero afrocubano no es más que un préstamo que Don Fernando Ortiz, toma de afroamericano. El término que utilizan todos para referirse a los ciudadanos negros que viven en los Estados Unidos.

Si tomamos en consideración que los estadounidenses negros; se reconocen primero como afroamericanos y después como americanos. Debido a que en dicho país se fueron a la guerra de independencia primero y después fue que resolvieron el problema de la esclavitud con otra guerra conocida como la de Secesión. Cuestión contraria a Cuba donde la liberación de la colonización española y la abolición de la esclavitud eran cuestiones claves en el proceso de independencia. Es en ese punto la importancia que tiene Antonio Maceo, con la Protesta de Baraguá.

De esa forma muchos estudios e investigadores cubanos de aquel entonces empezaron a utilizar el término afrocubano. Cuestión patentizadas en la Sociedad de Estudios Afrocubanos; en la revista Actas de Folklore y en muchos libros de autores como Lydia Cabrera, Rómulo Lachatañere, Argeliers León, Teodoro Rodríguez Fabelo entre otros. Con el triunfo de la Revolución cubana y la errática idea de que con decretos y leyes se eliminaría el racismo estructural, el término afrocubano fue cayendo en desuso, además de ser un pecado porque la idea que debía primar era la de cubanos. Aquellos que se aferraron a dicho término como elemento de identificación era criticados y hasta cierto punto reprimidos porque con el mismo se “vulneraba la unidad nacional” que debía existir entre todos los cubanos.

Los decisores de estas medida no eran capaces de entender que al no reconocer las identidades particulares como la de afrocubanos, con el propósito de mantener la identidad colectiva con el término de cubanos; se contribuyó a tomar un papel colonial, discriminatorio y por ende racista. Cuestión está que en los debates históricos de principios de los años sesenta del siglo XX; Walterio Carbonell, lo recercaba en su libro Cómo surgió la cultura nacional. Por lo contrario de Miguel Cofiño, quien desfigurada el termino y todo lo que representaba, en su magistral libro Cuando la sangre se parece al fuego. Todo esto amparado en la idea la creación del “hombre nuevo”.

Por mucho tiempo esta visión esquemática primó en el discurso oficial del país; hasta que en los años noventa empieza a derribarse con los argumentos y posiciones de muchos intelectuales y escritores negros, los cuales habían alcanzado una concisa racial derivada de las propias medidas y condiciones que había establecido la Revolución cubana, en su esquemática forma de concebir las identidades particulares donde el ser afrocubano primaba. Uno de esos escritores fue Tomas Fernández Robaina, con su libro El negro en Cuba, 1902-1958. Continuando con otros intelectuales como Tato Quiñones, Roberto Zurbano, Gisela Arandia, Ramón Torres Zayas, Zuleica Romay entre otros. Los mismos son el producto de la Revolución en su visión diversa y plural que ayuda a construir las visiones particulares de los negros en Cuba, lo que contribuyó al mayor realce de la conciencia racial.

 Entonces es a partir de aquí que surge con mayor fuerza el término afrocubano que tiene mayor incidencia dentro del campo intelectual, el activismo social y la intervención comunitaria. Como es el caso de afrocubanas el cual está presente en el título del libro de Daysi Rubiera e Inés María Martiatu; el Directorio y la revista Afrocubanas publicaciones periódicas que se encargan de develar el universo de las mujeres negras cubanas. En materia comunitaria esta la Alianza Afro-Cubana quien estructura su visión más abarcadora porque además de la visión afro está presente la mirada de la comunidad LGTBIQ+.

Por lo tanto aquellos que se denominan como afrocubanos o afrocubanas por lo general son personas que han adquirido una conciencia racial; que les permite tomar dichos términos como elemento de identidad y resistencia contra el racismo. Más los otros que lo critican son personas que siguen estableciendo el discurso de la unidad nacional; sin entender las individualidades particulares a las cuales tiene derecho cada persona. También están los que desconocen la impronta de la terminología a nivel de los imaginarios sociales de los hombres y mujeres negras de Cuba. Este fenómeno que no es particular en personas de un determinado color de piel, sino que se encuentra en ambos grupos raciales.

En mi visión, yo, me identifico en primera instancia como cubano y después como negro cubano; pero no me molesta el término afrocubano. Ya que el mismo encierra en su devenir histórico una carga de lucha y resistencia a nivel simbólico contra el racismo; y el no reconocimiento de las identidades individuales derivadas por los sectores estalinista de la Revolución cubana, en su afán de formar al hombre nuevo. Dicho hombre que fue el encargado de tirar abajo ese imagino social estrictamente colectivo; para empezar la construcción de los individuales donde el término afrocubanos y afrocubanas tiene una gran preponderancia en este siglo, sobre todo después de las celebraciones en el 2011 del Año de los Afrodescendientes.


Comentarios

Entradas populares de este blog

DECLARACIÓN SOBRE ALGO MÁS QUE LOS SUCESOS DE SAN ISIDRO

  DECLARACIÓN SOBRE ALGO MÁS QUE LOS SUCESOS DE SAN ISIDRO Cuba vive hoy un escenario político completamente novedoso. Por primera vez, sectores de la sociedad civil, principalmente vinculados a la cultura, e importantes figuras de las artes y la intelectualidad cubana –los cuales nunca han guardado vínculo alguno con la llamada disidencia-, defendieron públicamente los derechos civiles de un grupo opositor. Una organización que, por demás, pide la caída del Gobierno “dictatorial” y, uno de sus principales líderes apoya abiertamente a Trump. La lógica reduccionista traduciría que, si los mencionados sectores de la sociedad civil, la intelectualidad y las artes están bregando por la liberación de importantes voceros de esa agrupación, autodenominada Movimiento San Isidro, entonces ellas y ellos también quieren derribar al “régimen”. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja que ese pensamiento unidimensional.      Los hechos han sucedido atropelladamente. El silencio que gua

¿El problema de la economía cubana es el "papá Estado" y su "sobreprotección igualitarista"? Respuesta al compañero José Alejandro Rodríguez

  por Jorge Martín (editor de América Socialista ) jorge@marxist.com   Cuando lo vi por primera vez no daba crédito a mis ojos. Un compañero me pasó por WhatsApp una captura de pantalla del anuncio del artículo de Juventud Rebelde “Con lupa para llegar abajo” en el Facebook de la publicación de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba. Pensé que no era posible, debía ser un montaje para desacreditar a la publicación. Pero cuál fue mi sorpresa cuando al buscarlo, llegué al artículo del 15 de diciembre de José Alejandro Rodríguez.   Voy a reproducir íntegramente las dos primeras frases, para que no quede duda al lector:   “ Papá Estado* se convenció definitivamente de que la familia Cuba no puede prosperar con tanta sobreprotección igualitarista , al extremo de que sus hijos laboriosos y esforzados se desgasten trabajando y no progresen como desean, para que sus hermanos vagos y extraviados vivan muchas veces mejor, del invento y el engaño medrando con las dificultades. “El viej

Mensaje de Comunistas por año nuevo a la clase trabajadora cubana y mundial

  La crisis vivida en Cuba durante el recién concluido 2020 solo es el prólogo a una situación única en nuestro país. El giro económico calculado hasta el detalle por nuestros dirigentes –pero con no pocas consecuencias que escaparán a toda predicción- provocará un escenario en el cual la clase trabajadora cubana será la primera y gran afectada. Los primeros meses de 2021 tendrán un carácter decisivo para el futuro inmediato y mediato de Cuba. Las reacciones de la sociedad ante una realidad por completo diferente es algo a lo cual, quien se asuma comunista, debe estar atento.  Recordémoslo otra vez: este año asistiremos a la aplicación de un plan económico nunca visto en el periodo que transcurre desde 1959 hasta la actualidad. Este programa de Gobierno -el cual inició el 1ro. de enero, justo cuando se conmemoraba el 62 aniversario del triunfo de la Revolución- se apoya en cuatro factores fundamentales: 1. Recortes drásticos de subvenciones 2. Alza de precios 3. Devaluación de la mone