Ir al contenido principal

Lo que ocurre en la política cubana

 Por Juan León Ferrera 

El último miembro del desaparecido Partido Obrero Revolucionario- trotskista cubano comienza hoy en Comunistas su columna de opinión. No solo cada militante trotskista, sino toda persona interesada en saber qué sucede hoy en Cuba debiera leer los artículos de la columna de Juan León Ferrera. 



Rosa Luxemburgo decía: "lo más revolucionario que una persona puede hacer, es decir siempre en voz alta lo que realmente está ocurriendo." Digo entonces frente a la caída bochornosa y moral de la burocracia llamada socialista ante el pueblo trabajador.

Las ideas del socialismo verdaderamente democrático dialéctico y científico van adquiriendo una mayor vigencia histórica para enderezar el curso del camino del socialismo legítimo marxista revolucionario, desarrollado por Marx y Engels y aplicado por Lenin y Trotski en los siete primeros años de la Revolución de Octubre de 1917, que fue traicionada práctica e ideológicamente por la burocracia estalinista y que paró irremediablemente en su caída política inevitable por una falsa deformación de la aplicación burocrática por antonomasia del socialismo.

La política burocrática se afirma ideológicamente en una casta de privilegiados que se sitúan por encima de las masas y toman el control absoluto de la economía, de la política del aparato general del Estado implantando un sometimiento de profesionales de cumbre del aparato del Estado a una obediencia ciega e incontestable de las masas de la población trabajadoras; en el que utilizan, el método, dogmático, anticrítico, inquisitorial, absolutista y monopolístico contra la libre expresión de las masas trabajadoras y del pueblo en general. Trotski explicaba que la Democracia es la lucha libre de las clases de los partidos, de los programas y de las ideas individuales.

Si en Cuba se llevara el resultado del curso de la economía que han planificado estos profesionales del poder burocrático ejecutivo, si se llevara una detallada y objetiva estadística de la economía nacional y proporcionaran sus resultados matemáticos, se conocieran en números y por ciento los niveles más bajos de la indigencia en relación a la América Latina y el Caribe. La inflación ocuparía uno de los tres primeros lugares y la indigencia alimentaria fuera hermana gemela de la inflación, las medicinas y el cuidado a la Salud no pueden ser más precarias. Estos factores fundamentales para la vida han caído en un abismo histórico sin parangón. Solo el gobierno de una minoría privilegiada que ha torcido el legítimo socialismo que comienza con el poder obrero es el responsable de este fracaso político económico. Los compromisos primordiales de la atención política y administrativa de una política obrera socialista no es con la prioridad hacia el incremento del alojamiento brillante del turismo.

La atención fundamental es con el pueblo trabajador, es con las familias obreras, con los salarios adecuados para la subsistencia, hacia una alimentación científica y humana, una construcción de viviendas modestas y adecuadas y su mantenimiento anuales. Estos son los factores básicos que debe destinar a resolver el Estado con prioridad principal en los planes a corto y mediano plazo, como objetivo culminante de los planes de producción que a su vez debe de garantizarse; con el desarrollo principal de la puesta en práctica de la industrialización por encima de la ampliación del turismo.

La industrialización es la base del crecimiento de la producción y el fortalecimiento de los cimientos defensivos contra los ataques imperialista y la inefectividad del bloqueo.

Es urgente mejorar la vida de los cubanos, y para lograrlo hay que tirar abajo el método burocrático de gobernar los grandes medios de propiedades estatizados. Estos medios deben ser democratizados con la intervención del control obrero de la planificación, la producción y el reparto de los bienes materiales y los bienes de la Naturaleza. La fortaleza de la derecha proimperialista radica en las debilidades de las fracasadas políticas, económica y social del método burocrático contemporáneo en Cuba. El éxito y la seguridad del verdadero socialismo está en la mano de la clase trabajadora: única clase verdaderamente revolucionaria y solidaria en el mundo y donde radica el progreso del género humano.


Entradas populares de este blog

Entrevista de Myriam Bregman: exclusiva para Comunistas

  “Protestar ante el deterioro de las condiciones de vida no es ser contrarrevolucionario sino ejercer un derecho elemental ante las consecuencias del despotismo burocrático”, nos dice Myriam Bregman en esta entrevista exclusiva para Comunistas refiriéndose tanto a las manifestaciones del 11J, como a las ya frecuentes protestas [1] que tienen lugar en Cuba ¿Qué piensa La Rusa -como le dicen sus cercanos camaradas- sobre Fidel, el pluripartidismo en el socialismo o la vía electoral para la construcción del socialismo? La diputada nacional por el trotskista Partido de los Trabajadores Socialistas en el Frente de Izquierda de los Trabajadores – Unidad responde a estas y otras preguntas en nuestra nueva sección de entrevistas “Exclusiva para Comunistas”. Nos convertimos así en ser el primer medio de prensa cubano para el que Myriam Bregman ofrece una entrevista. Es que ese es uno de los principales deberes de Comunistas: que la clase trabajadora cubana, en especial la juventud, sepa que e

La burocracia cubana destituye a joven director de medio de prensa gubernamental

   Hace unas horas Armando Franco Senén, director de la revista Alma Mater fue destituido de su puesto por el Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas sin más explicaciones . La destitución del joven director que conduce a un medio de prensa gubernamental por un camino ligeramente crítico ya es un hecho normalizado. El periodista Darío Alejandro Escobar fue destituido en 2018 por causas similares: la revista Somos Jóvenes -medio de prensa dirigido por Escobar- se había convertido en una publicación gubernamental ligeramente crítica. A Darío Alejandro Escobar se le construyó un falso cargo político y fue removido: sucesivamente ha sido relegado de cualquier puesto. En el caso de Armando Franco Senén la burocracia ha reprimido más “eficazmente”: el Buró Nacional no solo destituyó a este rebelde funcionario, sino que también eliminó el cargo de director de la revista Alma Mater. Es evidente que la burocracia cubana no quiere volver a tener la experiencia de un joven funcionario r

Marx y los dueños de la Revolución cubana

  Frank García Hernández Los censores cubanos censuran a quienes dicen que hay censura; pero con la destitución del director de Alma Mater, Armando Senén Franco, la burocracia cubana comienza a normalizar el típico automutilamiento que caracteriza al estalinismo. Armando Franco Senén no era ni de lejos un periodista que hiciera públicas declaraciones contra el gobierno. Justo tres semanas atrás del estalinista hecho, Alma Mater había publicado una complaciente entrevista a la Secretaria general de la Unión de Jóvenes Comunistas, Aylin Álvarez: la misma funcionaria que dirige el Buró Nacional de la UJC y por tanto, permitió y sutilmente justificó la destitución de Senén Franco. Por si fuera poco, recién a la remoción de Armando Senén, Alma Mater había entrevistado al canciller cubano, Bruno Rodríguez. Como se ve, la ligera crítica de Alma Mater se establecía completamente dentro de las reglas del Partido. Sin embargo, esto no bastó: la destitución maquillada con la excusa “próximamente