Ir al contenido principal

Comunicado de Comunistas ante las declaraciones del vicecanciller ruso

 

El vicecanciller ruso Serguei Riabkov declaró este jueves que si aumenta la escalada de tensiones entre su país y Estados Unidos, Rusia pudiera desplegar "infraestructura militar" en Cuba. Actualmente, Cuba no se encuentra involucrada en ningún conflicto bélico. Con sus declaraciones, Riabkov intenta involucrar a Cuba en una escalada de tensión militar de la cual nuestro país no forma parte.

El posible despliegue de "infraestructura militar" rusa solo conviene al Gobierno ruso. La clase trabajadora cubana ha sabido resistir décadas de bloqueo económico y no tiene miedo en enfrentar al imperialismo en caso de que este invadiese para destruir el socialismo cubano. Tampoco tiene miedo en cualquier circunstancia que Estados Unidos intervenga en Cuba. Pero esta vez, el recrudecimiento del bloqueo y una agresión militar solo estaría provocada porque Rusia intentó presionar a Estados Unidos.

Rusia se encuentra a escasos kilómetros de Alaska ¿Por qué Rusia no coloca sus misiles apuntando a Alaska y pretende exponernos a nosotros como carne de cañón? ¡Que sean coherentes y coloquen sus misiles en el Estrecho de Bering!

En 1914, los bolcheviques, Trotski y Rosa Luxemburgo, partiendo del marxismo y el internacionalismo, dijeron que la clase trabajadora europea no tenía nada que ganar con la Primera Guerra Mundial y por tanto condenaron la participación de sus respectivos países en dicho conflicto bélico. Hoy, Comunistas se posiciona una vez más al lado de los intereses de la clase trabajadora cubana, en contra de las pretensiones belicistas del gobierno burgués ruso. Al mismo tiempo llamamos a que el gobierno cubano no acepte involucrarse en un conflicto del cual no forma parte. Comunistas considera necesario que la cancillería cubana se pronuncie ante las declaraciones de Riabkov.

No se confunda la Crisis de los Misiles con este actual escenario. En octubre de 1962 Cuba se encontraba bajo una amenaza real de invasión estadounidense. Hoy, el despliegue de tropas rusas en Cuba solo responde a los intereses político-militares de Rusia. No es internacionalismo: es injerencismo. Al finalizar la Crisis de los Misiles, ante las intenciones de que tropas de la ONU se desplegaran en Cuba para observar el desarme de las armas estratégicas soviéticas, Fidel Castro, -refiriéndose a la intervención de la ONU en dicho país africano- advirtió que “Cuba no es el Congo”. Ahora recordamos que Cuba no es Crimea.

En resumen:

Comunistas condena las declaraciones injerencistas del vicecanciller ruso, Serguei Riabkov y respetuosamente solicita al gobierno cubano un pronunciamiento al respecto. Aún más que ya Estados Unidos se ha pronunciado. El gobierno cubano no puede continuar en silencio cuando dos grandes potencias capitalistas discuten si colocar “infraestructura militar” en Cuba o no. No somos peón de nadie. La guerra solo está justificada si es una guerra revolucionaria. En este caso es una guerra por intereses de Estados burgueses.

¡Estamos dispuestos a defender el socialismo ante una posible invasión estadounidense, pero no estamos dispuestos a involucrarnos en un conflicto bélico que solo responde a intereses imperialistas!

¡Viva el internacionalismo proletario!

¡Abajo el imperialismo!

¡Viva la clase trabajadora cubana!

Socialismo y Libertad

¡Patria o muerte!

¡Socialismo o muerte!

¡Venceremos!

Comité Editorial de Comunistas

Cuba, 14 de enero de 2022


Entradas populares de este blog

Trotski y la crisis política cubana

Además del triunfo de la Revolución bolchevique, este 7 de noviembre se conmemoró el natalicio de León Trotski. Sus análisis sobre la degeneración de la burocracia soviética son un instrumento imprescindible para entender la crisis política que vive Cuba. Por Frank García Hernández. A Alejandro Esteve, Alexander Hall y Dalton Liebknecht. Similar a la burocracia soviética, el Gobierno cubano se ha ido alejando de la realidad que vive la clase trabajadora. El ejemplo más rotundo de esto lo constituye el hecho mismo de que acontecieran las protestas del 11 de julio. A ello, se le suma, como otra muestra de desconexión, la manera en que desde el discurso oficial han sido manejadas las protestas, criminalizándolas y reduciéndolas a supuestamente haber sido funcionales a la contrarrevolución.    Tras las manifestaciones del 11 de julio, el Gobierno cubano no se percató de la urgente necesidad de crear nuevos mecanismos de participación ciudadana. La forma que entendió el Gobierno para acerca

La izquierda no oficial cubana ante el 20 de noviembre: opciones y dilemas

  ¿Debe marchar la izquierda no oficial cubana el 20 de noviembre? ¿Debiera manifestarse, pero no el 20 de noviembre? Si lo hiciera ¿Qué demandas debiera llevar? por Frank García Hernández   El llamamiento a la manifestación del 20 de noviembre, convocada por el colectivo Archipiélago, provocó que la izquierda no oficial cubana tenga la urgente disyuntiva de si participar o no en esta marcha. Lo cierto es que, en la convocatoria de Archipiélago no se hacen explícitas las  necesidades  inmediatas  de las amplias mayorías que conforman la clase trabajadora cubana. Las masas que salieron a protestar el pasado 11 de julio fueron impulsadas básicamente por la grave carencia de los alimentos, los medicamentos y en contra de la desproporcionada cantidad de tiendas en moneda libremente convertibles; lo cual impacta de manera negativa en el acceso inmediato de las mayorías a productos básicos. No pocas familias cubanas se ven en la disyuntiva de almorzar o cenar; muchas veces, esta sola c

La burocracia cubana destituye a joven director de medio de prensa gubernamental

   Hace unas horas Armando Franco Senén, director de la revista Alma Mater fue destituido de su puesto por el Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas sin más explicaciones . La destitución del joven director que conduce a un medio de prensa gubernamental por un camino ligeramente crítico ya es un hecho normalizado. El periodista Darío Alejandro Escobar fue destituido en 2018 por causas similares: la revista Somos Jóvenes -medio de prensa dirigido por Escobar- se había convertido en una publicación gubernamental ligeramente crítica. A Darío Alejandro Escobar se le construyó un falso cargo político y fue removido: sucesivamente ha sido relegado de cualquier puesto. En el caso de Armando Franco Senén la burocracia ha reprimido más “eficazmente”: el Buró Nacional no solo destituyó a este rebelde funcionario, sino que también eliminó el cargo de director de la revista Alma Mater. Es evidente que la burocracia cubana no quiere volver a tener la experiencia de un joven funcionario r