Ir al contenido principal

La física de los gases y la crisis en las alturas

"Nunca hubo una plataforma común, ni objetivos comunes definidos. No hubo una gran convocatoria previa a las calles, ni grandes líderes que movilizaran. Más bien, fue una protesta inespecífica, un estallido de rabia contra la difícil situación actual". Por Maru H. estudiante cubano de medicina, ayudante de siquiatría.

Analizando la coyuntura, creo que buena parte del impulso de las manifestaciones ya se perdió, y tendría que pasar algo muy grande para volver a encender la situación. Podría abordarse metafóricamente como una cuestión de física de los gases. La crisis actual, agravada por la pandemia, ha aumentado la “temperatura” en nuestro país, y así lo ha hecho la presión en la población, hasta que finalmente se abrió una brecha en las paredes del recipiente al que llamamos Cuba. Tras liberar un poco de presión interna para que nuestro usualmente hermético e inflexible recipiente no estalle por completo, la brecha fue cerrada a base de fuerza bruta, y con el paso de los días hemos comenzado a volver poco a poco a nuestra rutina habitual… por ahora. 

Muchas lecciones nos dejan los acontecimientos recientes. Nunca hubo una plataforma común, ni objetivos comunes definidos. No hubo una gran convocatoria previa a las calles, ni grandes líderes que movilizaran. Más bien, fue una protesta inespecífica, un estallido de rabia contra la difícil situación actual, que fue aprovechado por toda clase de oportunistas para promover sus propias agendas. Al apropiarse de la palabra de la población, una vez más, relegaron nuestras voces individuales y colectivas a un segundo plano, mientras unos y otros las utilizaban a voluntad para defender posturas con las que la mayoría no se identifica. De este crimen es tan culpable el gobierno como la oposición tradicional, que tan unidos y similares parecen en el afán de quitarnos la voz, tomar los pedazos de la realidad que más los favorecen y hablar por nosotros ante el mundo, con tal de consolidarse como los “legítimos” representantes de la voluntad del pueblo cubano.

Por lo pronto, seguimos atentos, pues los escapes de gas siempre son señal de que algo anda mal con el recipiente, en lo que bien pudo ser un capítulo más de alivio transitorio, o el preludio de algo mucho mayor que vendrá. Después de todo, los remaches están obsoletos, y la temperatura no deja de aumentar. 

Sea como sea, las concepciones que se rompieron el 11 de julio estarán rotas para siempre. Cuba no volverá a ser la misma. El recipiente nunca regresará a su estado original, por muchos parches que se usen para cerrar las brechas una y otra vez. Atrasar lo inevitable no es una solución. Ya se vio que muchos de los de abajo no quieren. Los de arriba… ¿pueden?

¡Seguiremos informando!

A Comunistas continúan llegando  colaboraciones sobre las manifestaciones del 11 de julio. Estamos abiertos a recibir todos los textos de quienes quieran expresarse y no encuentren su espacio ni en los medios estatales y privados.

Entradas populares de este blog

Trotski y la crisis política cubana

Además del triunfo de la Revolución bolchevique, este 7 de noviembre se conmemoró el natalicio de León Trotski. Sus análisis sobre la degeneración de la burocracia soviética son un instrumento imprescindible para entender la crisis política que vive Cuba. Por Frank García Hernández. A Alejandro Esteve, Alexander Hall y Dalton Liebknecht. Similar a la burocracia soviética, el Gobierno cubano se ha ido alejando de la realidad que vive la clase trabajadora. El ejemplo más rotundo de esto lo constituye el hecho mismo de que acontecieran las protestas del 11 de julio. A ello, se le suma, como otra muestra de desconexión, la manera en que desde el discurso oficial han sido manejadas las protestas, criminalizándolas y reduciéndolas a supuestamente haber sido funcionales a la contrarrevolución.    Tras las manifestaciones del 11 de julio, el Gobierno cubano no se percató de la urgente necesidad de crear nuevos mecanismos de participación ciudadana. La forma que entendió el Gobierno para acerca

La izquierda no oficial cubana ante el 20 de noviembre: opciones y dilemas

  ¿Debe marchar la izquierda no oficial cubana el 20 de noviembre? ¿Debiera manifestarse, pero no el 20 de noviembre? Si lo hiciera ¿Qué demandas debiera llevar? por Frank García Hernández   El llamamiento a la manifestación del 20 de noviembre, convocada por el colectivo Archipiélago, provocó que la izquierda no oficial cubana tenga la urgente disyuntiva de si participar o no en esta marcha. Lo cierto es que, en la convocatoria de Archipiélago no se hacen explícitas las  necesidades  inmediatas  de las amplias mayorías que conforman la clase trabajadora cubana. Las masas que salieron a protestar el pasado 11 de julio fueron impulsadas básicamente por la grave carencia de los alimentos, los medicamentos y en contra de la desproporcionada cantidad de tiendas en moneda libremente convertibles; lo cual impacta de manera negativa en el acceso inmediato de las mayorías a productos básicos. No pocas familias cubanas se ven en la disyuntiva de almorzar o cenar; muchas veces, esta sola c

La burocracia cubana destituye a joven director de medio de prensa gubernamental

   Hace unas horas Armando Franco Senén, director de la revista Alma Mater fue destituido de su puesto por el Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas sin más explicaciones . La destitución del joven director que conduce a un medio de prensa gubernamental por un camino ligeramente crítico ya es un hecho normalizado. El periodista Darío Alejandro Escobar fue destituido en 2018 por causas similares: la revista Somos Jóvenes -medio de prensa dirigido por Escobar- se había convertido en una publicación gubernamental ligeramente crítica. A Darío Alejandro Escobar se le construyó un falso cargo político y fue removido: sucesivamente ha sido relegado de cualquier puesto. En el caso de Armando Franco Senén la burocracia ha reprimido más “eficazmente”: el Buró Nacional no solo destituyó a este rebelde funcionario, sino que también eliminó el cargo de director de la revista Alma Mater. Es evidente que la burocracia cubana no quiere volver a tener la experiencia de un joven funcionario r