Ir al contenido principal

Hasta que amemos la vida


Por: Daniel Mathews Carmelino



El domingo 30 de agosto en las redes sociales se produjo el concierto "Cantemos X Colombia Hasta que amemos la vida" . Como respuesta a las últimas masacres y a la situación política del país, durante 8 horas más de 100 artistas cantaron para más de 3 millones de personas de todo el mundo.

Resultó gracioso cuando Castañeda, alcalde de Lima, dijo que el puente no se había caído sino desplomado. Lamentablemente deja de ser gracioso cuando un presidente, esta vez en Colombia, dice que no son “masacres” sino “asesinatos colectivos”. No, nos podemos reír señor Duque. 

En Colombia nos están matando. Llevamos 35 semanas del año y se han contado 43 masacres. Solo entre el viernes 21 y el domingo 23 hubo 4 masacres: El Tambo (Cauca), Venecia (Antioquia), Tumaco (Nariño), El Caracol (Arauca). 

No podemos reír. Pero si podemos cantar. Debemos cantar. Cantar hasta que amemos la vida. Y eso es lo que se hizo el domingo 30 de agosto. Se reventaron todas las redes sociales: Youtube, Facebook, Instagram, todas. Si se quería demostrar que la vida importa se ha conseguido con creces. 



La cosa en verdad nació en las calles. En noviembre del año pasado, igual que en Chile y otras partes del planeta, la gente se cansó de tanta muerte: muerte por hambre, muerte por balas; y decidió salir a las calles. A los gobiernos les resultó difícil, imposible, parar una bola de nieve que crecía, crecía, crecía. Hasta que llegó la pandemia y nos tuvimos que quedar encerrados en casa. Pero, ya ven, así encerrados la lucha sigue, toma otros formatos, pero sigue. 

Los artistas tienen potencia para convocar, para decirnos qué pasa con la vida, con esta deshumanización, y darle nombres a los muertos. El Señor Presidente, en cambio dice: “en nuestro gobierno han fallecido 188 personas, lo que equivale al 2% de las víctimas de los homicidios colectivos de los últimos 22 años”. Aparte de que no se puede comparar 2 años con 22, no se puede reducir las personas a cifras y porcentajes, hay nombres. 


La canción de César López es eso: Cuatro minutos de nombres. Ahí están Rodrigo Lara Bonilla, Jaime Garzón, Maria del Pilar Hurtado, Dylan Cruz, Manuel Cepeda, Luis Carlos Galán, Eduardo Umaña Mendoza, Diana Turbay, Carlos Pizarro, Guillermo Cano, Jorge Eliécer Gaitán, los ocho niños Bombardeados en el Caquetá, Nelly Bernal de la guardia indígena y Dimar Torres. Podría llenar la página y no solo fueron los muertos de los paramilitares, también los de las FARC y el ELN y los del ESMAD. Y no solo fueron los muertos civiles, también los policías y militares; también los firmantes de la paz a los que les han cobrado caro esa firma, porque, por más increíble que parezca, en Colombia hay quienes votan contra la paz. 

En la jornada no solo participaron artistas, también líderes sociales, esos que dan la cara. Estuvo Leyner Palacios, a quien le mataron el escolta hace pocos meses. También Luis Ernesto Olave, del Choco, territorio afrocolombiano; Juana Alicia Ruíz de los Montes de María. También hubo líderes ambientales, porque si amamos la vida es la de todos los seres vivos y la del planeta entero.    

Residente junto a miembros de Calle 13 en presentación online de "Un canto X Colombia" 2020

En lo que a cantantes se refiere hubo de todo. Algunos muy conocidos como Residente, que hizo zoom con el resto de Calle 13. Otros, como Martina Camargo, representan la cultura colombiana. Hubo quienes prefirieron no cantar sino mandar un mensaje, como Rubén Blades. Hubo el que preparó una canción especialmente para el evento y el que modificó una canción conocida, para que sea útil a la causa.

Gente de teatro nos ofreció pequeños diálogos, otros tantos leyeron testimonios. Hubo hasta llantos. La presentadora Claudia Bahamon comenzó a leer “Cómo seguir como si nada hubiera pasado cuando están matando a tantos colombianos…”. No pasó ni un minuto de su lectura cuando las lágrimas acudieron. Tuvo que hacer un esfuerzo para terminar su texto. Y, por cierto, en algún momento yo también lloré. Porque amo la vida. 

Entradas populares de este blog

Trotski y la crisis política cubana

Además del triunfo de la Revolución bolchevique, este 7 de noviembre se conmemoró el natalicio de León Trotski. Sus análisis sobre la degeneración de la burocracia soviética son un instrumento imprescindible para entender la crisis política que vive Cuba. Por Frank García Hernández. A Alejandro Esteve, Alexander Hall y Dalton Liebknecht. Similar a la burocracia soviética, el Gobierno cubano se ha ido alejando de la realidad que vive la clase trabajadora. El ejemplo más rotundo de esto lo constituye el hecho mismo de que acontecieran las protestas del 11 de julio. A ello, se le suma, como otra muestra de desconexión, la manera en que desde el discurso oficial han sido manejadas las protestas, criminalizándolas y reduciéndolas a supuestamente haber sido funcionales a la contrarrevolución.    Tras las manifestaciones del 11 de julio, el Gobierno cubano no se percató de la urgente necesidad de crear nuevos mecanismos de participación ciudadana. La forma que entendió el Gobierno para acerca

La izquierda no oficial cubana ante el 20 de noviembre: opciones y dilemas

  ¿Debe marchar la izquierda no oficial cubana el 20 de noviembre? ¿Debiera manifestarse, pero no el 20 de noviembre? Si lo hiciera ¿Qué demandas debiera llevar? por Frank García Hernández   El llamamiento a la manifestación del 20 de noviembre, convocada por el colectivo Archipiélago, provocó que la izquierda no oficial cubana tenga la urgente disyuntiva de si participar o no en esta marcha. Lo cierto es que, en la convocatoria de Archipiélago no se hacen explícitas las  necesidades  inmediatas  de las amplias mayorías que conforman la clase trabajadora cubana. Las masas que salieron a protestar el pasado 11 de julio fueron impulsadas básicamente por la grave carencia de los alimentos, los medicamentos y en contra de la desproporcionada cantidad de tiendas en moneda libremente convertibles; lo cual impacta de manera negativa en el acceso inmediato de las mayorías a productos básicos. No pocas familias cubanas se ven en la disyuntiva de almorzar o cenar; muchas veces, esta sola c

La burocracia cubana destituye a joven director de medio de prensa gubernamental

   Hace unas horas Armando Franco Senén, director de la revista Alma Mater fue destituido de su puesto por el Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas sin más explicaciones . La destitución del joven director que conduce a un medio de prensa gubernamental por un camino ligeramente crítico ya es un hecho normalizado. El periodista Darío Alejandro Escobar fue destituido en 2018 por causas similares: la revista Somos Jóvenes -medio de prensa dirigido por Escobar- se había convertido en una publicación gubernamental ligeramente crítica. A Darío Alejandro Escobar se le construyó un falso cargo político y fue removido: sucesivamente ha sido relegado de cualquier puesto. En el caso de Armando Franco Senén la burocracia ha reprimido más “eficazmente”: el Buró Nacional no solo destituyó a este rebelde funcionario, sino que también eliminó el cargo de director de la revista Alma Mater. Es evidente que la burocracia cubana no quiere volver a tener la experiencia de un joven funcionario r