Ir al contenido principal

¡Firma la petición de les trabajadorxs de Página 12 para alza salarial!

 


Desde Cuba el Comité Editorial de Comunistas se solidariza con el reclamo de las trabajadoras y trabajadores del diario argentino Página/12 quienes exigen alza salarial.

Lo hacemos a la vez que pedimos también alza salarial para quienes trabajan en la prensa estatal cubana y derechos sindicales para quienes laboran en los medios de prensa privados. En Cuba, les, las y los trabajadores de la prensa privada son empleados bajo contrato oral, sin ningún derecho laboral y carentes de todo reconocimiento legal. Por el contrario, les, las y los trabajadores de la prensa privada muchas veces se ven acosados por las autoridades, cuando en realidad el Estado cubano es quien debiera garantizarle los mismos derechos laborales establecidos para quienes trabajan por cuenta propia o empleados por Pequeñas y Medianas Empresas.  Ante este doble desamparo, no pocos de quienes trabajan en los medios privados han sido despedidos, no tienen un salario mínimo, ni ningún otro derecho laboral. A su vez, les, las y los periodistas de los medios privados tienden a ser estigmatizados ante la sociedad por la propaganda oficial. Entonces, al mismo tiempo que nos solidarizamos con las trabajadoras y trabajadores de Página/12 convocando a firmar su petición: La otra mirada de sus trabajadores, también lo hacemos por los derechos laborales de las, les y los periodistas tanto de los medios de prensa privados y estatales:

-Alza salarial para las trabajadoras y trabajadores de los medios estatales

-Derecho a la constitución de sindicatos autónomas para las trabajadoras y trabajadores de los medios estatales

-Reconocimiento legal de las y los periodistas de los medios privados

-Por derechos laborales de les, las y los periodistas de los medios de prensa privados reclamando un salario mínimo y contrato escrito

De seguido, el llamamiento de las trabajadoras y trabajadores de Página/12 el cual puede firmarlo acá: https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSdubiB44msg2YYQkuBELEvxWxeUL3mPPYV-sVSA6bkhhU54lw/viewform

 

La otra mirada de sus trabajadores

Nosotros y nosotras, trabajadorxs que hacemos Página/12 todos los días buscando que efectivamente decir “la otra mirada” tenga sentido.

Nosotras y nosotros, lxs lectorxs consecuentes a lo largo de 35 años y también aquellxs que nos fuimos sumando en estas décadas por la cobertura periodística de temas de género, lgbtiq, arte, por el respeto por las militancias y los logros políticos de las juventudes.

Nosotros y nosotras, socixs que sostenemos el diario con un aporte mensual y fuimos invitades a discutir su futuro y actualidad.

Nosotras y nosotros, protagonistas de distintos ámbitos como la política, la cultura, los Derechos Humanos, el deporte y la sociedad toda, que siempre encontramos en Página/12 la posibilidad de decir, de debatir, de mostrar lo que hacemos, de politizar nuestro hacer.

Nosotros y nosotras, familiares de detenidos-desaparecidos, de asesinados y sobrevivientes de la última dictadura cívico-militar, quienes siempre encontramos en Página/12 eco de nuestras demandas de Memoria, Verdad y Justicia, y una manera de honrarlos a través de la publicación de recordatorios.

Nosotras y nosotros decimos:

Que en este 26 de mayo, la celebración por los 35 años de un diario que irrumpió entre la prensa hegemónica para quedarse, a pesar de las crisis políticas y económicas, se ve opacada por las condiciones en las que sus trabajadorxs llevan adelante sus tareas cotidianas.

Porque el Grupo Octubre, propietario del diario desde 2016, depreció sus salarios hasta colocarlos por debajo del valor de una canasta básica: la gran mayoría cobra sueldos por debajo de la línea de pobreza.

Porque el Grupo Octubre, para profundizar su cometido, no recibe a la Comisión Interna del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), los legítimos representantes de un amplio colectivo de trabajadorxs que debate y vota medidas de lucha en asambleas. Es sepulcral el silencio de la empresa que lidera Víctor Santa María frente a las demandas de quienes llenan las páginas del diario.

Porque lxs trabajadores quieren seguir haciendo periodismo pero el sueldo no alcanza y ni siquiera les es posible discutirlo con la empresa.

Porque el producto editorial no es el mismo sin sus trabajadores y trabajadoras, y los contenidos que aparecen en la web están cada vez más lejos del periodismo de análisis, de crónicas en territorio, de investigaciones sobre el poder, del respeto y la difusión de lo mejor de la cultura, de la cobertura de los Juicios por Crímenes de Lesa Humanidad, de las movilizaciones y transformaciones del movimiento feminista y lgbtiq, y del largo etcétera que Página/12 propuso desde hace décadas.

Porque sin sus trabajadores y trabajadoras Página/12 no es el mismo, y sin Página/12 la prensa argentina no es la misma, es que decimos basta a la prepotencia patronal y exigimos una respuesta a la altura de los principios que nuestro diario predica desde hace 35 años.


Lea también:

                       Cuba sin sindicatos ante el triunfo del capitalismo

                      La isla en fuga. Respuesta a No country for Young men

 

Entradas populares de este blog

Trotski y la crisis política cubana

Además del triunfo de la Revolución bolchevique, este 7 de noviembre se conmemoró el natalicio de León Trotski. Sus análisis sobre la degeneración de la burocracia soviética son un instrumento imprescindible para entender la crisis política que vive Cuba. Por Frank García Hernández. A Alejandro Esteve, Alexander Hall y Dalton Liebknecht. Similar a la burocracia soviética, el Gobierno cubano se ha ido alejando de la realidad que vive la clase trabajadora. El ejemplo más rotundo de esto lo constituye el hecho mismo de que acontecieran las protestas del 11 de julio. A ello, se le suma, como otra muestra de desconexión, la manera en que desde el discurso oficial han sido manejadas las protestas, criminalizándolas y reduciéndolas a supuestamente haber sido funcionales a la contrarrevolución.    Tras las manifestaciones del 11 de julio, el Gobierno cubano no se percató de la urgente necesidad de crear nuevos mecanismos de participación ciudadana. La forma que entendió el Gobierno para acerca

La izquierda no oficial cubana ante el 20 de noviembre: opciones y dilemas

  ¿Debe marchar la izquierda no oficial cubana el 20 de noviembre? ¿Debiera manifestarse, pero no el 20 de noviembre? Si lo hiciera ¿Qué demandas debiera llevar? por Frank García Hernández   El llamamiento a la manifestación del 20 de noviembre, convocada por el colectivo Archipiélago, provocó que la izquierda no oficial cubana tenga la urgente disyuntiva de si participar o no en esta marcha. Lo cierto es que, en la convocatoria de Archipiélago no se hacen explícitas las  necesidades  inmediatas  de las amplias mayorías que conforman la clase trabajadora cubana. Las masas que salieron a protestar el pasado 11 de julio fueron impulsadas básicamente por la grave carencia de los alimentos, los medicamentos y en contra de la desproporcionada cantidad de tiendas en moneda libremente convertibles; lo cual impacta de manera negativa en el acceso inmediato de las mayorías a productos básicos. No pocas familias cubanas se ven en la disyuntiva de almorzar o cenar; muchas veces, esta sola c

La burocracia cubana destituye a joven director de medio de prensa gubernamental

   Hace unas horas Armando Franco Senén, director de la revista Alma Mater fue destituido de su puesto por el Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas sin más explicaciones . La destitución del joven director que conduce a un medio de prensa gubernamental por un camino ligeramente crítico ya es un hecho normalizado. El periodista Darío Alejandro Escobar fue destituido en 2018 por causas similares: la revista Somos Jóvenes -medio de prensa dirigido por Escobar- se había convertido en una publicación gubernamental ligeramente crítica. A Darío Alejandro Escobar se le construyó un falso cargo político y fue removido: sucesivamente ha sido relegado de cualquier puesto. En el caso de Armando Franco Senén la burocracia ha reprimido más “eficazmente”: el Buró Nacional no solo destituyó a este rebelde funcionario, sino que también eliminó el cargo de director de la revista Alma Mater. Es evidente que la burocracia cubana no quiere volver a tener la experiencia de un joven funcionario r