Ir al contenido principal

Acerca de las recientes protestas en Cuba por los cortes de electricidad


 



En Cuba, durante la noche de este jueves 14 de julio tuvieron lugar protestas en el municipio Los Palacios, Pinar del Río. En declaraciones a la prensa estatal cubana, el presidente de la Asamblea Municipal de Los Palacios, José Ramón Cabrera explicó que las “afectaciones” sucedieron por la caída de “un cable principal que alimenta la cabecera del territorio”.

Sin embargo, las protestas no se generaron en repudio a una sola noche de corte de electricidad, sino como producto de continuos y prolongados apagones que afectan las provincias del país durante más de un mes. El gobierno cubano argumenta que los sucesivos y largos cortes de electricidad se deben a averías en las termoeléctricas. A esto se le debe agregar el alto precio del combustible a nivel internacional lo cual ha provocado un grave desabastecimiento en Cuba que afecta tanto a las termoeléctricas como a los automóviles.

Por otra parte, en Los Palacios, los cientos de manifestantes, en su mayoría jóvenes, salieron a protestar coreando consignas contra el gobierno cubano y en ocasiones profiriendo ofensas al presidente Miguel Díaz-Canel. Exactamente un mes atrás los estudiantes de la Universidad de Camagüey también habían protestado ante los largos cortes de electricidad. Esto último es muestra del continuo deterioro de la aceptación del gobierno cubano entre la juventud y la sociedad en general.

Sin embargo, aunque el gobierno cubano ocultó las verdaderas causas de las protestas en Pinar del Río, al menos tuvo la madurez de no calificarlas de contrarrevolucionarias. Al mismo tiempo, también en la noche del jueves 14 de julio, una madre con su hija menor de edad protestó frente a la sede del gobierno municipal de Centro Habana, céntrico municipio de la capital cubana, reclamando un lugar para vivir. De manera espontánea, en solidaridad se agolparon en torno a la manifestante al menos cien personas. Producto de estos hechos el gobierno cubano cortó el internet al menos en La Habana y en Santa Clara desde las 01:00 horas hasta las 01:40 del 15 de julio.

De esta manera, en parte de la población se creó una situación de incertidumbre ante la posibilidad de nuevas protestas de carácter nacional y sus consecuencias. Es necesario decir que las manifestaciones en Los Palacios y la protesta de la madre cubana en Centro Habana no fueron coordinadas entre sí. Al mismo tiempo, desde el extranjero, principalmente desde Estados Unidos, personas vinculadas a la derecha llamaban a salir a protestar en las calles. Cabe señalar que en esta ocasión el gobierno cubano no ordenó reprimir a la manifestación de Los Palacios, ni a quienes se congregaron en el municipio Centro Habana, exactamente en el Parque del Curita. De momento no se tiene conocimiento de que la policía hoy haya detenido a algún manifestante como sí sucedió posterior a las protestas del 11 de julio. Quizá el gobierno cubano entienda finalmente que manifestar el descontento en los espacios públicos es una conducta inherente a toda sociedad.

Más allá de las averías en las termoeléctricas, el encarecimiento a nivel internacional y escases de combustible producto de la guerra ruso-ucraniana provocando desabastecimiento de gasolina y petróleo en Cuba, los cortes de electricidad programados por el gobierno cubano son desconsiderados y selectivos. La burocracia cubana temiendo protestas como la de Los Palacios, pero con la magnitud de La Habana ha limitado al máximo los cortes de electricidad en la capital, mientras impone largos apagones en el resto de las provincias del país; principalmente en las regiones donde no tuvieron lugar o al menos fueron débiles las protestas del 11 de julio.

Los dirigentes cubanos no sufren estos largos cortes de electricidad y descaradamente llaman a que la clase trabajadora resista. Al mismo tiempo, aunque intentan limitar las roturas de las termoeléctricas como la causa principal de los cortes de electricidad, lo cierto es que la falta de mantenimiento de estas instituciones se debe a la desatención de la burocracia quien continúa priorizando la industria del turismo. La clase trabajadora solo podrá solucionar sus problemas cuando controle las decisiones económicas y políticas del país; es decir, cuando la clase trabajadora tome el poder y sea la real propietaria de los medios de producción.

Comunistas condena los excesivos cortes de electricidad. Nos solidarizamos con nuestra clase trabajadora -de la cual formamos parte-, que atraviesa una grave situación económica, marcada por el desabastecimiento, las largas colas con la incertidumbre de no saber si se podrán comprar alimentos básicos, la inflación y ahora otra vez los apagones. El gobierno cubano debería recordar que los desproporcionados apagones fueron la chispa de las protestas del 11 de julio.

¡Que la crisis la paguen los burócratas y burgueses!

¡Hacia el comunismo!

Viernes 15 de julio, 2022, Comité Editorial de Comunistas




Entradas populares de este blog

Entrevista de Myriam Bregman: exclusiva para Comunistas

  “Protestar ante el deterioro de las condiciones de vida no es ser contrarrevolucionario sino ejercer un derecho elemental ante las consecuencias del despotismo burocrático”, nos dice Myriam Bregman en esta entrevista exclusiva para Comunistas refiriéndose tanto a las manifestaciones del 11J, como a las ya frecuentes protestas [1] que tienen lugar en Cuba ¿Qué piensa La Rusa -como le dicen sus cercanos camaradas- sobre Fidel, el pluripartidismo en el socialismo o la vía electoral para la construcción del socialismo? La diputada nacional por el trotskista Partido de los Trabajadores Socialistas en el Frente de Izquierda de los Trabajadores – Unidad responde a estas y otras preguntas en nuestra nueva sección de entrevistas “Exclusiva para Comunistas”. Nos convertimos así en ser el primer medio de prensa cubano para el que Myriam Bregman ofrece una entrevista. Es que ese es uno de los principales deberes de Comunistas: que la clase trabajadora cubana, en especial la juventud, sepa que e

La burocracia cubana destituye a joven director de medio de prensa gubernamental

   Hace unas horas Armando Franco Senén, director de la revista Alma Mater fue destituido de su puesto por el Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas sin más explicaciones . La destitución del joven director que conduce a un medio de prensa gubernamental por un camino ligeramente crítico ya es un hecho normalizado. El periodista Darío Alejandro Escobar fue destituido en 2018 por causas similares: la revista Somos Jóvenes -medio de prensa dirigido por Escobar- se había convertido en una publicación gubernamental ligeramente crítica. A Darío Alejandro Escobar se le construyó un falso cargo político y fue removido: sucesivamente ha sido relegado de cualquier puesto. En el caso de Armando Franco Senén la burocracia ha reprimido más “eficazmente”: el Buró Nacional no solo destituyó a este rebelde funcionario, sino que también eliminó el cargo de director de la revista Alma Mater. Es evidente que la burocracia cubana no quiere volver a tener la experiencia de un joven funcionario r

Marx y los dueños de la Revolución cubana

  Frank García Hernández Los censores cubanos censuran a quienes dicen que hay censura; pero con la destitución del director de Alma Mater, Armando Senén Franco, la burocracia cubana comienza a normalizar el típico automutilamiento que caracteriza al estalinismo. Armando Franco Senén no era ni de lejos un periodista que hiciera públicas declaraciones contra el gobierno. Justo tres semanas atrás del estalinista hecho, Alma Mater había publicado una complaciente entrevista a la Secretaria general de la Unión de Jóvenes Comunistas, Aylin Álvarez: la misma funcionaria que dirige el Buró Nacional de la UJC y por tanto, permitió y sutilmente justificó la destitución de Senén Franco. Por si fuera poco, recién a la remoción de Armando Senén, Alma Mater había entrevistado al canciller cubano, Bruno Rodríguez. Como se ve, la ligera crítica de Alma Mater se establecía completamente dentro de las reglas del Partido. Sin embargo, esto no bastó: la destitución maquillada con la excusa “próximamente